Los correos del público

Los correos del público

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax

3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

• • •

Hace 10 años

Lo escrito hace más de 10 años en este medio respecto a la muerte de peces sigue vigente:

“Como las golondrinas, siempre por estas fechas aparece el problema de la  muerte masiva de peces y siempre también se exhibe la incompetencia de la autoridad. La explicación que recurrentemente se da es que se comprometió la demanda bioquímica de oxígeno, aunque plausible es insatisfactoria porque los contaminantes orgánicos se suelen advertir en otras épocas del año. En esta época, por ejemplo, se arrastran también agroquímicos (no plaguicidas) para las que los peces presentan una elevada sensibilidad. No se presenta al público un estudio serio con análisis fisicoquímicos, microbiológicos y toxicológicos asociados al diagnóstico patológico en peces. El problema se puede enfocar desde varias perspectivas: El pescado como bioindicador de la contaminación ambiental (toxicología ambiental), la salud del pez como centro de la atención (biología acuícola, ictiopatología), el pescado como alimento (calidad e inocuidad). Cada abordaje requiere expertos y laboratorios idóneos. Todos los criterios se deben integrar para considerar el dictamen” (fin del fragmento citado).

Se oficializó el dictamen del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses que en base a determinación de organismos indicadores (Recuentos microbianos de mesófilos, coliformes) concluyó que la muerte era debida a la contaminación fecal. Las técnicas laboratoriales empleadas son sumamente económicas y las efectúan alumnos del primer año de licenciaturas relacionadas. ¿Por qué no se efectúa monitoreo todo el año en Cajititlán y en otros lugares y se predice la muerte en ciertos niveles de contaminación? Después de tantos años no hay avances.

La muerte de las popochas por “popó” ha generado múltiples comentarios jocosos, sin embargo desde el punto de vista técnico es insatisfactoria. El dictamen debería ser ampliado más: ¿Por qué en esta época?, ¿La gente defeca más? o ¿es la caca más tóxica y virulenta?, o acaso por la  dilución que sufre por las lluvias ¿el efecto de la caca adquiere una potencialización  homeopática? Ni siquiera les asiste el sentido común a los “expertos”. Como escribía hace más de 10 años. “Las medidas tomadas – no consumir pescado – son innecesarias, no hay loco que coma lumbre”.

Agustín Ramírez Álvarez

• • •

El Papa y la guerra

El Papa Francisco habló fuerte contra la guerra, nos dijo que es una locura, y que no podemos permanecer indiferentes a lo que bien podríamos llamar una guerra mundial por etapas con crímenes, abusos, masacres y destrucciones de todo tipo alrededor del globo.

Incluso el Papa nos habla del origen de todo este mal y quiénes son los culpables,  cuando dice: “Todo este belicismo globalizado se debe a que en la sombra de la sociedad convergen planificadores del terror o lo que es lo mismo intereses, estrategias geopolíticas, codicia de dinero y poder y una industria armamentísticas corrupta, especulando con la guerra”.

El primer paso para la resolución de un problema es ser consciente, las guerras de nuestros días no son naturales, están siendo manipuladas por los poderosos para su beneficio, los hombres de buena fe debemos unirnos para buscar soluciones. El primer paso es enfocar la luz en los  malvados para sacarlos de las sombras desde donde actúan, el futuro de las nuevas generaciones está en juego.

Mauricio Cerna Bustamante

• • •

Nuevo “show” político

Solo han pasado cerca de seis meses de que entró en vigor la Ley Federal de la Consulta Popular y ya se sobreexplotó dicha ley -por cierto, también venció el plazo para solicitar una consulta popular-. Durante su discusión en ambas Cámaras diversos legisladores, si bien votaron a favor de ella, también habían advertido sobre los peligros de la misma al hacerse un uso excesivo de la misma.

La senadora por el Partido Revolucionario Institucional, PRI, María Cristina Díaz Salazar, habría dicho durante la discusión que “el uso excesivo y regulación inadecuada de este mecanismo podría erosionar el sistema y convertirlo en una democracia plebiscitaria”. Y no es que haya exagerado o hecho mal uso de los conceptos de la teoría política, en la actualidad se puede ver el resultado inmediato de la misma.

Haciendo lo que parecería “un recuento de daños”, se presentaron primeramente tres grandes iniciativas de consulta popular; por parte del Partido de la Revolución Democrática y MORENA -y de manera separada-, se presentó una en relación a la reforma energética; por parte del Partido Acción Nacional se presentó una a partir de la efervescencia del tema de elevar el salario mínimo; y por último -hasta ese momento y pareciendo requisito político electoral para las próximas elecciones-, el PRI la presentó en relación a la reducción de legislaturas plurinominales. Las tres fundamentándose en todo momento en la vía ciudadana y no en una vía diferente a las que se podía recurrir.

Sin embargo, en el contrarreloj de la última semana para presentar iniciativas de consulta popular se presentaron otras dos; por parte del Senado la posibilidad de reducir los salarios de los altos funcionarios públicos y por parte de un grupo de ciudadanos encabezado por el ex político de izquierda Gerardo Fernández Noroña, en el cual se solicita una consulta para la revocación del mandato del Presidente de la República.

Sin lugar a dudas, todos los temas a tratarse deben analizarse muy a fondo, algunos son más importantes que otros, pero no se debe perder de vista el que muchos ciudadanos vayan a seguir de cerca la iniciativa a consulta popular a la cual apoyaron. Podría pensarse en que llegó a cierto punto el fracaso legislativo que ahora los ciudadanos han decidido que se les considere para diversos temas, sin embargo, no debe dejar de considerarse el que la consulta popular ha tomado más un tinte político, de propaganda y precampaña de partidos que para lo que idealmente fue considerada en los sistemas jurídicos que primeramente la aplicaron.

Joseph Irwing Olid Aranda