Los correos del público

Los correos del público

Elección  

La nueva elección de dos ministros de nuestra Suprema Corte de Justicia de la Nación nos debería de interesar a todos, y no sólo porque se trata de dos nombres, si no por la labor que desempeñan. Más que “decir el derecho” hace valer nuestra Constitución, darle vitalidad al dotarla de significado haciendo vivir sus valores en nuestra vida cotidiana. Los perfiles que se han proyectado hasta la fecha para ocupar estos lugares ponen en duda la función jurisdiccional, sobre todo, porque están haciendo valer intereses de partido, y no de justicia. Últimamente se ha discutido bastante si los operadores jurídicos, sobre todo nuestros ministros, pueden juzgar en base a sus valores e ideologías, atendiendo al principio de imparcialidad. Ronald Dworkin manifestó acertadamente que esto es imposible, pues nuestra democracia es una de valores, y principios, que cada vez buscan irradiar a través de nuestro sistema jurídico, en donde los jueces no son inmunes. Al contrario, si analizamos la mayor parte de las sentencias y la participación de los ministros en su elaboración y discusión nos percatamos que cada quien integra el derecho atendiendo hacia sus convicciones. Esto no implica violar el principio de imparcialidad, ya que en nuestras democracias contemporáneas lo que importa es atender al nivel de lógica, razonabilidad y justicia de la sentencia, atendiendo a nuestro contexto sociopolítico y económico. Se podría afirmar que nuestro paradigma actual es uno de otorgar significados a la generalidad de la ley con la finalidad que ésta se cumpla para el adecuado desarrollo de nuestra forma de gobierno. Sin embargo, el principio de imparcialidad sí se rompe cuando la designación de los ministros obedece a su cercanía con un determinado partido político, en donde esto se muestra claramente atendiendo a sus antecedentes. Lejos de argumentar que una persona no se le puede juzgar por su pasado, en el caso actual, tanto la posible postulación de Raúl Cervantes como Santiago Creel, violan nuestro sistema de contrapesos, porque lejos de integrar un sistema de contrapesos, se busca configurar uno que responda al peso de mayor, convirtiendo al principio de independencia, en una carta de buenas intenciones contempladas en la Constitución. El mayor problema de este nuevo sistema de elección de ministros que se ha venido dando desde que se integró a la Corte Medina Mora consiste en el riesgo que implica nuestro sistema democrático, ya que busca atender a homologar el poder, lejos de diversificarlo. Como un hoyo negro, empiezan a desvanecer el poder discursivo de la población, y con ello, nosotros, hasta que no queda nada más que el poder; y cuando sólo el todo permanece, el número remplaza al individuo, y como en una pintura panorámica, cuando un artefacto resalta, debe de ser borrado porque no armoniza, porque estorba.

Germán Cardona Müller

 

Reconocimiento

Quienes integramos la Asociación de Colonos Lafayette, A.C., queremos reconocer la labor de la Dirección de Inspección y Vigilancia del Ayuntamiento de Guadalajara, por su compromiso con la legalidad y la tranquilidad pública, la madrugada del sábado 10 de octubre clausuró las actividades del “Scream Park”, en Avenida La Paz 1811, por no cumplir con la normatividad aplicable al caso. Creemos que es una muestra de que la administración de Enrique Alfaro tiene disposición para hacer una diferencia en favor de los intereses de los ciudadanos y la buena convivencia. Confiamos en que se sostendrá en esa postura y seguirá aplicando medidas que, en este caso, garanticen la observancia de la legalidad.

Asociación de Colonos Lafayette A.C.