Los correos del público

Los correos del público

Actividad física para los adultos mayores

En nuestra sociedad existe el mito de que los adultos mayores deben disminuir su actividad y descansar, que deben dejar de hacer ejercicio y otras actividades físicas como ir por las compras al supermercado, o incluso las labores del hogar. ¿Cuántas veces  hemos escuchado o dicho frases como “¡Deja ahí yo barro abuela!, no quiero que te canses”? Pareciera que pensamos que los adultos mayores tienen una reserva de energía finita y que cada vez que hacen algún esfuerzo físico se van desgastando. Sin embargo, en realidad sucede lo contrario. En esta etapa de la vida  realizar actividad física de forma constante resulta de gran importancia para mantener y mejorar la calidad de vida, ya que impacta directamente en la funcionalidad física. De esta manera, aquellos adultos mayores que se mantienen activos,  según sus posibilidades, son más independientes ya que al ejercitarse mantienen su capacidad para realizar las actividades de la vida diaria. También, tienen menor riesgo de sufrir enfermedades como la diabetes, la osteoporosis, hipertensión arterial o la atrofia muscular, tan comunes en nuestro contexto. La actividad física les ayuda a mejorar su capacidad cardiovascular, fortaleza, flexibilidad articular, el equilibrio y  la resistencia muscular. Esto también trae  beneficios a la salud psicológica, ya que mantener la salud física y en consecuencia la independencia, genera una mayor autoestima y sentimiento de utilidad. Realizar actividad física por sí mismo ayuda a mejorar el estado de ánimo, en especial si se realiza  al lado de nuestros familiares o amigos. Por todo lo anterior es importante promover que los adultos mayores que todavía son activos mantengan esa capacidad de movimiento y a los que ya se ven limitados ayudarles y estimularles a volver a moverse, con la finalidad de que puedan llevar una vida lo más independiente posible a pesar de los cambios normales del envejecimiento.

Claudia Elizabeth Jaramillo Vargas

 

#TodosconChaleco

Ante las recientes declaraciones del encargado de la Institución de Seguridad del Estado, que surgen a la par de la renuncia de más de 210 choferes del transporte público a causa de los hechos suscitados recientemente en la ciudad, parecería  -bajo la misma dialéctica utilizada-, que la solución más viable para que regresen a laborar los choferes es que se les brinde a todos ellos un chaleco y un arma para protegerse y proteger a los pasajeros. Posteriormente, y sin que suene a distopía de un estado que fue consumido por la inseguridad, se podría cambiar la estrategia de entregar uniformes escolares para, en su lugar, entregar, chalecos para estar prevenidos de una mejor manera ante los hechos que son naturales de nuestra sociedad y no de un rebase de las instituciones de seguridad pública. En estos días leí una reflexión acerca de que alguien no se quería acostumbrar a esta situación, pero bien dicen que “al mal tiempo, buena cara”, y si estamos mejor prevenidos no habrá ninguna situación extraordinaria. 

Joseph Irwing Olid Aranda

 

Papá Leonel

Un  padre vale por cien maestros, reza una conocida frase de  Jaques Rosseau. En México decimos de tal padre tal hijo,  viendo cómo actúa Papa Leonel podemos saber qué es lo que ha enseñado a su hijo: trampas, irresponsabilidad y ningún respeto por la ley. Papá Leonel sigue organizando la campaña de Villanueva en Guadalajara a pesar de los ventaneos, señalamientos  y que dijo que se retiraba. Con esto queda claro cómo actúan en el PRI, no importa hacer trampa o violar la ley, no importa que te cachen, no importa corromper a quien se deje, lo que importa es ganar como sea y asegurar el poder.

Carlos Rubio