Los correos del público

Los correos del público

El "Chapo" habla
The Rolling Stone Magazine publicó el pasado domingo 10 de enero, una entrevista realizada por Sean Penn al Chapo Guzmán. Lo valioso de esta entrevista radica en la desmitificación de un personaje perverso El Chapo Guzmán.

Una simple entrevista derrumbó no solo la imagen de este negro personaje, dejó al descubierto, ante los ojos de todo el mundo, la incapacidad y corrupción del sistema político mexicano.

Los comentarios de Penn merecen mención aparte, el primer comentario sobre este siniestro personaje es fulminante: "Una persona simple tecnológicamente analfabeta". Prosigue Penn: "México tiene dos presidentes", refiriéndose a Peña Nieto y al personaje que entrevisté, El Chapo Guzmán.

Si escuchamos al Chapo, las afirmaciones de Penn no son casuales. El manejo del lenguaje de este personaje lo ubica de forma inmediata en el lugar que le corresponde. Es imposible, que este personaje, por sí solo, pudiese desarrollar semejante nivel de impunidad sin la protección que le brinda un sistema corrupto, que lejos de perseguirlo, lo cuidó y lo solapó.

Penn se pregunta: "¿Que sucede con las decenas de miles de norteamericanos enfermos y adictos que sufren de una adicción química, barbáricamente encarcelados por el crimen de su adicción?" La respuesta, la da el mismo Penn al final de la entrevista. Una respuesta fulminante, valiente, que jamás esperaría el mismo delincuente. Antes, seguiré con los durísimos comentarios de Penn, dejando como cereza del pastel su respuesta.

Penn, describe, como norteamericano, el terrible dolor de ver a sus connacionales enfermos, de los billones de dólares que gastan al año en sus políticas contra las adicciones, de sus niños muertos, de sus cárceles a reventar.

La ingenuidad de una estrellita de segunda, vocera, confidente y protectora de un criminal y la rusticidad, ingenuidad y megalomanía del mismo delincuente hicieron la combinación perfecta. Una operación bien planeada, estructurada y ejecutada de la Marina Armada de México, realizada, con tanto sigilo y profesionalismo que ni el mismísimo zar anti drogas de México supo de su existencia, hasta el momento en que el delincuente fue asegurado. No podía confiar la Marina en nadie, solo en ellos mismos. Un verdadero honor tener a esta institución.

Penn, narra a detalle, su viaje hasta su entrevistado. Las medidas de seguridad del delincuente, sus filtros, hasta los platillos degustados. En esta narrativa, describe de forma sencilla, el grado de corrupción e impunidad que priva en México, el cinismo de las "autoridades mexicanas" en el "trato apegado a Derecho y el respeto de las mismas a las Leyes y disposiciones a las que se supone" debe servir. Afortunadamente, la Marina se coloca a parte, sus acciones lo confirman.

Sin embargo, no sabe, dada su escasa inteligencia y cultura, que su misma megalomanía e ingenuidad serían su perdición.

Con total cinismo, este delincuente presume ser el mayor exportador de drogas del mundo, dueño de bienes y de conciencias.

Culmino, con la magistral respuesta de Penn, misma que seguramente compartimos la Marina Armada de México, la DEA, los ciudadanos honestos de ambos países, los familiares de las víctimas del narcotráfico de ambos países, los jueces y magistrados honestos, de ambos países: "¿El Chapo? No durará mucho, estoy seguro que el próximo envío del cártel de Sinaloa a los Estados Unidos será el de su persona". Misión cumplida.

Federico González Alfaro

acentos.gdl@milenio.com
Los textos no deben exceder los mil caracteres: Si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados.