Los correos del público

Los correos del público

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax

3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

• • •

México

Nuestra patria se ha vestido de luto por los 43 jóvenes que soñaron con una vida mejor. Cansados de la impunidad, corrupción, los arreglos en lo oscurito, la violencia y la falta de seguridad. Inmersos en una sensación de desamparo.

México, el enemigo ha profanado tu suelo. Los noticieros del mundo entero te juzgan y condenan. No, no eres una nación fallida, no, no, no, eres un país que lucha y sobrevive a pesar de las balas del enemigo. Tú eres un país generoso, magnánimo, alegre, dicharachero que le gusta reír cantar y bailar, sólo que hoy estás de luto por la desaparición de los estudiantes que buscaban un cambio en la manera de gobernar y administrar a la nación.

México, ponte de pie, no te arrodilles ante el mal que se ha infiltrado en tus filas. La lucha por erradicar la injusticia no debe ser con balas, sino con educación masiva, determinación, valentía, trabajo digno bien remunerado, recursos bien administrados.

El dinero fácil de los enervantes trae violencia, crueldad, odio, sobresalto, miedo, malestar perpetuo. Acaba con la bondad, la alegría de vivir de tu gente. Contamina tu suelo con polvos malditos y pólvora; lo mancha de sangre inocente.

México, eres rico, tienes múltiples recursos, eres el cuerno de la abundancia, tus hijos son gente buena, generosa. Tu bandera ondea bajo el sol de la esperanza recordándonos nuestro orgullo de raza.

México, vístete de gala, muéstrale al mundo que no eres un país fallido, corrupto. Ponte de pie. Ya basta de lamentaciones. Ya basta de pesimismo: ¡SÍ SE PUEDE!  Hay que humanizar lo que se ha deshumanizado. Las malas elecciones y los comportamientos violentos pueden convertirse en buenas elecciones y comportamientos pacíficos. Los mexicanos debemos seguir siendo fieles a los ideales y principios que son la esencia del ser humano.  A través de un diálogo constructivo se derriban las barreras del miedo, la brutalidad, el odio. 

¿Qué es el odio? El odio colorea de rojo las palabras y las acciones. El odio está hecho de una materia amorfa, misteriosa, desordenada que envenena la mente y el alma.  ¿Cómo desentrañar las obscuras fuerzas del odio con el objeto de neutralizarlas? Los científicos han tratado de definirlo buscando las semillas del odio dentro del corazón del hombre, y citan como su principal causa las condiciones de la vida humana. Con definición o sin ella, el odio está presente: ojo por ojo, misil por misil. Hay que recordar siempre cuál es el final de cualquier odio: jamás consume sólo al odiado sino siempre y a la vez –y puede que con más fuerza– al que odia. Las consecuencias de las fuerzas divisivas y destructivas que lo acompañan son devastadoras, escalofriantes.

México, la gran mayoría de mexicanos no es odio lo que sentimos, es dolor. El grito de todos somos Ayotzinapa demuestra ese dolor colectivo, ejemplo de que somos una nación que se une y se solidariza. Un llamado para que todos unidos sigamos transformando nuestro país. La exigencia de justicia de la sociedad mexicana es valedera. Hay mucho por hacer y muchos corazones dispuestos a hacerlo. A raíz de la tragedia de Iguala, nuestra nación está otra vez a prueba; las cosas no pueden seguir así, exigimos un cambio. El dolor que desgarra nuestra alma no es justificación para recurrir a la violencia. Un cambio en el país es estrictamente necesario.

Los que conservamos orgullo de patria a pesar de los acontecimientos que han sacudido la misma entraña del país, se han dado a la tarea de reflexionar: ¿Cuáles puertas debemos abrir? ¿Cuáles debemos cerrar? Es necesario diferenciar los aspectos de nuestra cultura y autonomía que es imprescindible conservar, y aquellos patrones obsoletos que perjudican el desarrollo y bienestar nacional.

México, nos enfrentamos a la posibilidad de un salto hacia adelante: la creación de una sociedad extraordinariamente nueva. La sociedad naciente escribirá un nuevo código de conducta, una nueva forma de relacionarse, una manera única de ser y de estar en el mundo. Desafiará a la sociedad corrupta. Exigirá un gobierno más eficaz, democrático y justo. Un país con su propia y característica perspectiva ante el mundo, la familia, los valores.

Nuestro futuro dependerá de la energía que estemos dispuestos a invertir para crear una sociedad nueva. La imaginación colectiva está a punto de dar a luz. Tenemos un destino que crear. En muchos corazones, mentes, y voluntades –jóvenes o no– ya se ha iniciado el proceso de reconstrucción.  México, tu eres nuestra Patria.

Blanca Esthela Treviño de Jáuregui

• • •

Seguro

Recibí hoy (09-dic-2014) por correo ordinario una póliza de seguro “Inbursa Integral”. No solicité mi inclusión en este seguro, y los datos de la colonia en que vivo, el código postal, mi fecha de nacimiento y mi edad son falsos.

Con fecha de hoy llamé por teléfono al número 01-800 que aparece en la carátula de la póliza y fui atendido por la señorita Yesenia García, quien tuvo a bien emitir un código de cancelación para la póliza. Sin embargo, me dice que aplicarán cargos por el tiempo que la póliza ha estado vigente. En la póliza marcan una vigencia desde el 09/09/2014 al 01/01/2015, pero la fecha de expedición de la póliza es  de 21/11/2014.

Este cargo es injusto y no lo reconozco. Asimismo, el haber emitido una póliza a mi nombre, sin mi autorización, y con datos falsos me parece se encuentra fuera de las leyes vigentes. Si su compañía se dedica a este tipo de fraudes, quedo por completo desencantado de ella.

Espero no tener más noticias acerca de cobros por pólizas y servicios no solicitados.

Francisco Javier Aceves Ávila

• • •