Los correos del público

Los correos del público

Carta abierta

Al rector general de la Universidad de Guadalajara, Tonatiuh Bravo Padilla:

Hoy lunes 18 de agosto, en el contexto del inicio del semestre 2014 “B”, le escribo como profesor de asignatura de los Departamentos de Historia y Filosofía del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), para formularle, públicamente, 10 preguntas y una posdata, sobre la situación que guarda, financiera y económicamente, nuestra universidad.

La primera pregunta dice así: ¿Por qué tanta impertinencia en los cambios administrativos recientes, hechos a hurtadillas poco antes del periodo vacacional?

La segunda cuestión es la siguiente: ¿Se trata de perjudicar, con medidas tan ineptas, a las y los maestros más desprotegidos, los profesores de asignatura?

La tercera interrogante la enuncio así: ¿Por qué siendo la tradición que se nos pagara por adelantado, al igual que a todas y todos los demás, ahora se decidió perjudicarnos, no pagándonos la primera quincena de agosto y, además, condicionarla a un mínimo de alumnos inscritos, cerrando tal medida el 30 de julio, es decir, en pleno periodo vacacional, cuando ha sido la norma que la primer semana de clases las y los alumnos lleguen apenas a inscribirse?

La cuarta interpelación: ¿Es, como se rumora, por el hoyo financiero abierto por el carácter insostenible del equipo de los Leones Negros, que nada tiene que ver con las tareas sustantivas de nuestra universidad?

La quinta duda: ¿Qué pasará con los 120 millones de préstamo de nuestro fondo de ahorro? ¿Se harán perdidizos, como se hizo en el pasado con otros fondos?

La sexta es sobre libros: ¿Acaso tiene idea de lo que cuesta un buen libro de filosofía o de antropología, áreas en las que doy clases?

La séptima perplejidad es sobre el pago por hora clase: ¿Cuántos horas clase cree que se necesitan para hacerse de buenos libros y estar, de ese modo, capacitado para estructurar los programas de cada semestre? Por cierto, ¿por qué tanto problema para decir públicamente lo que usted gana?

La octava sospecha expresa: ¿Es esta, precarizando todavía más la de por sí precaria vida de las y los profesores de asignatura, la mejor manera de garantizar una enseñanza de calidad como lo sostuvo en su discurso de asunción de la rectoría general?

La novena, y ya casi estoy terminando: ¿Para usted la educación es un problema de mera contabilidad, a la manera de un contador privado (de razón) formado en la Academia Torres Andrade, cuestión más de numismática, Aristóteles dixit, que de economía?

La décima y última: ¿Será capaz de responderme, y respondernos a todas y todos los maestros de asignatura, públicamente, que bien merecemos una explicación de su máxima autoridad? ¿Es usted esa autoridad, o… a quién me dirijo?

Le recuerdo, en este contexto, que desde el 20 de junio pasado, a ya casi un mes, le solicitamos una aclaración, como miembros del Colectivo de Reflexión Universitaria (CRU), sobre si el famoso préstamo de los 120 millones de pesos ponía o no en peligro la viabilidad financiera de nuestra alma máter. Seguimos esperando su respuesta.

P.D. ¿En realidad cree que como rector general de la Universidad de Guadalajara puede hacer lo que quiera impunemente? Lo real de la historia tiene facetas que los de arriba ni siquiera sospechan, enhorabuena por el búho de Minerva y su vuelo crepuscular, pero mi apuesta va más por el lado del viejo topo de la historia; ello independientemente de que “ni nos vean ni nos oigan” ustedes, los de allá arriba.

J. Ignacio Mancilla, Profesor de asignatura y miembro del Colectivo de Reflexión Universitaria

 

Oscura reflexión

Prefiero pensar que soy un paranoico, deseando en lo profundo estar equivocado. He vivido en los últimos años con la siniestra e incrustada idea sobre la posibilidad de que los mexicanos estemos sometidos a un montaje teatral que llega más allá de la perfección, operado y dirigido por las cúpulas gubernamentales, políticas, capitalistas y eclesiásticas. No es una afirmación ni un yo acuso, sino simplemente es una idea, una reflexión en razón de múltiples indicativos que surgen a la luz y del fango en el que nos encontramos sumergidos, en el que rige en la práctica, en proporciones mayúsculas los  “postulados” no escritos de una corrupción sistematizada y monumental, tan enquistada,  que abraza prácticamente todo lo concerniente al latir de toda una nación. Me aterra pensar en un hipotético caso, que la izquierda mexicana en todas sus versiones, -partidos, líderes, plumas etc. -en teoría fuerzas de oposición, adalides de la igualdad y de un México más justo, que estén, tras bambalinas, hermanados por intereses, en el nirvana de las cúpulas, junto con los medios de comunicación, comunicadores, de la misma tendencia. Mencionándolo de manera literal: Que se trate de paleros. Si este fuese el caso, el escenario sería monstruoso, aunque ya nada nos sorprende.

Francisco Benavides Beyer

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.