Los correos del público

Los correos del público

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax

3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

• • •

Tampoco transvales

Desde meses recientes la movilidad en Jalisco -a través de la aplicación de las leyes-,  se ha convertido en una arena, campo de batalla y/o ring según sus participantes. Desde los primeros episodios de esta pugna moderna, cuando los camioneros de la mano del gobierno estatal anunciaban aumentos a las tarifas en épocas vacacionales para que los estudiantes no protestaran por dicho aumento -como si las vacaciones invalidaran el actuar y pensar de la sociedad-; hasta los más modernos episodios en los que se aplica exageradamente la ley tanto para unos como para otros.

En estos días y en las pasadas vacaciones ha habido gran sinnúmero de quejas y protestas por redes sociales a causa de la incertidumbre respecto al uso y desuso de los llamados “Bienevales” y “Transvales”. Por un lado los Bienevales -aún estando en temporada de clases, algunas universidades no udeg-centristas-, ya no se aceptaban argumentando que era temporada vacacional, cuando los propios Bienevales y algunas figuras políticas estatales habían dicho que estos serían válidos hasta el último día de su vigencia.

Ahora, desde el primero de agosto, y con fenomenal puntualidad para aplicar la ley, la mayoría de los transportistas han dado estrictas órdenes a los choferes para que por ningún motivo acepten toda aquella credencial que haya perdido su vigencia, como las de la Universidad de Guadalajara, cuya gran mayoría de estudiantes no han renovado el holograma por razones de la propia Universidad como el que estos no estuvieran antes de salir de vacaciones, que no hubiesen estado debidamente cargadas las órdenes de pago o que simplemente los estudiantes desconocieran. Cabe recordar que durante mucho tiempo se había sobreentendido tanto por la Universidad, los estudiantes y la Secretaría de Movilidad que esa vigencia “julio” o en caso “enero” siempre iba acompañada de una prórroga de casi un mes para que nadie quedara desamparado de este beneficio para nosotros los estudiantes.

Quizá esa tendencia de aplicar con gran rigor la ley sea buena, pero veamos que para ambos lados se aplique. Porque hasta el momento solo hemos visto casos aislados de ese gran rigor a los transportistas y las irregularidades parecen esparcirse más. Quizá tal y como dice la propaganda descomunal de la Línea Tres del Tren Ligero no sea así y de verdad la movilidad vaya a cambiar para bien. Mientras tanto a seguir en la guerra con los transportistas.

Joseph Irwing Olid Aranda

• • •

¿Tan mal estamos?

No me considero priista, pero un reciente artículo en The Economist inspira a dedicarle unos párrafos a la situación del país y a los innegables logros del gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto, sobre todo los relativos a los cambios legislativos que apremiaban desde hace más de 15 años: en materia laboral, educativa, tributaria, de telecomunicaciones y sobre todo energética.  La inacción en el Congreso se remonta a la segunda mitad del sexenio de Ernesto Zedillo y a la hoy llamada “docena trágica”: los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón, ambos emanados del Partido Acción Nacional (PAN).

Reconozco que durante mi adolescencia me formé considerando al Partido Revolucionario Institucional (PRI, partido al que pertenece Peña Nieto), como el más grande obstáculo al crecimiento del país y a una vida pública democrática y abierta.  El PRI encarnaba todo mal y había que erradicarlo de la silla presidencial para verdaderamente llevar a México al siguiente nivel y eso fue lo que festivamente hicimos los mexicanos en las ya lejanas elecciones de 2000: elegimos (mi voto está incluido ahí) a Fox, un candidato ranchero que parecía tener mucho arrojo, pero que gobernó como quien nada de muertito en un chapoteadero.  El gobierno siguiente, el de Calderón, fue todo lo contrario: se la pasó dándole palazos al avispero y la mucha sangre derramada de civiles, militares y criminales marcó su administración.

En 2012 EPN certificó una elección que tenía ganada desde un par de años antes.  Se le ha criticado por inculto, por no hablar inglés, por ser manipulado por Televisa y por Carlos Salinas, y por ser miembro del partido que encarnó para mi generación retroceso y opresión (2 de Octubre no se olvida).  Ahora, y a pesar de que no voté por EPN (juraba que nunca votaría por el PRI cuando adolescente, cosa que ya he hecho aunque no a nivel federal), creo que es válido reconocer que su gobierno no se ha caracterizado por ser opresor ni en la vida pública ni en los medios de comunicación (al menos no de forma obvia); que la violencia y el crimen organizado, aunque persisten y en algunos lugares de manera muy fuerte, no son ya los temas que más ocupan a los mexicanos (esta semana, por ejemplo, el tema del salario mínimo acaparó los espacios en los medios); y, que en los últimos veinte meses los congresos han sido más productivos que en los últimos veinte años…

Es cierto que las reformas legales están llegando a la parte más compleja: la implementación.  Es cierto también, que algunas lucen sumamente deficientes (como la fiscal), pero no se puede negar que es positivo ver que el gobierno está siendo propositivo y está buscando mover al país en la dirección que considera apropiada (lo cual es sin duda mejor que el nado de muertito foxiano y la cerrazón calderoniana).  Algunas de las reformas han dado frutos muy rápidamente (la venta de activos de América Móvil derivada de la nueva legislación en telecomunicaciones, por ejemplo) y en otras habrá que esperar a la ejecución para ver los resultados (aunque los costos se comiencen a sentir desde ya, como en el caso energético).  En el largo plazo, el panorama luce halagüeño aunque sigue requiriendo de tesón, disciplina y seguramente ajustes sobre la marcha.

No recuerdo a quién le leí hace unos doce años una columna (recuerdo que era mexicano y tenía años viviendo en Francia) en la que hablaba de unas vacaciones que recién había pasado en la Ciudad de México: se quejaba de la complicada cotidianeidad que se vivía en la ciudad en aquellos años (caos vial, corrupción, carencia de educación cívica).  Al final remata diciendo algo así como: qué bueno que regresé a México para recordar las razones por las que me fui a París.  Una parte de mí teme que los gobiernos panistas sólo nos hayan servido para valorar el lado positivo de los gobernantes priistas… aunque depende de nosotros mismos inhibir la aparición de sus rasgos reprobables.

Iván Dávila