Los correos del público

Los correos del público

Detención

No sé por qué tanto alboroto con la detención de Moreira en España, si entre más pronto sea extraditado a México más pronto logrará su libertad. Porque como ocurre por regla en este país de corrupción e impunidad, los delincuentes tienen todas las garantías de que no habrá juez, magistrado, ministerio público ni policía que encuentre evidencias y pruebas suficientes para encarcelarlos, siempre y cuando sean miembros de una mafia política empoderada, como es el caso. Lo contrario ocurre con luchadores sociales que optan por estrategias extremas para defender su honor, patrimonio y familia; se les inventan delitos para sacarlos de circulación, cuando no son desaparecidos por entes gubernamentales y criminales. Este show es igual que el montado con el affaire del Chapo Guzmán: el culebrón estelarizado por Sean Penn y Kate del Castillo ocupa los principales espacios en los medios, pero jamás formará parte del elenco ningún empresario, gobernante, militar, policía federal, estatal y municipal, jerarca religioso, banquero o comerciante, que gracias a la protección que le brindó y los servicios que le prestó, el Chapo Guzmán logró construir el imperio que se le atribuye. Esto es válido para la fauna social mexicana, pero igual aplica para la norteamericana y de cualquier otro país del tercer y del primer mundo. En tanto el dólar sigue depreciándose y el precio del petróleo roza la banda del costo de producción.

Gustavo Monterrubio Alfaro

 

Oferta y demanda

La recaptura del Chapo se convirtió en un show mediático. Las autoridades hicieron el ridículo en la recaptura. Estamos a la expectativa del siguiente escape, ya nos dimos cuenta que es un juego para distraer los problemas nacionales. Muchos nos preguntamos de qué ha servido la guerra contra las drogas, el objetivo es la compra de armas a los gringos, les tienen sin cuidado los miles de muertos. Urge cambiar la estrategia contra las drogas, a pesar de que sabemos que la economía funciona lavando dinero. Las drogas legales e ilegales crecen según la oferta y la demanda, la estrategia es muy sencilla, se busca una necesidad, si el mercado está saturado, aplican creatividad. En cuanto levanta el negocio salen competidores. Además, la mercadotecnia utiliza una estrategia de guerra: “El fin justifica los medios” Así la venta de las drogas, la necesidad está creada. La adicción y sus consecuencias son los problemas de salud más graves que enfrenta la sociedad, la ansiedad, el estrés y los temores impulsan a sumergirse en conductas adictivas. Las grandes contrariedades de las sociedades contemporáneas son: hedonismo, permisividad y consumismo, la consecuencia tantos adictos. El adicto es un buscador desorientado, busca placer inmediato, de manera que la adicción se vuelve un sustituto degradado de una experiencia de gozo. Aunado a que la salud y la enfermedad se volvieron gran negocio, la industria fue acabando con la sabiduría de nuestros ancestros para recuperar la salud. El abuso de fármacos aniquila  el sistema de defensas con las consecuencias de las enfermedades que sufrimos incluso el cáncer. La intolerancia al dolor llegó a su punto más alto, siempre hay una necesidad de consumir una sustancia par sentir un estado de bienestar. No es extraño que si no hemos aprendido donde buscar la dicha verdadera en lugar de meras sensaciones, no la encontremos.  Mientras haya oferta habrá demanda, es un error fatal atacar al que vende sin bajar el consumo. El mercado de armas y las drogas son una cultura de muerte en donde ganan unos cuantos y todos perdemos.

Rosa Chávez Cárdenas