Los correos del público

Los correos del público

Manlio Fabio Beltrones, el nuevo capo

En toda institución el líder es la personificación de los valores que ahí se promueven,  por ejemplo en la mafia o en los carteles  el líder o el jefe de jefes es el más poderoso, el más rico, el más sanguinario,  así  que no es de extrañar que en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el capo Manlio Fabio Beltrones haya llegado a la cima del partido, pues es la personificación misma de los valores que ahí se pregonan.

Malio Fabio Beltrones es uno de los dinosaurios más antiguos, corrupto entre corruptos, goza de riqueza inexplicable, pero todo queda en sospecha porque sabe mover los hilos para gozar de impunidad, bueno para la pantalla y las apariencias, hoy declara una cosa y mañana hace la contraria con la más absoluta normalidad.

Beltrones es la personificación misma del PRI, su presidencia le calza como anillo al dedo, lo bueno que pinta para ser el próximo candidato del PRI porque la caballada está flaca.

Seguramente hará el mismo ridículo que hizo Roberto Madrazo en las elecciones de 2006, será una garantía para volver a sacar al PRI de Los Pinos.

Edgar Ernesto López Carrillo


Leucemia

Cien médicos especialistas en las enfermedades de la sangre (Hematólogos), discutieron durante dos días, los tratamientos para la leucemia aguda linfoblástica, cuando no responde a la terapéutica convencional (etapa refractaria o resistente). La leucemia en niños es una enfermedad curable en la mayoría de los casos; en adultos el panorama es diferente; solamente el 30 por ciento está vivo a los dos años.

Y el trasplante de médula ósea, no es la solución ideal.

México es el segundo país del mundo que ya tiene disponible  una vacuna (anticuerpo monoclonal), para tratar leucemias linfoblástica resistentes o refractarias.

Puede resultar ofensivo para las económicas emergentes como la nuestra, mencionar que el costo de un tratamiento es de novecientos mil pesos y, un enfermo puede requerir entre dos y cinco tratamientos.

Curiosamente en la reunión de Mérida no se mencionó el costo del enfermo cuando no se cura. Si los grupos de hematólogos mexicanos con ayuda de fármaco economistas, identifican el costo de las enfermedades y lo comparan contra medicamentos de alta tecnología, que administrados justo en el momento que se detecte la resistencia, mi hipótesis es que se evitarían tratamientos costosos, infectivos y molestos para el enfermo; se ahorraría mucho dinero invirtiendo en terapias nuevas, que cambian la perspectiva.

Los enfermos necesitan de médicos proactivos, que propicien el rediseño de la jornada laboral y dispongan de tiempo para analizar sus datos y publicarlos.

Quejarse, adaptarse al sistema, esperar la jubilación y decir que las terapias nuevas son inalcanzables, en una conducta respetable; pero ¿la merecen los enfermos de leucemia?, ¿la merecen los estudiantes de medicina y quienes aspiran a ser médicos hematólogos?

José Rodríguez-Carrillo, ex presidente Colegio Jalisciense de Hematología A.C.