Los correos del público

Los correos del público

A impulsar la economía

La crisis económica actual es una crisis de credibilidad en el gobierno, causada por el miedo, la inseguridad y la ineficiencia, así como por la corrupción y la impunidad. Esta crisis afecta poco a la macroeconomía de los números alegres del gobierno, a la que quiere el FMI, el BM, y los intereses extranjeros, así como los grandes monopolios; sino que está afectando a la economía real, la que viven los ciudadanos comunes y corrientes, la que está amparada por el empleo, la producción y la capacidad de producir que se tiene, así como por el consumo interno.

El gobierno, las micro, pequeñas y medianas empresas y el pueblo están sumidos en esta crisis, y no pueden hacer que la economía se desarrolle. Hace falta activar esa fuerza productiva y esa capacidad de consumo que tenemos los más 110 millones de mexicanos que habitamos este país.

La solución está en las manos de los mismos mexicanos, sólo hace falta la regulación correspondiente y una pequeña orientación para hacernos reflexionar y actuar; pero se necesita la dirección y colaboración del gobierno, el que por cuestiones políticas y de intereses económicos, no ha podido o no ha querido establecer la normatividad necesaria. Debe tolerarse y meter dentro del marco legal a “la economía informal” (y no tratarla como ilegal), pues más del 50 por ciento de la economía de este país está actualmente en la informalidad, vivimos con la informalidad y hay que regularla y formalizarla. También hay que promover el trueque. La formalidad en nuestro país ha implicado decenas de trámites engorrosos para abrir u operar un negocio, capital para instalarse como tal, contratar contadores o despachos de expertos en materia fiscal, lidiar con legislación laboral y fiscal malas y sindicatos corruptos, enfrentarse y torear a autoridades abusivas, etcétera. Esto frena toda iniciativa para producir los satisfactores que la sociedad requiere. Muchos de los mexicanos que no tienen empleo saben fabricar ropa, calzado, pasteles, cultivar hortalizas, hacer comida, prestar infinidad de servicios. Si los dejan hacer en sus domicilios y libremente lo que saben y venderlo o intercambiarlos por otros satisfactores entre sus vecinos o amigos, sin necesidad de hacer trámites burocráticos complicados, se pueden dedicar a producir para solventar su economía familiar, y subsistir. El gobierno no podría alegar el no cobrar impuestos por esas actividades, porque en realidad, sí los cobraría, porque estas personas requerirían para producir sus satisfactores: gasolina, electricidad, textiles, máquinas, herramientas y diversas materias primas, que ya pagan impuestos en las grandes empresas que los fabrican y que son causantes cautivos. ¿Se imaginan a los vecinos de una colonia, vendiéndose e intercambiando entre ellos, la mayoría de los satisfactores que ellos mismos producen, a precios más bajos, por la reducción de los costos de fabricación y la eliminación de intermediarios comerciales?

En época de crisis esto ya se ha hecho en otros países y han reducido las importaciones, y han disminuido la delincuencia, porque han mantenido ocupados y motivados a sus habitantes. Señores gobernantes, hay soluciones para todo, no se cierren mentalmente e investiguen, no traten de inventar el agua tibia, y abran los ojos

Francisco Valencia Gulart

 

Converso al Guadalajara

Quizá a nadie le importe ni medio pepino a qué equipo de futbol le voy o le deje de ir. Después de toda una vida mi equipo favorito fue el Santos Laguna de Torreón, de donde soy orgullosamente originario. Estoy consciente que las empresas o propietarios de los equipos pueden hacer y deshacer a su antojo lo que les viene en gana. Mi desencanto inició y persiste con la pobre imaginación demostrada por sus directivos denominándolo “Santos” cuando en Torreón no existe uno solo, sino todo lo contrario. Una bola de cab... nombrecito que parece un fusil del equipo brasileño o del Santo el enmascarado de plata. De cualquier manera seguí siendo su intenso seguidor. Otro factor -como sucede en todos los equipos-  que me llevó al desapego es que en cada torneo cuando desempeñan un buen papel los directivos mutilan al equipo vendiendo a jugadores clave dejándolo debilitado, faltándole al respeto a su afición, además de que contratan a un sinnúmero de extranjeros, quienes les quitan oportunidades a jóvenes mexicanos. Me inclino al Guadalajara -cuyos directivos en función al negocio también han llegado a hacer lo mismo- pero al menos es un equipo formado por puros mexicanos. Que conste que esta decisión la tomé cuando las Chivas andaban de coleros.

Francisco Benavides Beyer

 

Insecticida

En mucho ruido y pocas nueces podría resumirse el recién aprobado sistema anticorrupción, más de lo mismo, ya que no resuelve los problemas de fondo y quedan demasiadas cosas en el aire,  solo incluye castigos administrativos, los operadores del sistema estarán controlados por el Ejecutivo, el fuero seguirá protegiendo la impunidad de los políticos, así que no hay que ilusionarse, no los veremos tras las rejas. En nuestro país siempre sucede lo mismo, se hacen más leyes por presión social pero siempre se quedan cortas e inservibles, creando más burocracia y por ende más gasto, al final no se soluciona nada, todo queda en una simulación para salir del paso y no seguir siendo criticados. Esta ley anti-corrupción es como usar un insecticida casero para combatir las siete plagas de Egipto.

Gabriel Jiménez Hernández

 

Chivas

Quiero felicitar al segundo equipo de Chivas que con muchos jóvenes llegó a la final de copa, lucharon gallardamente por el título, aunque al principio fueron superados supieron regresar de dos goles de desventaja, desgraciadamente al final errores propios en los dos penales y del abanderado al no marcar un claro fuera de lugar en el cuarto gol terminaron por definir la contienda. El Chepo hizo bien en respetar al cuadro de jóvenes reservas que se ganaron el pase a la final, la preservación de la unión de grupo, la experiencia ganada y el respeto a su trabajo valen  más que cualquier titulo, además su rendimiento habla por todos esos jóvenes mexicanos que piden oportunidades a gritos y no encuentran lugar en la Liga MX porque su lugar se encuentra bloqueado por extranjeros o nacionalizados, bien por Chivas, sus jóvenes siguen dándonos alegrías incluso después de dejar la institución,  tal como hoy lo hacen Carlos Vela y el Chicharito Hernández en España.

Rubén Fuentes del Campo

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Tel: 3668-3100 ext.33121

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

Aquí las fotos: Envíe sus imágenes a internet.gdl@milenio.com