Los correos del público

Los correos del público

Humo de tabaco

Cada día más centros de hospitalidad como son los restaurantes y cafés de la Zona Metropolitana de Guadalajara violan el reglamento para la protección de los no fumadores. El pasado martes 9 de septiembre fui a desayunar a La Cafetería, ubicada en avenida Libertad y Robles Gil, el lugar es acogedor y familiar, anteriormente había un anuncio en donde se especificaba que estaba prohibido fumar, y una banca afuera con un cenicero, donde las personas terminaban de consumir su cigarro antes de ingresar.

El restaurante está adaptado en una casa vieja de la colonia Americana, donde el jardín que la rodea, pequeño pero agradable, está habilitado con pequeñas mesas con sombrillas que las protegen, para consumir, los exquisitos alimentos y café que ahí se ofertan.

Sin embargo ahora también ponen ceniceros en las mesas y los comensales fuman sin que nadie se los impida, al quejarme con el personal me hicieron ver que el Ayuntamiento de Guadalajara les autorizó que ahí se fumara, lo cual contradice el Convenio Marco para el Control del Tabaco y la Ley y Reglamento de Protección de los No Fumadores. Es una lástima que cada vez más las personas que nos preocupamos por nuestra salud debamos de renunciar a comer rico y tomar buen café, si es que no queremos salir con dolor de cabeza y el pelo y la ropa impregnados de humo. Yo me pregunto, ¿y la CopriJal a qué se dedica?

Alicia Yolanda Reyes

 

13 años

Este septiembre se cumplieron 13 años de la caída de las Torres Gemelas, desde entonces el mundo cambió y el “terrorismo” se convirtió en el nuevo enemigo de las potencias. Ha sido desde entonces la excusa perfecta para comenzar guerras, para quedarse con recursos naturales ajenos y apropiarse cada vez más de las libertades civiles mediante la creación de leyes que vulneran todo tipo de derechos humanos.

Cualquiera con 5 cm de cerebro sabe que es imposible que un avión hecho de aluminio derribe una torre con estructura de acero con columnas en cada piso también de acero de un metro de ancho prácticamente una al lado de otra con un espesor de 7 cm, es como creer que una mosca puede destruir un matamoscas por ir a mucha velocidad. Es un hecho que existen dos realidades, una virtual, la que nos cuentan los medios, y otra a la que solo tienen acceso los poderosos y uno que otro rebelde pensante, estamos llenos de información superficial que cambia hora con hora pero nadie se toma la molestia de analizarla a profundidad, así que nos pueden contar cualquier cuento y las mayorías estarán dispuestas a creerlo.

Lo cierto es que el 11 de septiembre de 2001, el miedo y la mentira comenzaron a gobernar nuestro planeta, el terrorismo fue un enemigo inventado y organizado por las potencias, la caída de la Torres Gemelas fue una demolición controlada disfrazada, un auto atentado para tener excusas para invadir Afganistán e Irak, controlando las ganancias del opio y el petróleo respectivamente, pero principalmente para crear al nuevo y temible enemigo llamado “terrorismo” acorde con la doctrina de Leo Strauss que siguen los poderosos del planeta para apropiarse e imponer su ley.

No hay que ser un genio para saber la verdad, cualquier investigador de medio pelo nos dirá si quieres la verdad sigue la huella del dinero, así es la historia, no son una serie de hechos inconexos o caprichos como nos han querido hacer creer, simplemente hay que ver los intereses económicos detrás de los hechos: ¿Quién se beneficia con esto? Y mágicamente aparecerá la verdad, hace 2000 años Jesús vino a enseñarnos cómo vivir con amor y que la verdad nos haría libres, hace 13 años la historia cambió, hoy estamos gobernados y dirigidos exactamente por sus contrarios, “el que tenga oídos, que oiga”.

Ricardo Segura Gómez

 

¿Dónde te gustaría vivir?

Llega un narco a un pueblo, y para “lavar su dinero”, crea empresas, las cuales generan empleo, la gente tiene dinero, consume (gasta), crece la economía del pueblo, por lo tanto el  nivel de vida se eleva. Como daño colateral, algunas personas están enfermas, otras mueren por el exceso de consumo de drogas.

Llega un político a un pueblo, lo primero que hace es elevarse  el sueldo, asignarse bonos y compensaciones, adueñarse de terrenos, luego empieza a robar y ese dinero se lo lleva al extranjero, (donde consume), la economía del pueblo se estanca, cierran empresas, la gente se queda sin empleo ni dinero. Como daño colateral, se genera pobreza, algunas personas mueren de hambre, unas más padecen de enfermedades cardiacas, otras se suicidan por el agobio de muchas deudas.

Si no tuvieras otras alternativas, ¿en qué pueblo te gustaría vivir?

Alberto Odria Díaz

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.