Los correos del público

Los correos del público

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax

3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

• • •

De equipos a equipos

 Abonando al tema de la situación actual que vive el país por el caso de Ayotzinapa, las distintas vertientes que un problema de tal magnitud va tomando se tornan muy interesantes por todos los aspectos sociales y culturales que implica. En esta ocasión el ámbito deportivo es el que se analiza por distintos acontecimientos recientes.

En días pasados el equipo Inglés de Liverpool a través de sus cuentas oficiales en español tanto de Twitter como de Facebook emitió un mensaje breve y conciso de apoyo moral hacia las familias de los estudiantes desaparecidos (el día que se emitió dicho mensaje fue anterior a la conferencia de Murillo Karam); si bien para muchos críticos este podría ser un simple mensaje, por ahí se dice que la intención es lo que cuenta y debe destacarse que un club de talla internacional a través de sus Community Managers emita tal tipo de mensajes, que demuestran una vez más que el deporte no debe estar divorciado de los problemas sociales.

Sin duda dicho mensaje contrasta con la nula atención de los clubes nacionales que en su mayoría forman parte de grandes conglomerados de empresas con intereses poco cercanos a la sociedad en general; contrasta además, con la poca o nula cobertura que los mismos han dado al sinnúmero de pancartas y letreros que han aparecido en partidos de las jornadas recientes. En los clubes mexicanos parecen lejanas de materializarse la cantidad de historias en el ámbito deportivo, historias acontecidas a lo largo de los años que han utilizado el deporte como unión y medio pacificador para resolver problemas que muchas veces la política o los discursos pueden solucionar.

A los directivos de clubes mexicanos se les olvidó que Nelson Mandela logró con el deporte lo que no pudo lograr con la política; pareciera que  aquí se pretende seguir teniendo al deporte como show y no como un proceso de socialización. Quizá lo rescatable es que diversas personalidades del mismo ámbito si han hecho por lo menos un pronunciamiento, actitud que los demás deportistas deberían homologar.

Joseph Irwing Olid Aranda

• • •

Y siguen las noticias

O soy muy pen...... O qué chin....son nuestros políticos; nuestros porque les pagamos todo, hasta casas, viajes, viejas, componendas, acuerdos por abajo de la mesa, contrataciones ilícitas, sin licitaciones, campañas políticas, derroches, asesinatos, entierros, hogueras humanas, etc., y todo se los creemos, bueno eso piensan, pues el pueblo, sí, pueblo mexicano está despertando y aguas porque un animal herido se defiende a capa y espada. Qué ¿no se dan cuenta de que el pueblo está ya demasiado afectado y golpeado y más después de este teatro televisivo que nos presentaron y nos untaron en la cara y no nos damos cuenta de ello, por favor, actuemos, pero ya, o cambian ellos, o votamos por gente apta para la carrera política, de la cual hemos sido ajenos a ella y teníamos la idea, del clásico político, mugroso, inculto, mal vestido, con dos casas, o más, con hijos ilegítimos,  pagándoles becas  en colegios, vehículos a su servicio, guaruras, protección, condonación de todo y teniendo el poder para dominar a la gente, gente buena, la cual está explotando y el polvorín no tarda en crecer más y más. Esos políticos eran antes, hoy y bajo ropita de marca y hecha a la medida, son los que siguen explotando al pueblo y gozando de nuestros impuestos.

Necesitamos una corregidora, pues valientes como el doctor Mireles, (hoy detenido y lejos de su familia), ya no hay y si los hay, los mandan matar o quemar para que no les estorben en su camino. Es muy fácil decir YA ME CANSÉ y nosotros qué, cuántos años trabajando y para qué, para que nos quiten lo poco que hemos logrado a base de sacrificios y esfuerzos y limitaciones, fácil se dicen 86 millones de pesos invertidos en una casa blanca, y de dónde sacaron esa lana, si el presidente gana 150 mil pesos al mes, menos sus impuestos son un millón ochocientos al año; por seis sufridos años son diez millones ochocientos mil pesos ¿cómo le hizo la señora de la casa para juntar 86 millones de pesos? Explíquenme, como dice un cómico de televisión.

Yo también estoy harto y no cansado, pues si estuviera cansado, diría Videgaray,  ahí está el arpa, que otro la toque y a ver quién les paga sus sueldos y prestaciones.

Ni modo, no hay de otra más que retirar la canasta (impuestos) y huelga de  brazos caídos y no pago de impuestos. Eso quieren, eso tendrán. Olvídense de pancartas, actitud y unión.

Alejandro Hernández Durán

• • •

Simulación

Lo peor de todo, más que la propia corrupción e impunidad es la simulación y de ésta se valen todos los partidos políticos de cualesquiera color, en la búsqueda del propio beneficio siempre desproporcional, desde los inflados sueldos que no checan con la realidad económica en México además con la facilidad de usar puestos donde simplemente cobran, ya con eso podría decirse que es suficiente el abuso, pero no, aparte se hinchan los bolsillos haciendo supuestamente grandes obras, las cuales solo son un negocio redondo para sus propias arcas, cuando el beneficio que la sociedad exige es, que sea de manera directa, (no hay dinero) aprovechando en todo momento este sistema monetario que solo alimenta egos y acrecienta a las personas a pasar a niveles deshumanizados de grupos de poder, que siempre luchan por estar encima y pisotear a las personas; pero eso sí, se jactan con la frase de “estamos para servir” y decirle al pueblo que no pasa nada, que todo está bien, que el país avanza y se fortalecen las instituciones cuando esas instituciones solo existen para darle chamba al compadre y al hijo del compadre, en reciprocidad de favores tendenciosos e hipócritas.

Irwing Gibrán Zaragoza Núñez