Los correos del público

Los correos del público

Dedicada al gobierno municipal de Zapopan


La Calaca está de suerte

en esta gran ocasión

bien cargada irá la muerte

con tanta devastación.

En Zapopan Héctor Robles

se sale de su redil

de moda pone el escombro

que tira en el Nixticuil.

El asfalto de Acueducto

que quita con presunción

alienta su atrevimiento

¿querrá hacer otro panteón?

Esto sí se hace con saña

y nos causa gran asombro

parece que han olvidado

dónde tirar el escombro.

No tan solo escombro tira

en febrero hizo dos años

que Robles Peiró tiró

doscientos árboles jóvenes

que nunca reforestó.

Con mucha calma la Muerte

a Robles Peiro le advierte

no siempre andarás con suerte

en mi panteón quiero verte.

 

Calaverita al pueblo coca de Mezcala


La Muerte con honda en mano

se mira por el cerro del Pandillo

viene a ayudar a los cocas

contra las mañas de un pillo.

El mal gobierno no escucha

de los indios el clamor

quince años dura la lucha

contra el tirano invasor.

La Calaca hace la guerra

al empresario ladrón

te me vas Moreno Ibarra

con todo y tu batallón.

Las “águilas del pandillo”

mujeres que bien armaste

son las güilas de un zorrillo

que a la tumba tú mandaste.

La Muerte con precisión

su certera honda apunta

¡éste sí que es un ladrón

dejarás de hacer la yunta!

Cresenciano Santa Sánchez

siente su cuerpo temblar

a los traidores prefiero

a su tumba a acompañar.

Prestanombres van primero

¡y a ti te vengo a llevar!

La Calaca está de fiesta

por esta restitución

desde la tumba les grita

¡aquí estoy en el panteón!

En este juicio legal

la Muerte cambia la escena

demuestra la honestidad

del abogado Ávila Tena

La Muerte desde el panteón

dice para sus adentros

yo me llevo al invasor

parece que ya está muerto.

Se le llegó el día final

por donde quiera que mire

el invasor ya se va

¡y la lucha sigue y sigue!

Guillermina Claro, Comité en defensa del bosque El Nixticuil

 

Denuncia de vecinos

Sr. Ramiro Hernández, presidente municipal de Guadalajara, los vecinos de la colonia Independencia Poniente le  solicitamos clausure de manera definitiva la obra de colocación de una antena de telefonía celular para Telcel, a cargo de la empresa Network Management Services, en la calle Fidel Velázquez 286, esquina San Elías, en la colonia Independencia Poniente. Esto lo fundamentamos en que esta empresa inició los trabajos de manera irregular ya que no contaba con ningún permiso para ello, lo que derivó en la clausura de esta obra, pero a pesar de esto la empresa sigue laborando violando los sellos existentes, lo cual ha sido reportado a Inspección y Vigilancia del municipio, pero aún así siguen trabajando sobre todo los fines de semana. Si a lo previo le sumamos que dichas antenas de telefonía están asociadas a daños a la salud a los residentes cercanos a ella, además de que a menos de 200 metros está una escuela primaria, a 50 metros un parque público.

Jaime Arias Amaral y vecinos de la colonia Independencia Poniente

 

Carta al chofer

En vista de sus actitudes recientes que no dejan de ser como las de antaño, le remito estas palabras. No pretendo que cambie su forma de ser como si fuera una orden propia, solo busco que ponga atenta atención en lo que nos ocurre a los usuarios cotidianamente con diversas variantes y salvo algunas excepciones que reciben un trato excelente personal y de servicio.

Ponga atención en esto, si piensa que, por tomar de mala gana los bienevales o darme el boleto de manera que parezca que me empuja la mano, vamos a dejar de subirnos a los camiones, vamos a dejar de recogerlos cuando emitan la convocatoria, o incluso, que vamos a pedirles disculpas por ser estudiante con ingresos suficientemente limitados como para darme el lujo de pagarle con dinero -aun cuando tenga bienevales-, o utilizar el automóvil, crea usted que está muy equivocado.

Y digo que lo está porque al final de cuentas, sin que mi pensamiento suene anárquico o marxista, ambos estamos en el mismo nivel social, claro, enfocados en diversos aspectos y con distintas oportunidades sociales, económicas y culturales, por ello, considero que en lugar de que usted siga tratando mal a los usuarios del transporte público debería dignificar su oficio con tintes de profesión y suscribir tácitamente la ideología confuciana de hacer del trabajo propio el más digno y disfrutable. Sé que quizá usted ni siquiera se ponga a meditar estas cuestiones, pero así como yo soy usuario, usted también lo puede ser y sus familiares también lo han sido.

¿Sabe usted por qué en ocasiones he preferido caminar varias cuadras en lugar de esperar durante mucho tiempo un camión que muy probablemente tenga exceso de pasaje o que incluso no llegue a detenerse para abordarlo? ¿Sabe también por qué he preferido desviar mi ruta cotidiana y gastar un poco más para irme en un servicio masivo en el que no tengo contacto directo con el chofer? ¿Sabe por qué mis ideales ambientalistas -y los de muchos-, acerca de la no utilización de del automóvil como primera opción se han ido desvaneciendo a lo largo de los años para terminar deseando tener uno?

Supongo que usted mismo se puede responder sus preguntas. Quizá amerite reflexión cuando corta la ruta para llegar más temprano a su casa y que otras personas tarden más en llegar esperando otra unidad con incertidumbre de si esta sí lo hará o en el peor de los casos caminando por decenas de cuadras -y expuestos a asaltos-, por su infortunio de vivir en una colonia donde las rutas solo llegan en horarios populares.

No, no estoy criminalizando su trabajo, porque muy a menudo usted ha actuado destacablemente. Pero no deje que ese actuar deje de ser típico de su conducta para que el mal trato se adueñe de la misma. Porque aun y cuando las intenciones recientes de alejarlo del vicio monetario para competir con sus colegas no han dado frutos, usted tiene la capacidad de que si los rinda, porque aun y cuando usted rinda cuentas ante el llamado “pulpo camionero” usted no deja de ser ciudadano al igual que nosotros y lo menos que debería de hacer es no estar en contra de nosotros. Solo reflexione un poco chofer, no atienda completamente mis palabras, atienda las propias pero siempre enfocado de lo que su trabajo representa en la vida diaria de todos nosotros.

Joseph Irwing Olid Aranda

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Tel: 3668-3100 ext.33121

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

Aquí las fotos: Envíe sus imágenes a internet.gdl@milenio.com