Los correos del público

Los correos del público

Justicia “ejemplar”

En estos días salió a la luz el llamado Caso Tlataya, que en resumidas cuentas se trata de otra gran violación a los Derechos Humanos por parte de elementos militares de la Sedena, en el cual dichos elementos habrían ejecutado sanguinariamente a 22 personas cuando 21 de ellas se habrían rendido momentos antes. Y no se pueden considerar rumores o calumnias cuando de un momento a otro la misma secretaría borrara el anterior comunicado oficial con una versión justificablemente distinta.

Es lamentable que, mientras el gobierno actual busca reivindicarse de la indigna y deplorable guerra contra el narcotráfico, sucedan este tipo de hechos que ponen en duda el apego al orden jurídico por parte de dicha secretaría y de las fuerzas de seguridad en general. Durante mucho tiempo México se había podido jactar de que no fuera foco rojo para organismos internacionales que buscan la protección de los Derechos Humanos -aunque estos sucedieran sin que se les diera cobertura mediática-, sin embargo, desde el sexenio anterior parecen ser reiteradas las alertas que emiten tanto Human Rights Watch como Amnistía Internacional. En cuanto a Jalisco, habrá que añadirle la noticia de la penosa necesidad y decisión de este último organismo internacional para abrir una oficina regional en Jalisco ante el incremento en 600 por ciento de denuncias de tortura y violación a los Derechos Humanos en la región Centro-Occidente.

Aquella lenitiva inocencia que se tiene durante la infancia parece un poco lejana cuando se recuerda el deseo de: “Cuando sea grande quiero ser policía” (entiéndase cualquier forma de proteger a la sociedad en materia de seguridad). Desde luego que aún subsisten elementos destacables por sus méritos dentro de todas las corporaciones incluyendo el ejército, pero no existe nada que pueda justificar ese actuar, no habrá que responderle a los que ven en ellos un héroe social del día a día. Parece coincidente aquella mojigatería de las misiones de paz ante la ONU, aunque al parecer solo sea parte del histrionismo gubernamental pronosticable en la política cotidiana mexicana, en la cual, atender problemas ajenos antes de enmendar los propios es uno de sus pecados capitales clásicos.

Joseph Irwing Olid Aranda

 

Áreas verdes

Hace setenta años fueron sembrados unos pequeños arbolitos en los dos principales parques  o jardines de Sayula. Pasaron los días, los años y estos arbolitos se convirtieron en unos hermosos y frondosos laureles que le daban sombra a sus habitantes. ¿En pasado? Sí. Estos hermosos árboles, como los del Santuario, se han secado o están seriamente afectados. Los del atrio del templo parroquial y los del jardín principal están corriendo la misma suerte, unos más unos menos.

Cuando le pregunté al regidor responsable de la ecología municipal por la suerte de tan desdichados seres vivos, aunque no lo sepan, son seres vivos con las mismas necesidades que nosotros los humanos, me respondió que el CADER está organizando brigadas de sanidad vegetal para atender al problema, que escribiera lo que es.

Dichas brigadas están seguramente en el sueño de los justos, o en el limbo de la burocracia del CADER, del departamento de ecología o de plano, están esperando que los mismos árboles  caminen y se pongan a resguardo de las plagas que les aquejan.

La Universidad de Wisconsin-Madison realizó un interesante estudio que llevó 18 años de investigación e involucró a 10,000 participantes. Así que señores de ecología y del CADER, es un verdadero estudio, no como sus brigadas de sanidad.

Pues bien, de acuerdo a este importante estudio, las áreas verdes son una solución simple y natural para reducir el estrés, ansiedad y depresión. Se encontró que existe un mejoramiento en la sensación de bienestar y disminución de estrés, cuando hay una constante exposición a las plantas. Al estar más expuesto a diversas áreas verdes, aumenta la posibilidad de sentirnos exitosos en diferentes aspectos de la vida.

En consecuencia, a través de la investigación, se pretende demostrar el beneficio significativo que implica proteger y promover los espacios urbanos con plantas: “Enverdizar” podría ser considerado como una inversión barata y con altas beneficios en la salud mental de la población.

Como hasta la fecha, no he visto absolutamente ninguna acción encaminada a salvar a estos seres vivos, por el contrario, los están dejando morir lentamente, no puedo afirmar que están haciendo algo al respecto. En fin, los políticos y los burócratas piensan que todo se resuelve por decreto o en sus ilustrísimas reuniones.

Federico González Alfaro

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.