Los correos del público

Los correos del público

Problemas

Soy suscriptor de Telecable, que cambió de manos y de nombre; lo primero que hicieron fue quitar sucursales donde uno tenía la facilidad de pagar, ahora tengo que trasladarme en camión para pagar y aumentaron la mensualidad. Aunado a esto, tienen cinco cajas para pagar, pero por lo regular solamente tres trabajan y una de ellas atiende quejas, lo que dificulta más el pago, debido a que la espera o demora en llegar se alarga, no solamente es eso, sino como todos sabemos hay personas que llevan a los hijos, amigos, novios, esposos, hijos en carriolas y la fila es más larga, el servicio es lento, el sistema es demasiado lento, sin embargo las señoritas son muy amables. ¿Sería mucho pedir que solamente entraran las personas que harán el pago, sin carriolas y el sistema fuera más eficiente?

Ahora bien, otros cambios fue la programación, canales desaparecidos y aparecieron otros, donde antes pasaban películas extranjeras nos cambiaron a las películas a mexicanas casi todo el día, no estoy en contra de las películas mexicanas, sino que nos cambian la programación para promocionar la cadena televisiva que ahora tiene el poder del cable y los consumidores bien gracias. Si es cierto que están tan interesados en nuestro bienestar, algunos jóvenes solamente leen los subtítulos de las películas, lo cual aunque no se crea es un logro para ellos; otra cuestión y más importante, estamos pagando por un servicio que no se nos está cumpliendo (ver, escuchar y sentir en el idioma original), es un sistema de paga.

Otro de los aspectos negativos es que la mayoría de los canales y series están doblados al español, lo cual no ocurría con los anteriores dueños del sistema de cable; aunado a que pasan más infomerciales entre películas en todos los canales. El SAP, la opción de poder escuchar la película en su idioma original, no funciona.

Las falacias de los nuevos dueños del sistema de cable: el SAP a disponibilidad del canal (¿cuándo? Nunca) no funciona, pierde detalles al leer los subtítulos (en el cine hay las dos opciones, uno decide). Así que ahora se preocupan, según sus intereses. En Netflix se respeta al consumidor y tiene la opción de elegir. Como consumidor, ¿cómo me puedo proteger de este abuso?

P. D. Ojalá lo lean los nuevos dueños del cable.

Miguel Ortiz

 

Accidente

El lunes 1 de febrero se publicó en este diario información sobre el accidente que sufrió nuestro gobernador donde se lastimó su pierna, por lo cual lo trasladaron vía aérea al Hospital San Javier, del que se rumora es uno de los más caros del país. Esta nota me generó las siguientes preguntas:

¿Cuánto va a costar en total el percance? ¿Por qué no se regresó vía terrestre? ¿Por qué no se atendió en el Hospitalito, o en el Zoquipan, o el Ayala, o el Civil, o en la Cruz Verde Norte?

Ah ya sé, porque el director del Seguro Popular le informó que no había convenio.

Ya de “perdis” le sugiero vaya a su rehabilitación a cualquier servicio de uso público para que se dé un baño de pueblo y sienta en carne propia lo que sufrimos sus gobernados donde ya no quisiéramos helicópteros sino aunque sea ambulancias disponibles.

En este día no sé qué sea más indignante, si ver a un servidor público con atención tipo jeque árabe o ver las escenas que trasmitió un canal de T.V. local donde un incontable número de policías detienen en el centro de la ciudad a un temible y peligroso vendedor de “bolis”. Ya pasó el PAN, el PRI, llegó el MC y como que a nuestros políticos el sentido común les es desconocido.

Arturo Valencia Villagrana