Los correos del público

Los correos del público

Empleos o modernidad

Recientemente he tenido la necesidad de realizar trámites en CFE y me viene la desmoralización total. Un trámite era para solicitar quitar un poste de luz que obstruía la entrada a mi cochera. Sólo había tres empleados atendiendo y me tocó una ficha 22 lugares adelante. El otro trámite lo hice por teléfono: contratación. Me dijeron de uno a tres  días. Ha pasado mes y medio y aún no han ido a conectarme.

Como  en todo el país, reducen los puestos de trabajo al mínimo, obvio, dando un servicio malo, y lo peor: largas filas de gente que va a pagar la luz en máquinas. También esos empleos se eliminaron. Igual, al contratar se me dice que ya no hay empleados para que midan la luz que ahora con la tarjeta electrónica lo haré yo. Si el gobierno en pos de la modernidad o ahorro quita empleos, entonces ¿quién los va a dar? ¿Es muy sustancial el ahorro con los miserables sueldos que se pagan en México?

Entonces, ¿qué va a pasar? ¿Los empleos ahora van a ser de policías para medio país? ¿Qué no ha sido el lema de la creación de empleos el de los últimos presidentes? ¿Cómo entonces piensan disminuir la delincuencia? Nos paramos el cuello como país con tasa baja de desempleo apoyados en el empleo informal: limpia vidrios, lava carros, cerillos, etc., pero en realidad los empleos están más escasos, y ahora el gobierno, aparte de quitarlos, se da el lujo también de atacar con ganas a este sector.

Estamos en peligro: gente enojada, con hambre y aumentando el número de suicidios. Urgente que se vistan los mandatarios de congruencia y comiencen a dignificar su casa. Máquinas a la chingada. Necesitamos gente tranquila y sin hambre. Los empresarios cobijados en el indigno salario mínimo autorizado por el gobierno hacen las suyas en su inconsciencia. Un McDonald’s se puede dar el lujo de pagar 1,400 quincenales, ¡Indignante de verdad señores!

Telmex, me comentaba un empleado al quejarme del pésimo servicio, ya no quiere la empresa pagar los tiempos extras. En el Tec de Monterrey se trabaja sin prestación alguna. La experiencia de los maestros que crean antigüedad no vale nada; hay que correrlos; ahorrar es el lema de la modernidad para poner a los que les cuesta menos, no importa si son buenos o malos. Y eso es lo que les enseñasen en la práctica a sus alumnos.

No puedo evitar una profunda tristeza al toparme con una máquina en lugar de la carita sonriente que me recibía un ticket en un estacionamiento por ejemplo, siempre me digo: un empleo menos.

¿Que de verdad creen ustedes señores poderosos que no somos interdependientes? ¿Que no dependemos unos de los otros?

Sé por experiencia de 30 años que se pueden repartir y aún tener lujos: trabajo digno, bien pagado, muchas prestaciones, muchos empleados y obvio, muy, muy buen servicio, además de dar calidad a costos muy accesibles. No somos modernos pero nos mantenemos como empresa. La gente no es tonta. ¡Pongamos nuestro granito de arena! Al final sólo es ganar, ganar, si pensamos un poco más en los demás.

Silvia Raquel Velasco Ambriz

 

Educación

Como siempre, la palabrería vana y hueca de los informes de gobierno, no coincide con la realidad. La ocultan, la niegan o lo intentan. Pero los miles de millones de pesos gastados en maquillaje propagandístico, no ocultan la tragedia, ni que ésta empeorará. En el aspecto educativo, la propaganda oficial señala que cumplieron con la calidad en la educación. Insistimos que la tal reforma solo contempla dos aspectos: privatizar la educación y dejar a los docentes sin derechos.

Esto ha llevado al incremento de las cuotas “voluntarias” en las escuelas, argumentando que la SEJ no dará recursos para mantenimiento; y a un sinfín de agresiones contra los docentes de parte del estado: contratos temporales de 6 meses a 2 años; eliminación de la plaza base; estar a “disposición” permanente del sistema educativo para donde se te requiera; mayor número de alumnos por grupo; más trabajo burocrático y administrativo y menos tiempo para la enseñanza; menos descanso y más “capacitación”; individualización de la relación laboral, desaparición del sindicato y la defensa colectiva; indefensión absoluta del docente. Esto genera temor, incertidumbre, estrés, depresión, en los docentes, lo que incide negativamente en la calidad educativa; además, una masiva solicitud de jubilaciones.

Otro aspecto que afecta negativamente la calidad educativa y casi no se señala, es la gran desatención de muchos niños, niñas y jóvenes en las aulas; hay un sabotaje a la labor pedagógica del docente, padece un sin número de agresiones verbales y de otro tipo de los educandos y nada puede hacer al respecto, pese a la gravedad de esa situación. No los puede sancionar, suspender, enviar a su casa, sacar del aula, pues pende sobre él la amenaza de demanda, argumentando el derecho de niños y adolecentes a la educación. El docente perdió sus derechos frente al estado, frente a la sociedad y frente a los educandos. Recuperarlos junto con su dignidad es el reto.

Florentino Moreno Beltrán, Asamblea Magisterial Democrática Jalisco

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.