Los correos del público

Los correos del público

Opinión

Con motivo del fallecimiento de Don Flavio Romero de Velasco, quien fuera gobernador del Estado de Jalisco en el periodo de 1977 a 1983, se publicaron inserciones en diarios de circulación estatal que expresaban las condolencias y el sentido de solidaridad hacia la familia. Expresiones y sentimiento a los cuáles me sumo.

Sin embargo, llama la atención que las esquelas firmadas por dos de los poderes de Jalisco, el Legislativo y el Judicial, tienen una inusitada orientación religiosa (la firmada por el Congreso se santifica al desear que: “…Dios brinde la fortaleza necesaria a su familia…”; y la remitida por el Poder Judicial se arrodilla cuando dice que: “elevamos nuestras oraciones…”), lo que contraría por completo la obligación de las instituciones emanadas del Estado para mantener una actuación y convicción laicas, tal y como lo mandatan la constitución federal y estatal.

Algunos podrán considerar este apunte como una exageración, recordemos que es en los detalles donde se asoma el fondo de los asuntos. En Jalisco merecemos que a estos temas se les preste la atención debida y se respete la laicidad de las instituciones como condición básica para la sana convivencia republicana.

Raúl Vargas López

 

Carta

La fracción IX del artículo 46 del Reglamento de la Ley de Movilidad y Transporte del Estado de Jalisco establece como derechos particulares de las personas con discapacidad, entre otros el “Que las unidades de transporte público masivo y colectivo cuenten con señales visuales y auditivas para la correcta identificación de la ruta y para la apertura y cierre de puertas”. Este derecho favorece definitivamente a las personas con discapacidad visual y a muchos adultos mayores para que así puedan utilizar en condiciones adecuadas el indispensable servicio de transporte público urbano.

La consecuente obligación para que los concesionarios y permisionarios, y también para la empresas paraestatales del transporte público, incorporen un dispositivo auditivo en los camiones es vigente desde el 10 de Noviembre de 2013.

Han pasado 2 años y 7 meses y ninguna unidad del servicio de transporte público en todo Jalisco cuenta con este dispositivo, ni los camiones de las “rutas modelo”.

¿Qué falta para que la autoridad haga cumplir el reglamento?, ¿Qué falta para que los empresarios del servicio de transporte público urbano cumplan y brinden un servicio incluyente? ¿Hasta cuándo?

José de Jesús Gutiérrez Rodríguez, Red Ciudadana, A. C.

 

Transporte

Anticipándome a la eventual petición de incremento al precio del transporte a fines de año, advierto lo siguiente. En tanto prevalezca el pésimo servicio que prestan los trabajadores del volante que no levantan pasaje y lo bajan donde se les antoja, cambian derrotero a su arbitrio, no terminan el recorrido, se estacionan en vialidades primarias, circulan por los carriles izquierdos, se corretean, no asean las unidades, fuman, se paran a comprar bebidas, comida o aditamentos de celular, no obstante obstruyan la vialidad, etc., etc., etc. Subrayo, en tanto estas anomalías no sean corregidas, los dueños de los permisos y las unidades no tendrán ninguna autoridad y menos calidad moral para pedir un incremento a la tarifa; porque éstos son responsables de la conducta de sus empleados.

Gustavo Monterrubio Alfaro