Los correos del público

Los correos del público

¿Platos de madera?

El tiempo se encarga de convertir a una persona fuerte, independiente, útil y productiva en una persona débil, enfermiza, temerosa y dependiente. Un cuento paquistaní narra la historia de una anciana que vivía con su hija y su nieto. Conforme pasó el tiempo se volvió débil y enfermiza y en vez de ser la cocinera estrella y excelente administradora del hogar, la abuela se convirtió en una calamidad: rompía platos, perdía objetos y derramaba el agua. La hija, exasperada, envió al nieto a comprarle a la abuela un plato de madera. El muchacho titubeó: sabía que un plato de madera la humillaría. La madre insistió con firmeza, y no le quedó al joven más remedio que ir en busca del plato. Regresó no con uno, sino con dos platos de madera.

“¡Pero sólo te pedí comprar uno!”, exclamó la madre. “¿Acaso no me escuchaste?”

“Sí, madre”, respondió el muchacho. “Pero compré el otro  para ti, para cuando envejezcas.”

Según estudios realizados al respecto, la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) advierte que los países latinoamericanos requieren una revisión profunda de las políticas públicas para adecuarlas a una sociedad en la cual habrá cada vez menos jóvenes y más población adulta mayor. Esta transformación exige una readecuación de la infraestructura de los servicios sociales en salud, educación y vivienda, además de un cambio cultural.

¿Qué va a pasar con el sistema de pensiones en México dentro de 25 años? ¿Habrá cobertura en salud suficiente para las personas de edad? ¿El dinero suficiente en el gobierno para programas sociales que atiendan la demanda? El notable aumento esperado de la población mayor para las próximas décadas, y la posibilidad de una larga vida en peores condiciones de salud para las nuevas generaciones, demandará mayores recursos. ¿Estarán disponibles para la tercera edad?

Los datos de la CEPAL ubican a México en el rango de países con menor cobertura de seguridad social y donde casi la mitad de la población adulta mayor no recibe ingresos por concepto de jubilación. Mientras personas sanas y todavía con mucha capacidad están siendo presionadas para jubilarse, otras muchas deambulan por las calles vagando, pidiendo limosnas u ofreciendo sus servicios como empacadores del supermercado.

Nadie puede negar que la población más desprotegida en México es la de la tercera edad. No hay calles, aceras, ni acceso a centros comerciales ni a lugares de esparcimiento que estén acondicionados para permitir a los mayores ser llevados en sillas de ruedas. Y lo más triste es que no sólo los lugares de esparcimiento carecen de áreas y accesos compatibles con personas minusválidas, sino que aún para cobrar su pensión deben hacer largas filas.

En el verano calcinante, en el invierno inclemente, bajo la lluvia o bajo el sol, hacen fila esperando llegar a cobrar su pensión. ¿Cuánto tardan en subir los escalones de las empinadas escaleras para llegar a la caja? Unos dicen que tardan media hora, otros 45 minutos. ¿Cómo suben las personas mayores esos peldaños? Se abrazan del barandal de la escalera (donde hay) y, con todas sus fuerzas —que son muy pocas— van subiendo despacio, a veces ayudados por personas caritativas que se dedican a auxiliarlas. ¿Cómo bajan? Los de mayor edad se sientan en el primer escalón y prácticamente se arrastran por la escalera hasta bajar. Despacito.

Después de trabajar toda una vida ¿es justo que no exista una forma digna y respetuosa de cobrar una pensión? Se gasta tanto en frivolidades, en propaganda, en banquetes, en tantas cosas innecesarias. ¿Y no se puede invertir en un local sin escaleras, o en un techo que cubra a personas de la tercera edad para evitarles –al menos– el suplicio de cobrar su pensión?

Blanca Esthela Treviño de Jáuregui

 

UdeG y sus excesos

Como es muy bien sabido desde hace decenios aquellos quienes ostentan el poder dentro de la UdeG siempre se han caracterizado por ser una clase aparte llena de excesos y lujos, usando el recurso destinado a la educación en beneficio de unos cuantos, ciertamente nuestra universidad ha forjado grandes hombres, ciertamente a pesar del cochinero y del enriquecimiento de unos cuantos ahí esta y ahí sigue. Pues cómo no va a ser esto posible si a un maestro de asignatura le pagan en el orden de 60 pesitos menos impuestos y cuotas sindicales por hora ante grupo, una verdadera miseria en estos tiempos. Hoy las autoridades universitarias han exigido a toda su planilla magisterial actualizarse, obtener maestrías, etc., cosa que no veo mal, el punto es no obstante maestrías, no obstante doctorados incluso, ¿quién jijos quiere ir a clases cuando lo más elemental falta en las aulas? cuando la indisciplina es patente y la falta de respeto al maestro y a la institución misma son una constante, ¿con qué ánimos va un maestro a trabajar por esa miseria para que por si fuera poco, se le retenga el salario porque en administración de la UdeG se decidió que si no había la suficiente currícula se cancelaba sin aviso alguno? Cuando es sabido que por ejemplo en la escuela de Artes, la currícula es Artística y de especialización en algunos casos como piano, danza, coreografía, escultura, en los últimos semestres ya quedan pocos alumnos en dichas materias. Y que no es igual a una preparatoria o Escuela de Leyes o Medicina, y cuando se ve la injusticia de la que son víctimas los profesores. Por si fuera poco, se sabe por fuentes fidedignas que en el piso 6 de la torre de la UdeG se están haciendo remodelaciones con mármol y comprando jacuzzi y cosas de lujo para el Nuevo Virrey Tonatiuh Bravo y sus estresados compinches que necesitan de un spa privado al lado de su despacho, ¿cómo es posible que se permitan estos excesos? ¿Cómo es posible que existan escuelas donde las carencias son patentes y que en los sueldos de los funcionarios de medio y alto rango son altísimos? ¿Y el del Virrey mayor al del actual Gobernador?

¿Cómo jijos de la jijurria un presupuesto por más alto que se tenga va a alcanzar cuando tenemos gente tan pobre de mente y tan chiquita de espíritu al frente de tan noble institución? No lo comprendo, pero sí debería de hacerse una investigación a fondo, por lo pronto yo apoyo a los profesores y profesoras de la Escuela de Artes pertenecientes al CUAAD a que trabajen bajo protesta y que malamente y por culpa de estas personitas cortas de vista y corruptas injustamente hasta puedan verse obligados a cerrar la escuela.

Conrado Trapero Alessio

 

Inútil operativo

El sábado pasado se jugó el primer partido de Primera División (hoy Liga MX) entre el Atlas y los Leones Negros desde 1994. Oportunamente las autoridades civiles previeron que el estadio se llenaría, o estaría cerca de hacerlo. Lo que no fue tan oportuno ni tan eficiente fue el operativo realizado por la policía que llevó a cabo un primer “filtro” para evitar que se acercaran al inmueble personas sin boleto. El resultado no hizo mayores diferencias en el flujo de los aficionados en los túneles y las escaleras del estadio. Sin embargo sí ocasionó un innecesario cuello de botella en las calles aledañas que volvió torpe el ingreso. Quienes fuimos previsores logramos entrar al estadio instantes antes del silbatazo inicial pero miles de aficionados se perdieron los primeros minutos de juego. Menos mal que las emociones en los juegos del Atlas siempre ocurren en los últimos instantes.

Bernardo Masini Aguilera

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Tel: 3668-3100 ext.33121

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

Aquí las fotos: Envíe sus imágenes a internet.gdl@milenio.com