Los correos del público

Los correos del público

Mi México

Sentí el deber de escribir estas palabras, podrá parecer extraño pero sentí un sinfín de sentimientos encontrados. Soy estudiante, soy el futuro y el presente de un país. Actualmente me encuentro fuera de mi país, soy mexicana, me encuentro de intercambio en Corea del Sur y hasta el momento esta experiencia ha sido totalmente satisfactoria. Lo único que me tiene consternada, enojada e impotente es que tengo varias semanas leyendo las noticias de mi país. Unas noticias que le provocarían rabia a cualquiera, pero lo más triste aun es que se me acercó una extranjera preguntándome de dónde era a lo que contesté “soy de México”, fue cuando ella comenzó a hablarme en español. Es fascinante, encontré con personas que alaban tu idioma que aunque no es su lengua materna deciden estudiarlo. Con cara de angustia me dijo: “Yo me voy a México este enero y la verdad estoy muy asustada por todo lo que sale en las noticias y antes yo tenía muchas ganas de irme”, al momento en que iba a contestarle me hizo una pregunta: “¿Cómo está México ahorita, tú te sientes segura en tu país?” Fue una pregunta que cambio radicalmente mi rostro, en mi interior quería decirle todo lo que admiro de mi país pero por otro lado recordaba las noticias e imágenes y mi respuesta se tornó en silencio. Lo único que pude contestarle fue que no se preocupara, que tomara sus precauciones y que se iba a enamorar de México.

Es abrumador encontrarte con una reacción de asombro al momento de decir que eres de México y que la gente te vea con cara de agobio.

No es justo, era lo único que repetía en mi mente, no es justo todo lo que está pasando en México, lo que le están haciendo a los estudiantes es aberrante e inexplicable. Estamos viviendo una etapa de guerra y esto se le está saliendo de las manos al gobierno; en el extranjero o al menos en el lugar donde me encuentro a México lo perciben como un lugar inseguro, pobre, lleno de narcos y corrupción por doquier. Lo que más me da tristeza es que no están muy lejos de la realidad.

Actualmente los “delincuentes” para el estado mexicano son los que salen a las calles a exigir una mejor calidad en el estudio, en su vida y a demandar justicia hacienda uso de su libertad de expresión. Ahora resulta que el “peligro” de México somos los dispuestos a estudiar una carrera profesional para salir adelante. Los únicos delincuentes en México son aquellos que se postulan para un cargo político con el mero afán de ganar dinero y saquear al pueblo, son aquellos que matan estudiantes y se coluden con la delincuencia organizada, el verdadero peligro para mi país primordialmente son aquellas personas que sabiendo lo que pasa no hacen nada para remediar un poco de la realidad que estamos viviendo.

 Soy estudiante de la carrera de Relaciones Internacionales y he tenido la oportunidad de estudiar en una universidad “privilegiada” pero más que nada he tenido la oportunidad de estudiar y de darme cuenta de la situación doméstica e internacional. Siento un tremendo enojo por los estudiantes que han muerto por exigir justicia, sobre cómo quieren oprimir y vender escuelas de calidad, de no poder ser parte de movilizaciones en apoyo a otros compañeros estudiantes y de enterarme que ahora los policías pueden dispararle a cualquier pasajero como si fuera un objeto. Tal vez con estas palabras dejo implícito todo lo que ha sucedido recientemente en mi país como la desgracia de los estudiantes de Ayotzinapan, las movilizaciones del IPN y las agresiones a alumnos del Tecnológico de Monterrey.

Me duele estar lejos y ver la cara desencajada de alguien que irá de intercambio a mi país, cuando tenemos tantísimo que ofrecerle al mundo. México con sus espectaculares escenarios naturales, su exquisita gastronomía, su historia y su extraordinaria belleza y calidez.

Me duele y siento que lo que me corresponde como estudiante y más que nada como ciudadana es hablar, apoyar, actuar y solidarizarme con todas esas personas que están luchando por un mejor México. Un México que no está muy lejos de alcanzar, por un país que merece mejores políticos, mejores oportunidades, mejores ciudadanos y sobre todo que merece justicia.

Alejandra López Ureña

 

La Iglesia y la familia

El sínodo de obispos sobre la familia ha dejado resultados muy positivos y algunas confusiones. Entre los logros podemos contar la apertura para hablar libremente de temas tabú, como el sexo, homosexualismo y divorcio, donde el Papa les pidió un debate real, buscando soluciones a problemas modernos de la diversidad de familias en el mundo.

Algunos están confundidos. El fin del sínodo no era para obtener un consenso, ni una votación mayoritaria, sino para consultar la visión de todos los cardenales y obtener un documento de trabajo con temas para ser analizados consultados y madurados durante todo un año en las muy diversas diócesis del mundo junto con todos sus fieles, cuyos resultados se analizarán en el sínodo de 2015, todo un ejemplo de democracia moderna.

Tampoco hay que confundirse, la iglesia no está bajando sus estándares morales para adaptarse a la modernidad, en realidad es lo contrario está analizando los problemas que crea la modernidad en la familias para darles una solución dentro de la moral y ética de la iglesia con la iluminación del espíritu santo.

Guillermo Jiménez López

 

Escasez de gasolina

El precio de la gasolina es ya un impuestazo que pagamos todos, la diferencia con el precio de la gasolina en Estados Unidos es ya de dos pesos más barato, si tomamos como base un gasto por auto de 20 litros a la semana estamos hablando de más de mil litros de gasolina al año, equivalente a un impuestazo de dos mil pesos anuales a cada auto, esto ya supera con creces lo que pagábamos por la tenencia.

Aquí hay una gran incongruencia, presumimos de un país vanguardista en el libre mercado pero el precio de la gasolina es controlado a conveniencia por el estado y no por el libre comercio, lo peor es que ahora hasta sufrimos de escasez, mala calidad y litros de 900 miligramos.

Además que el dinero extra solo sirve para que se lo roben los zánganos que nos gobiernan.

Fabián Torres Hernández

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Tel: 3668-3100 ext.33121

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

Aquí las fotos: Envíe sus imágenes a internet.gdl@milenio.com