Los correos del público

Los correos del público

Recorte de semestre

Antes que nada un breve recuento: el fin del semestre 2014 “A”, a las y los profesores de asignatura no se nos pagó como se venía haciendo históricamente; las autoridades adujeron un “error administrativo” y se nos cubrió el pago tardíamente.

Hoy, el Rector General, Tonatiuh Bravo Padilla, quiere volver a hacer de las suyas y, aparte de recortar el calendario escolar una semana e iniciar el semestre 2015 “A” el 19 de enero de 2015, afectando de ese modo, el tiempo de preparación de cursos, está convocando a que los alumnos se preinscriban con la finalidad de ir adelgazando la nómina de la Universidad de Guadalajara, afectando con esa medida a las y los mentores de asignatura, sobre todo.

Este hecho también terminará afectando a las y los educandos, en tanto se cerrarán materias y cursos que tengan poca asistencia.

Ante la gravedad de estos hechos, el CRU hace un llamado a la comunidad magisterial y estudiantil a que nos manifestemos en contra de dichas medidas, que no tienen ninguna justificación académica, pues se trata de meros criterios administrativos y financieros, que toman como pretexto la racionalidad económica, para lesionar, gravemente, los derechos laborales de cerca de 9 mil maestros de asignatura. Asimismo, las medidas son producto de la improvisación, como así lo dejó ver Francisco Mills de la Chapa Burgos, coordinador de Control Escolar del CUCSH, que reconoció que todos los jefes de División y los coordinadores deberán trabajar a marchas forzadas para informar a la comunidad educativa de los cambios en el próximo calendario escolar.

Como acción inmediata contra estas decisiones, te proponemos no realizar ninguno de las trámites administrativos solicitados en el nuevo mecanismo de alta de materias por pre-inscripción para así obligar a las autoridades universitarias, particularmente al Rector general, a que reconozca el carácter arbitrario de dichas medidas y a que se dé una discusión abierta respecto a qué es lo que conviene cambiar en la UdeG y qué no.

Si las autoridades de la UdeG quieren eficientar el gasto, deben reducir el número de directivos, así como sus salarios y canonjías, esto se desprende de los informes de la Rectoría General respecto al crecimiento de la matrícula, y personal académico, directivo y administrativo entre 1996 y el 2014, y que se publica en la Gaceta Universitaria de esta semana por Francisco Javier Díaz Aguirre.

Salta a la vista que lo que más ha crecido son los puestos directivos, mucho más que la matrícula, estos puestos gozan de altos salarios y privilegios e implican más gasto para la universidad, pero son los que aseguran funcionarios obedientes. Los académicos han aumentado en menor proporción que los estudiantes, con todos los efectos que ello tienen, pero sobre todo han sido docentes de asignatura, que reciben 60 pesos la hora.El caso de los administrativos es deplorable, su número ha decrecido y son, en su mayoría, muy mal pagados. Para definir de manera diferente el rumbo de nuestra universidad, el CRU propone la realización de un Congreso Universitario abierto y democrático, en el que participemos todas y todos los universitarios, los administrativos, los académicos y los de intendencia; además de las y los estudiantes, para, de ese modo, todas y todos discutir el tipo de Universidad que queremos y necesitamos los jaliscienses.

Colectivo de Reflexión Universitaria

Responsable: Jaime Arias Amaral.


Manipulación fílmica  

Probablemente para muchos pareceré un paranoico redomado. Mi percepción de la película recientemente estrenada La dictadura perfecta, cuyo argumento trata sobre la corrupción y el maridaje entre las altas esferas del poder político, económico  y las televisoras del país, no es más que un subliminal mensaje de  advertencia dirigido a la sociedad mexicana para  que entienda y acepte  su realidad, se mantenga temerosa, impasible  y vea con “naturalidad” el caos producido por las consecuencias desastrosas derivadas de la corrupción  en que nos encontramos sumergidos, proyectándonos con toda intención con este tipo de cintas el peso específico del status quo, aderezado con una idea barata de un clima de libre expresión en el país. Como botones de muestra del montaje que sustenta la  intencionalidad de la película es el hecho de que la mayoría de los actores protagonistas trabajan para las televisoras aludidas, misma que también fue proyectada en preestreno en la sede del Senado de la República.

¿Qué patrón o empresa acepta que sus empleados, -en este caso actores- despotriquen contra ellas o que los mismos empleados se atrevan a desprestigiar sus fuentes de trabajo a la luz pública dándole de patadas al pesebre y que el director de la película haya sido entrevistado en su noticiero con difusión nacional en horario matutino estelar por uno de sus comunicadores estrella?

Francisco Benavides Beyer

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.