Los correos del público

Los correos del público

Mariguana

 El debate sobre la legalización del uso de la mariguana para fines lúdicos; y que ahora se discutirá en la Corte, debe de girar en torno a nuestra filosofía que como sociedad hemos adoptado, el de la modernidad líquida. Con esto no me pronunciaré en contra de la sentencia, pero sí me gustaría fijar sus alcances en una sociedad que ha dejado de aspirar a la virtud, para dejarse llevar por la indiferencia.

En un primer plano, tal como lo plantea el proyecto de sentencia del Ministro Arturo Zaldívar, cada quien tiene un derecho al desarrollo de su personalidad, incluyendo el que cada quien pueda consumir ciertos productos con casi cualquier finalidad con tal que no entorpezca los derechos a terceros o el orden público. Esto implica que puedo perjudicar mi salud en tanto no esté causando alguna afectación a alguien más. En un segundo plano también lo es que ninguna droga sustancia psicotrópica es, por así decirlo necesaria, y que el límite a los derechos a terceros es demasiado relativo. Al momento que aceptamos que una persona tiene la libertad de afectar negativamente su salud, también aprobamos que puede perjudicarnos. A manera de ejemplo se puede mencionar a un padre de familia. Este sujeto está en su entero derecho de drogarse  con mariguana como quiera conforme al proyecto de sentencia; pero también lo es que al final del día, su consumo podrá ser susceptible de afectar su entorno, sus relaciones con sus hijos, su esposa, y sobre todo, de trabajo y a la sociedad. Con esto no quiero dar a entender que la sentencia sea inadecuada, pero sí poner en justa proporción el derecho al libre desarrollo que se argumenta en relación a terceros. En una sociedad marcada por el individualismo y la indiferencia, se debe tomar mucha precaución especialmente a futuras generaciones para el desarrollo de nuestra democracia, cosa que tampoco se tomó en consideración. Dado que se ha salido de control el consumo de la mariguana, entre otras sustancias, es necesaria esta medida de erradicar el prohibicionismo, pero en este caso, no ocurrió esto. El efecto de la sentencia, de aprobarse, consistirá en que se puedan establecer clubes privados para consumir mariguana, siempre y cuando se acuda al amparo pues jamás se realizó una declaratoria general de inconstitucionalidad. Se abrió una especie de mercado de la mariguana a favor a aquellos que logren aplicar de manera adecuada este supuesto, hasta que se tomen las medidas jurídicas pertinentes, ya sea que se expulse del sistema jurídico o que se legalice al respecto. Es un primer paso sí, pero ahora toca al legislador elaborar un análisis maduro, ir más allá del prohibicionismo para garantizar que la legalización de la mariguana para fines recreativos no contribuya a formar a una sociedad de personas más desinteresadas e irresponsables hacia aquellos que los rodean.

Germán Cardona Müller

 

Queja

Wal-Mart debería supervisar más los productos que comercializa y maquila, bajo licencia y/o sublicencia, como es el caso de la leche light Great Value, deslactosada y baja en grasa, de tres litros que adquirí, los tres estaban en mal estado: no tenían el color ni la espesura de la leche deslactosada. Era un líquido delgado, marrón pálido, que al refrigerarse se convertía en una masilla espesa, parecida al cuajo de la leche bronca. Conservaré hasta donde sea posible el último litro que abrí. Este producto lo adquirí en la Bodega Aurrera, en Diagonal Alameda, en la colonia El Retiro. En la parte superior de los envases se leía lote 5D-18:14, con fecha de caducidad, 26 de febrero del 2016.

Gustavo Monterrubio Alfaro