Los correos del público

Los correos del público

Denuncias
Denuncias ante la Fiscalía por la muerte de 13 perros, vecinos señalan a una anciana como sospechosa. Por la referencia que se hace a un perro "que asistía a un negocio", se supone, andaban libres en la calle. Siendo este el caso, los primeros (ir)responsables son los propietarios que mantienen sus perros en la vía pública, los animales no pueden garantizar su seguridad, frecuentemente quedan heridos o muertos por atropellamiento, lesionados por agresiones de otros perros. Es una crueldad mantenerlos en esta condición, usualmente subalimentados. Además de las razones humanitarias están los riesgos a la salud pública que representan: Pueden transmitir al hombre y a otros animales numerosas infecciones: virales, micóticas, bacterianas y parasitarias, entre otras, muchas de las cuales son infecciones y toxiinfecciones transmitidas por alimentos (ETA), por lo que no se permiten animales en expendios de alimentos, como en la cremería de una quejosa. El fecalismo, las eventuales agresiones son solo algunos aspectos de los múltiples problemas asociados. Por estas razones los "propietarios" negligentes de perros callejeros deben ser sancionados en primera instancia.
Agustín Ramírez Álvarez

Respuestas
Muy inconforme quedé con las respuestas que las autoridades –entre las que destacó, la secretaria de Salud, doctora Mercedes Juan- dieron a Joaquín López Dóriga, el miércoles pasado, en la mesa que organizó sobre mariguana y salud. Me parece que es un lugar común decir que la mariguana causa daños –adicción- a la salud cuando sabemos que en el contexto de la globalización el conflicto entre adicción y autonomía se encuentra en un extremo, y en el otro está el choque entre una actitud cosmopolita y el fundamentalismo. Entre ambos extremos encontramos un mundo desbocado como menciona Anthony Giddens: "La adicción, menciona el autor de marras, entra en juego cuando la elección, que debiera estar impulsada por la autonomía, es trastocada por la ansiedad. La adicción es autonomía congelada".

Desde la perspectiva de la salud pública, la cannabis sativa no es una substancia adictiva comparable a la nicotina, heroína o cocaína, y no hay evidencia convincente que cause daño serio e irreversible al sistema nervioso. Empero, existen formas muy potentes de mariguana (sin semilla) disponibles hoy en muchas comunidades y cuya intoxicación aguda consiste en la percepción subjetiva de relajación y euforia moderada similar al alcohol. El uso crónico de mariguana se ha reportado que aumenta el riesgo de síntomas psicóticos en individuos con historia pasada de esquizofrenia. El uso recreativo o lúdico en forma crónica produce tolerancia, es decir, que se requiere dosis incrementales para obtener sus efectos pero, los cambios en la conducta o psicológicos disminuyen rápidamente en el momento de que cesa su uso; por eso se dice que es poco adictiva. Los síntomas de abstinencia que se han reportado con su uso crónico, la dosis respuesta y la duración de la misma incluyen temblor, sudoración, náusea, vómito, diarrea, irritabilidad, anorexia y trastornos del sueño; empero, estos síntomas son relativamente moderados en comparación con el alcohol o los opiáceos pesados como la heroína.

La decisión de la Suprema Corte de Justicia es acertada en cuanto reconoce que nuestra Constitución permite el derecho de decidir sobre su uso. Es una libertad positiva por el que el Estado debe regular su producción, distribución o venta con impuestos no despreciables como sucede ya en Colorado y Washington en los Estados Unidos.
Emilio Pérez Ramos

acentos.gdl@milenio.com
Los textos no deben exceder los mil caracteres: Si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados.