Los correos del público

Los correos del público

¿Para quién es realmente útil el voto?

Siempre nos han dicho que en una democracia el voto es la solución a los problemas de un país, pues mediante el voto el ciudadano elige, por mayoría, al partido o a los políticos que ofrezcan las mejores y más creíbles alternativas y planes de trabajo para la solución de esos problemas. Ahora que ya estamos viendo y viviendo el inicio de las campañas electorales, y que estamos viendo y hablando de helicópteros, tarjetas de descuento, boletos para el cine, relojes millonarios, multas electorales, gastos enormes de los partidos, y de ver que todos los partidos hacen despilfarros, solo podemos llegar a una conclusión: El voto ya no es una solución para los problemas del ciudadano, pues no existen alternativas viables para ello. Todos los partidos y políticos son iguales en su actuar. El voto ya solo es importante y útil para los políticos, pues mediante el voto ilusionado que da el ciudadano a los políticos, estos legitiman el abuso que hacen de los ciudadanos y los recursos del país. Mediante los votos, los partidos obtienen sus registros ante el INE, lo cual les garantiza el flujo de dinero a raudales a sus arcas. Cómo les llegará de dinero que los multan una y otra vez por infringir las leyes electorales y lo vuelven a hacer. Por esto es tan importante el voto para los políticos, aunque ellos nos hacen creer que también lo es para nosotros los ciudadanos comunes. Y por lo mismo también, los políticos pelean tanto los votos ya hacen tanta fiesta en las campañas, pero ya no por defender la voluntad de los ciudadanos, sino para que aquellos ganen y mantengan sus privilegios, sólo hacen lo políticamente posible y no lo técnicamente deseable y necesario para el desarrollo y crecimiento del país. De ahí tanta impunidad y corrupción, y tanta inseguridad y delincuencia en el país. Al presidente y a los políticos ya no les interesan los resultados de las encuestas sobre su desempeño, solo les interesa tener los votos suficientes para mantener sus registros partidistas y los accesos a los puestos de poder y en consecuencia al dinero sin límite. Hay una separación completa entre el ciudadano común y la clase política.

Enrique Acevedo Ávila

 

No hay buenas noticias

Dice el presidente que pareciera que no vemos las buenas noticias, pues las serán para él o para sus amigos los empresarios favoritos del sexenio como el Grupo HIGA, porque lo que es al común de la gente no nos ha llegado ningún beneficio, ni siquiera migajas del gobierno de telenovela de Peña Nieto. Lo que el presidente ve como logros no han beneficiado en nada al ciudadano común, ninguna de las reformas ha tenido el resultado esperado, en la reforma del trabajo se sacrificaron añejos logros laborales, sin embargo no hubo ni más ni mejores empleos, nos hemos sacrificado pagando más impuestos y eso no se ve reflejado en mejores servicios o en crecimiento económico, así podríamos seguir con todas las reformas, no presidente, en estos días no hay buenas noticias para el pueblo.

Humberto Curiel Torres

 

Autoritarismo

El autoritarismo y la ilegalidad ya son cotidianos en este país. Por ejemplo, el INEE decidió que puede despedir a los maestros a su antojo, aunque la Ley Federal del Trabajo señala que si el empleador despide al trabajador, debe demostrar que hay causa justificable, de lo contrario, el patrón deberá pagar las consecuencias. El 7 de abril de 2015 se publicaron en el Diario Oficial de la Federación los lineamientos del INEE para la evaluación docente. Uno de los puntos más cuestionables señala que los resultados “serán definitivos e inapelables” (art. 54, fracción III). En consecuencia, los maestros no tendremos el derecho a que se nos demuestre que no aprobamos, el INEE puede hacer una reprobación aleatoria si lo desea y los maestros deberemos aceptar sus resultados sin cuestionar, quedando indefensos ante sus designios, es decir, sin un debido proceso. Asunto sumamente grave, porque lo que está en juego es el empleo de 1 millón 300 mil docentes y el objetivo es el despido masivo de éstos para abaratar su trabajo. Así, de un plumazo, el INEE deja a los maestros en un régimen de excepción. Los derechos laborales y humanos, incluida la estabilidad laboral, no son una concesión del patrón ni del Estado, sino el producto de una lucha de más de 100 años para contener el abuso de ambos contra los trabajadores. El INEE no sólo olvida que el evaluado tiene el derecho a que se le demuestre que no aprobó, además olvida que los maestros somos también trabajadores y sujetos de derecho.

Silvia Elizabeth Arévalo, del Movimiento Magisterial Jalisciense

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Tel: 3668-3100 ext.33121

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

Aquí las fotos: Envíe sus imágenes a internet.gdl@milenio.com