Los correos del público

Los correos del público

Terremoto político
Las primeras horas del día lunes 26 de octubre, fueron un sacudón para el establishment político de Latinoamérica. Apoyado en su eslogan de campaña "El cambio es posible", Mauricio Macri forzó a una segunda vuelta electoral. Carteles pegados en las principales urbes argentinas daban muestras de gratitud a sus votantes: "Gracias. Ahora estamos más juntos que nunca". Mauricio Macri, ex presidente de Boca Juniors, y Daniel Scioli, ex vicepresidente de Argentina en la época de Néstor Kirchner, competirán el próximo 22 de noviembre en el balotaje o segunda vuelta. Gane quien gane, el kirchnerismo tendría los días contados y seguramente tendrá un efecto contagioso en el resto de países sudamericanos. Todo esto ocurre pocas semanas antes de las elecciones parlamentarias en Venezuela, donde la oposición tienes posibilidades reales de triunfar. En Brasil la corrupción acecha al gobierno de Dilma y registra mínimos históricos de aceptación que rozan el 8 por ciento. En Chile, Michelle Bachelet vio desplomado su nivel de popularidad al 24 por ciento. En este ambiente que sopla nuevos aires para Sudamérica, el pueblo argentino ha dado los primeros pasos hacia el cambio de modelos políticos colapsados. Este es el principio. No hay procesos eternos, ni políticos inmortales. El poder humano, en cualquiera de sus manifestaciones, siempre es temporal; y el político, más efímero que otro. Es por ello, quienes se creen dueños del poder, más tarde que temprano, tendrán que rendir cuentas de sus actos y de todas las injusticias que cometieron en su nombre. Cambia todo cambia, nada es inmune al cambio y hoy Sudamérica corea como propia la famosa canción que interpretaba la argentina Mercedes Sosa.
Víctor Andrés Elías Duque

Nuevo orden
Hace tiempo que vengo viviendo las formas tan sofisticadas de las autoridades municipales, tanto priistas, panistas, como, ahora, pemecistas. Desgraciadamente, ninguna de las anteriores autoridades, previas a los pemecistas, lograron imponer un orden en la ciudad. Cada día se ven más "viene viene", aparta-lugares, franeleros, cuida-coches, con la complacencia de las autoridades, que al parecer no tienen la intención de meter orden a estas personas, que lejos de ser desempleadas, la mayoría son drogadictos o delincuentes; los estacionamientos privados, cada día son más caros; las autoridades municipales y la Secretaría de Movilidad, se han dado a la tarea de pintar líneas amarillas en los bordes de las banquetas del centro, achicando los espacios para estacionarse y donde hay espacios, hay estacionómetros fraudulentos, en esos lugares están los dueños de la calle y los espacios, dispuestos a cobrar cual si fuesen estacionamientos privados, de los contrario, el vehículo sufre daños materiales. ¿Hasta cuándo estaremos viviendo estas atrocidades que se han convertido en espacios de delincuentes y mafias confabuladas con las autoridades? Es tiempo de que las nuevas autoridades municipales y la Secretaría de Movilidad, hagan algo para resolver este problema, que crece como cáncer ciudadano. Es increíble, líneas amarillas a los alrededores de clínicas médicas, mercados y centros recreativos. ¿Qué no son suficientes los dueños de la calle y los espacios? ¿Más problemas? El problema lo han dejado crecer sin control; existe unas fuerte resistencia por parte de estas personas que hasta cínicas se han vuelto al darse el lujo de cobrar por adelantado tarifas cual si fueran estacionamientos privados. A las autoridades, que pongan orden en este problema. Estamos a tiempo.
Carlos Cortés Oyoque

acentos.gdl@milenio.com
Los textos no deben exceder los mil caracteres: Si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados.