Los correos del público

Los correos del público

La religión en el mundo

“La religión es el opio del pueblo”, reza la frase pronunciada por Karl Marx en la introducción que hiciere para la - Contribución a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel- y que al parecer, retrata un estigma que se le ha colocado a toda creencia que consista en fe. Pero la realidad es que la religión, es algo más que eso, la religión ha existido desde tiempos remotos, desde que se trató de encontrar una explicación a lo que ocurría en el mundo, se comenzó a creer en un “algo” que mueve los hilos invisibles de la tierra, de la humanidad, de la vida. La religión pues, en palabras del mismo Marx es “la interpretación general de este mundo… su exaltación, su sanación moral, su solemne complemento, su consuelo y justificación universal”. La religiosidad es también un activo social que busca la paz entre las naciones, busca la unión universal en un “Dios”, un ser bondadoso que puede darle a la humanidad un motivo para creer en el mismo ser humano.

En estos días que muchos hablan del movimiento local que tiene su festividad aquí en Guadalajara, La Luz del Mundo, en el cual reúne a más de 300 mil adeptos a dicha fe con el objetivo de dar su propia interpretación de los significados de fraternidad, amor, paz y unidad; es en ese tipo de celebraciones cuando se conoce el verdadero significado de religión. La religión así como la viven los “hermanos” o como la viven los testigos de Jehová, los católicos, mormones o cualquier movimiento religioso, no tiene que ser “opio” (en el término peyorativo con el que se utiliza dicha premisa) para el creyente, sino  un estado de búsqueda de la unión y solidaridad entre todos. Cuando la religión se transforma, (o la transforman), se convierte en competencia que busca ya no la religación del adepto con su Dios, sino la competencia monetaria, de poderes y capacidades políticas, persiguiendo ganancias aprovechadas y malsanas que sólo logran enriquecer a algunos y fragmentar la pureza de la fe. La religión y su mística no es la institución que imparte la forma de practicar la fe, la religión es algo puro y vital para todo ser creyente y no creyente, porque la religión forja, como dicen en la Luz del Mundo “Buenos ciudadanos para el mundo y buenos cristianos para Cristo”.

Josué Vázquez Faz

 

Inundaciones

Como dicen por ahí, al César lo que es del César y a dios lo que es de dios. Las inundaciones por lluvia en la avenida López Mateos Sur, han sido provocadas por el hombre, pues los cierres a los pasos naturales, obligan a las aguas estancarse, ya que su paso natural ha sido cerrado y con ello, no las dejan correr y salir libres como antes. Ya sea en el fraccionamiento Bugambilias o Agua Blanca, Agua Prieta, etc, eran pasos libres para el agua, pues vienen del Cerro del Colli y con la cantidad de pavimento y pocas bocas de tormenta, se llenan las avenidas y laterales, pues el estancamiento obliga a desbordarse  por donde pueden.

Así que a los iluminados ingenieros constructores de avenidas de esta gran ciudad, les pedimos que para las próximas vialidades le piensen un poquito y no nada más ganen los concursos de construcción, sino que garanticen su trabajo y se les retenga por 10 años una cantidad fuerte de dinero, para que haya una obligación de su parte.

Por cierto, ¿sabe usted quién construyó esa vialidad y en qué sexenio y qué partido estaba en el poder?

Alejandro Hernández Durán

 

Reguero de pólvora

En México, muchísima gente está enojada con todo lo que sucede en todos los órdenes y niveles de gobierno,  pero no saben cómo manifestar su descontento, se palpa en la calle, en el campo, en los medios de comunicación,  en las redes sociales, en las cartas de los lectores y hasta en reuniones familiares, pero no encuentran canales adecuados para que sus reclamos tengan eco y logren verdaderos cambios en  las estructuras de gobierno.

Supuestamente los partidos políticos deberían ser esos conductos para aglutinar el descontento popular, pero hace mucho que perdieron nuestra confianza, solo voltean a ver al ciudadano cuando hay elecciones, después hacen lo que quieren sin importar el color del partido en cuestión,  la democracia se ha convertido en una trampa sin salida, en un círculo vicioso; mientras los partidos se alejan de la gente, gobernando en contra de las mayorías, repartiéndose el dinero  como delincuentes, el ciudadano está cada vez más descontento y aislado.

Si juntáramos a toda esta gente molesta en una manifestación  necesitaríamos  50 zócalos  como el de la Ciudad de México, es la gente que mantiene de pie a México, la que produce todos los días, la que paga impuestos, la que aguanta estoicamente que algo cambie, son gente de bien que piensa que protestar es perder el tiempo y  ser parte del caos, perjudicando al país que quieren tanto, esta situación es peligrosa,  podría salirse de control, es como un reguero de pólvora, alguien podría juntarla y hacerla estallar.

Jonathan González Espinoza

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.