Los correos del público

Los correos del público

Migrantes

“El respeto al derecho ajeno es la paz”, enunció el Benemérito de Las Américas. Es una frase muy profunda en su contenido, pero, ¿en la práctica cuando la usamos? Si el dios dinero nos ciega y olvidamos los principios morales y las enseñanzas que la religión nos propone. Muchos se valen de la falsa caridad hacia el prójimo sin ver que con su actuar están pisoteando los derechos de otros que merecen respeto por su esfuerzo y trabajo de toda su vida. Estos falsos acólitos de la bondad, aparentan ser muy caritativos ayudando a los necesitados, pero en realidad están lucrando, sacando provecho económico en una forma hipócrita. Esa falsa caridad no es más que un negocio muy rentable y sin problemas. Se autoproclaman como benefactores de quienes van de paso por nuestro país buscando una mejor vida, con la esperanza de llegar y pasar la frontera hacia el vecino país del norte. Todos tenemos derecho a soñar aunque nuestros sueños muchas veces no se cumplen y en su búsqueda pasamos sufrimientos, hambre, discriminación, violencia, y todo lo que representa un largo camino alejado de su familia. Lamentablemente, muchas veces este viacrucis tiene un final trágico. Pero en el camino los falsos samaritanos que aparentemente les ayudan, solamente buscan tener un beneficio pecuniario del paso de estos migrantes. Utilizan todo tipo de argucias, mentiras y apoyos “oficiales” para engrosar sus bolsillos. Después de todo es un buen negocio medrar con el dolor ajeno, con la lástima, y la bondad de personas de buen corazón que se dejan engañar. Es importante observar que se respeten los derechos tanto de los viajeros, los emigrantes, como de los residentes por donde pasan.

Arturo Covarrubias Solís

 

Pregunta

Sr. Presidente municipaly regidores de de Tepatitlán Jalisco: Les hago la misma pregunta especialmente a la primera mayoría del partido MC: Si para cometer o llevar a cabo las novatadas tales como permitir que la zona del centro y plazas públicas sigan llenas de ambulantes pareciendo así otro mercado público y permitir que las motocicletas te rebasen por la izquierda o la derecha a exceso de velocidad, la mayoría sin silenciador, los vehículos con vidrios polarizados y estacionados en doble carril, y algunos con sonido a mucho más de los 65 decibeles permitidos por la ley, yo en lo personal esperé el primer mes y así regalarles el beneficio de la duda, lo invito a que le pregunte a su líder estatal para que le aconseje lo que se requiere para llevar a cabo tales medidas como en Guadalajara, Jalisco (en la puerta de acahuales le decimos de otro modo falta de “agallas”) porque es muy fácil nadar de muertito y no desgastarse con nadie, como dijo su presidente de la república Peña Nieto, insisto yo creo que no les pagamos para dejen de hacer lo que debieran y si no puede o le tiemblan sus piernitas déjele el lugar a otro que desquite lo que le pagamos, ¿o no? Y aprovecho esta oportunidad para decirles que si quiere imitar lo bueno de su líder, que por cierto admiro, dejen de cobrar en las unidades deportivas que para lo único que sirven los ingresos de las mismas es para puros (cochupos) y por supuesto presentar las tres de tres, los regidores y empleados de primero y segundo nivel lo antes posible, si es que tienen ética política y vergüenza, y a si reivindicarse con la ciudadanía. Y en cuanto a la convocatoria para el contralor ¡Qué mal se vieron! Si ya lo tenían acordado de quién iba a ser, para qué se evidencian, de las simulaciones y novatadas es de lo que estamos hartos en Tepatitlán, Jalisco.

Ramón Glezz Gutiérrez