Los correos del público

Los correos del público

A Héctor Romero

Cada viernes leo con interés su columna en el periódico MILENIO, pero estas dos semanas pasadas realmente me chocó. Sentí repugnancia por la forma machista con que denigra a la señora Angélica Fuentes. En sus escritos “Una historia de terror”, a la cual no conozco, me pareció grotesco. Si tan consciente está de sus afirmaciones no la llama por su nombre y dice que es esposa del señor Jorge Vergara. Usted hasta está sugiriendo que intentaba envenenarlo (probablemente con sus saludables bebidas energéticas). Pero para su alegría el señor “ya recuperó el control de sus empresas” y “la señora tratará de quedarse con las empresas de su marido”.

Emma Guadalupe Pérez Guzmán

 

Respuesta

Antes que nada debo agradecerle por el interés mostrado en mis columnas y la humilde opinión del suscrito. Lamento de gran manera que las últimas no hayan sido de su agrado, sin embargo considero prudente realizar las siguientes aclaraciones: La serie de escritos no son, ni serán un reportaje, ni la realidad, sino que pretenden ser una mera historia de sátira, con un ligero toque de humor negro en base a declaraciones que han realizado los protagonistas en los que inspire mi historia y le aseguro que por nada en el mundo fue mi intención mostrar una faceta machista (la cual jamás he considerado me identifique), solo es una sátira del personaje que exagerando su preocupación por su mismo género intentó liderar movimientos feministas cuando en el fondo solo era publicidad para una línea de cosméticos, pero además realizó, según lo consignan investigaciones oficiales, conductas impropias en contra de su actual marido y las empresas de su grupo empresarial. Si usted leyó mis columnas anteriores notará que son un ferviente impulsor de la participación de la mujer en la vida social, política y económica de nuestra comunidad. Espero haya quedado aclarado el contexto de mis columnas y disculpe el contenido de las mismas si es que consideró que guardaban un mensaje machista, pues reitero, jamás fue mi intención. Le agradezco su sana crítica y espero seguir contando no solo con el privilegio de que sea mi lectora sino además de que podamos retroalimentarnos en el futuro.

Héctor Alberto Romero Fierro

 

Mil usos Castillo

El comisionado Castillo está convertido en ajonjolí de todos los moles, el típico mil usos que hace de todo pero todo lo hace mal, si fuera para asuntos menores no tendría la mayor importancia, el problema es que el comisionado obtiene puestos de suma importancia para millones de mexicanos por el solo hecho de ser el “perro fiel” del presidente. En pocos años pasamos de aquello de los caza talentos de Fox, luego a los elementos de carrera de Calderón para retroceder a la época de la dictadura perfecta donde se gobierna con los amigos todólogos con Peña Nieto. Castillo sabe entre poco o nada del tema deportivo como para dirigir el destino de miles de deportistas de alto rendimiento que han dedicado su vida completa a poner en alto el nombre de México, es una lástima lo que hace el presidente perjudicando a miles de deportistas para darle chamba a un amigo.

Edgar Ernesto López Carrillo