Los correos del público

Los correos del público

“Coaching”, ¿lucro o humanidad?

Un invierno del 2004, en dos ocasiones escuché la palabra coaching vinculado de manera estrecha con la creación de un negocio próspero. La primera, a bordo del avión que me trasladaba del aeropuerto Barajas de Madrid, España, al aeropuerto de Sevilla. Después de estar sometido al cansancio del viaje que implica recorrer desde mi ciudad de origen, Guadalajara, Jalisco, hasta mi destino final, mi oído se empeñó en mantenerse alerta. El poco tiempo que tardó el avión en recorrer los 385 kilómetros de distancia entre la capital española y Sevilla, fue suficiente para acertar, sin ser irrespetuoso, involucrarme en la conversación de un grupo de españoles que hablaban sobre asociaciones, escuelas y empresas dedicadas al coaching. Mi interés se despertó cuando la connotación que daban a la palabra, me resultó ajeno e interesante. Suponían que el coaching es un negocio in-crescendo como una nota musical que está llegando a un final vertiginoso. Apostaban al estudio y ejercicio de la profesión, que sin lugar a dudas, redituaría progresivamente su economía, con un proceso tan sencillo como establecer una relación profesional con las personas para ayudarlos a obtener resultados extraordinarios de vida, profesión, empresa o negocios, haciendo que el cliente profundice en su conocimiento y aumente su rendimiento, mejorando su calidad de vida. La idea se vendía muy bien.

La segunda vez que escuché sobre el tema, fue durante mi estancia en la ciudad Sevillana, donde conocí personas que conocían del tema y con los que profundicé y clarifiqué la idea. Me explicaron que el profesionista del coach, sesionaba con el cliente, el cual elegía el tema de conversación, mientras el asesor escucha y contribuye con observaciones y preguntas. Este método interactivo crea transparencia y motiva a las personas para actuar. El asesor toma como punto de partida la situación actual del cliente y se centra en lo que éste, esté dispuesto a hacer para llegar a donde le gustaría estar en el futuro, siendo conscientes de que todo resultado depende de las intenciones, elecciones y acciones del cliente, respaldadas por el esfuerzo del coach y la aplicación del método de coaching. El resultado: Acelerar el avance de los objetivos del cliente. Ahora, diez años después, no me sorprende el éxito que esta figura ha alcanzado, pues en primer término, deja claro que el ser humano necesita, por naturaleza, que nuestra conducta sea regulada y guiada por una persona, una institución o un sistema, clarificando la ineptitud del hombre para pensar, sentir y actuar por sí mismo con responsabilidad. Y en segundo término, el pequeño porcentaje de las personas inquietas que descubren y perciben la vulnerabilidad del hombre y que aciertan al explotar esos campos de pensamiento y acción que suponemos vacíos. Sin lugar a dudas, todos poseemos la capacidad para desarrollar por sí solos la conducta del pensamiento positivo, pero el desánimo y comodidad que poseemos, nos lo impide. De cualquier forma, por los resultados exitosos que ha alcanzado, tanto para el emisor como para el receptor del coaching debo de reconocer tan loable labor que va más allá de la ganancia económica, pues también se obtienen beneficios en la salud física, mental y social.

José Albino Barajas Orozco

 

Idea

Ignoro a qué ínclito y perínclito funcionario de la infumable Semov se le ocurrió la brillante idea de cambiar repentinamente el derrotero de la ruta 636, que a partir del jueves 30 es un soberano desmadre. Unos choferes continúan por Federalismo-Maestros-Mariano de la Bárcena-Jesús García-Santa Mónica y terminan en Hospital; retornan por Pedro Loza-Jesús García-Federalismo. Desde Circunvalación el recorrido es el habitual.

Otros siguen el derrotero acostumbrado hasta Manuel Acuña y se regresan ídem. Presumo que este cambio se debe a las obras que se realizan en la Glorieta de la Normal, por las obras de la Línea 3, que durante todo el día originan un cuello de botella.

Es de sentido común que un cambio de ruta debe informarse a los usuarios por lo menos con un mes de anticipación, y luego establecer un derrotero único, obligatorio para todos los conductores. Porque si se deja al capricho de éstos, o al criterio de cualquier imbécil de la Semov, pasará lo que está pasando.

Gustavo Monterrubio Alfaro

 

Fiestas incluyentes

En esta ocasión, quiero reconocer a la 49 edición de las Fiestas de Octubre, en especial al equipo de seguridad del foro principal (Auditorio Benito Juárez) debido a que el martes fui con una amiga que tiene parálisis cerebral y yo con discapacidad física a ver al artista estelar. Nos dirigimos al equipo de seguridad solicitando nos colocarán en la zona preferente de discapacidad, en un principio la persona se mostró escéptico y con duda de cómo proceder, pero se reportó con su jefe quien dio la indicación de que nos dejaran pasar. Una vez instaladas en nuestros asientos quiero reconocer ampliamente al personal que vigilaba el escenario, siempre estuvieron muy atentos a que no fuéramos a ser lastimadas por la multitud y siempre tener la mejor visibilidad, de hecho el empleado Iván siempre estuvo literalmente cuidándonos a nosotras. Al final del concierto solicitaron una silla de ruedas para una mejor movilidad de mi amiga, acompañándonos hasta la puerta del recinto ferial. Agradecemos la buena disposición y actitud de los elementos de seguridad, a favor de la recreación de las personas con discapacidad.

Gloria Citlalli Ramírez Quiroz

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Tel: 3668-3100 ext.33121

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

Aquí las fotos: Envíe sus imágenes a internet.gdl@milenio.com