Los correos del público

Los correos del público

Las Fuentes

Cuando llegué con mi familia a vivir en este fraccionamiento ubicado en Zapopan hace 48 años, era un fraccionamiento tranquilo y tenía solo dos escuelitas. Hoy a 48 años de distancia, me ha tocado ver buenas y malas mesas directivas, pero más buenas que malas, sobre todo con buena voluntad de los directivos, ya que no hay retribución económica (sueldo) y son puestos honoríficos y de altruismo. Por más que llevamos buenas relaciones con la presidencia municipal de Zapopan, y teniendo nuestros lineamientos y estatutos, donde hemos cuidado a lo máximo, estos están siendo pisoteados por las autoridades actuales, brincándose las trancas, como se dice en el argot, pues a la fecha existen demasiadas escuelas y se pretenden autorizar (quién sabe por quién del ayuntamiento de la ex Villa Maicera) dos escuelas más, las cuales al igual a las otras que inundan la colonia, nos generan consumo de agua y descargas de las mismas, exceso de circulación, deterioro de nuestro pavimento, al cual le tenemos que dar mantenimiento con las cuotas que pagamos, al tener la invasión vehicular de ajenos a la colonia, cosa que no ven los que llevan a sus hijos a las escuelas existentes. Mi pregunta es ¿habrá interés económico para autorizar estas dos nuevas escuelas o serán dueños los políticos actuales y se sacan los permisos a escondidas? Yo creo que es un excelente negocio si no, no las estarían autorizando al vapor, sin fijarse en todos los perjuicios que generan, pues nuestra colonia es autosuficiente y no dependemos de las autoridades de Zapopan, pues contamos con nuestra policía, nuestros pozos, nuestro alumbrado y nuestra administración. Podemos negarles el servicio de drenaje, alcantarillado y agua. Qué sucedería si no lo tienen, de dónde lo obtendrían, no queremos llegar a estos extremos, pero si es necesario recurriremos a ello y evitar más escuelas como éstas no autorizadas por la mesa directiva.

Alejandro Hernández Durán

 

Ciegos y sordos

El gobierno de Peña Nieto pareciera que ya no teme ni a las críticas de la opinión pública, ni a la opinión de los especialistas y expertos  que son casi unánimes en su contra, es como si estuvieran ciegos, sordos e imposibilitados mentales, hacen lo que quieren sin tomar en cuenta al ciudadano común. Hay razones para creer que a los ciudadanos ya ni nos ven, ni nos oyen porque ya no somos rentables para el gobierno, porque con el voto duro de las redes del PRI y los que consiguen mediante engaños y trampas con el Verde Ecologista tienen para mantener el dominio de las cámaras de diputados y senadores, la opinión de los columnistas tampoco les importa mucho, en caso de tocar temas críticos simplemente los censuran como a Aristegui y otros.

Dr.  Julio del Valle Guillen

 

Complemento

Con la obviedad del caso Ocotlán declarada por el Cardenal, vale consecuentemente completar la reflexión con la afirmación de que el diablo es más efectivo que la iglesia.

Agustín Ramírez A.