Los correos del público

Los correos del público

Ambulantes

Hay un reducido grupo de comerciantes ambulantes que se resiste a abandonar el perímetro intervenido. El pasado domingo, en el andador Colón, entre Morelos y Miguel Blanco; en el andador Morelos, entre Corona y la Calzada Independencia; en Santa Mónica, entre Hidalgo e Independencia, así como en la Plaza Liberación, se podían observar vendedores de frituras, bolsas, chips para celulares, anteojos, dulces y cacahuates y otras chucherías. No obstante, se observaban inspectores en estas rúas, los vendedores ofrecían en el piso y en mano su mercancía. Tal vez, en virtud de que se concentraron entre 25 y 30 policías municipales en las inmediaciones del obelisco la Inmolación de Quetzalcóatl, para impedir que los artesanos que se instalan allí vendieran sus productos, descuidaron el resto del área.Lo más difícil está por venir, con los vendedores de Obregón, Mina y las inmediaciones del Mercado Libertad. Pero hay un elemento que atiza el problema: el ciudadano. Si no hubiera compradores para los productos que ofrecen los vendedores ambulantes, este comercio habría desaparecido ya. Pero habría que preguntarse, ¿de qué vivirían las personas que se ocupan en ello? Este es el quid del asunto.
Gustavo Monterrubio Alfaro

La Revolución moderna

Es un hecho, el que no conoce su historia tiende a repetirla. Muchos se preguntan si después de tantos años sirve de algo seguir celebrando la Revolución. En México hemos tenido más de 20 revoluciones, la que celebramos es la de 1910 y siete años después, nació la constitución que sigue vigente. Seguimos en revolución, la diferencia es que antes se luchaba por hambre, por esclavitud, hoy la lucha es contra el poder del narcotráfico. La fuerza del crimen organizado y la declaración de la guerra contra las drogas dejan ver las fallas del Estado. No se respetan las leyes, cada quién hace justicia por su propia mano, siguen los caciques, los ladrones, la corrupción, el miedo y la falta de confianza en las instituciones nos divide. Los avances en ciencia y tecnología han servido para crear armas más destructivas, el poder es la peor adicción, genera un vacío que no tiene fondo. En todo el mundo estamos en estado de indefensión sufrimos la lucha de poder, la violencia, barbarie, fanatismo que destruye en nombre de Dios para justificar el terrorismo, un mundo de violencia causado por el fanatismo y el narcotráfico, la mercancía producida, distribuida y consumida en todo el orbe. La revolución de la era moderna, es por las drogas, la riqueza generada a través de la miseria, por el vacío del hombre moderno atrapado en la ansiedad de las sociedades compulsivas. La declaración de guerra de Francia nos tiene expectantes, dice que acabará con el estado Islámico y no entendemos que fue primero si la gallina o el huevo, pero siguen fomentando la Ley del Talión, el ojo por ojo, diente por diente, sacrificando la libertad y la paz, en tiempos que avanzamos en educación defendiendo los derechos humanos. Estamos a la expectativa, la escalada de violencia, nos tiene en la cuerda floja. Me pregunto ¿De qué sirve la política como recurso principal para resolver las diferencias? ¿Cuál es la función de la ONU? Lo países poderosos exhiben la fascinación por demostrar con armas quien es el más fuerte en aras de una supuesta paz. El calentamiento global efectivamente tiene caliente a los que habitamos el planeta, y lo demuestran con violencia. Necesitamos otra revolución pero de ideas que nos mantenga en paz, luchar por los grandes valores de la democracia: respeto y tolerancia
Rosa Chávez Cárdenas

Fax: 36 68 31 05
acentos.gdl@milenio.com
Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.
 Los textos no deben exceder los mil caracteres: Si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados