Los correos del público

Los correos del público

Violencia

Recientemente una colega médica del IMSS de Zamora fue privada de su libertad, torturada y finalmente mutilada como  una supuesta reacción a una presunta negligencia médica. Acto que debe ser reprobado de manera absoluta por toda la sociedad y las autoridades deben ejercer una justicia pronta y expedita. ¿Qué está  sucediendo en nuestra sociedad, donde el médico, antes reconocido y, hoy está siendo amenazado, violentado, agredido, y hasta asesinado? ¿De dónde viene esta violencia? La profesión médica es ahora tan riesgosa como otras, lo que se ha disparado en los últimos años.

El Dr. José Figueroa Campos del CUCS reporta en 2012, que una investigación realizada en un hospital regional de Jalisco entre 250 trabajadores, reveló que alrededor del 10 por ciento recibió agresiones verbales o físicas de los pacientes. Esto junto al aumento de demandas legales, donde resalta el caso reciente de los 16 colegas médicos de pediatría del IMSS en Jalisco sometidos actualmente a juicio penal y  que dio pie al surgimiento del movimiento medico #YoSoy17, demuestra que algo está mal en nuestro sistema de salud, pero esto no es gratuito, tiene una explicación.

La sociedad actual en la que se desenvuelve el  médico, ha cambiado durante las últimas décadas en nuestro país, implantándose el  sistema neoliberal en la economía y la salud de ser un bien social tutelado por el estado, se ha convertido en una gran mercancía.

Hoy se habla de la Industria de la Salud, que ha llevado de manera  gradual a desmantelar el Sistema Nacional de Salud, modelo que está fundamentado en principios económicos de rentabilidad y beneficio. Este se refleja entre otras situaciones en: Gasto  público en salud insuficiente, México es de los países que menos porcentaje de PIB dedica a esta área; la organización actual del sistema de salud privilegia cantidad sobre calidad; precariedad laboral, que obliga a muchos profesionales al pluriempleo médico; falta de infraestructura e insumos para las exigencias actuales del sistema de salud; sobrecarga de trabajo al personal; despersonalización del acto médico con ruptura en la relación médico-paciente a través de medidas de organización que dejan cada vez menos tiempo para el contacto con el paciente; la formación universitaria desfasada, sobre todo una menor formación humanística del profesional; privatización de algunos servicios.

Todo ello ha convertido a los hospitales en  ollas de presión, y quien da la cara ante el paciente somos  los médicos, por lo tanto son los que reciben las quejas, agresiones, demandas, de parte de los pacientes que pueden tener razón, pero deben entender que no es el directamente responsable de trabajar en instituciones desmanteladas, pauperizadas, corrompidas, y que juntos debemos exigir un cambio de paradigma en la salud.

Los médicos tenemos el deber ético de atender a nuestros pacientes con la mayor calidad y calidez posible y los gobiernos tienen el deber de asegurar que existan las condiciones apropiadas para ello.

Jaime Arias Amaral

 

Unidades deportivas

Desde que el gobierno priista tomó nuevamente el poder en Guadalajara, una de sus estrategias –populistas ha sido el remozamiento de parques públicos y unidades deportivas, actualmente remodelaron, entre otras, la unidad deportiva de Isla Raza e Isla Antigua, de la colonia Jardines de San José, de la cual podemos decir que el trabajo hecho hasta ahora ha sido en parte bueno, y por qué digo en parte, pues porque a una semana que abrieron sus puertas al público, aun hay una sección de dicha unidad que han dejado inconclusa rodeada de alambrado y con unas grandes excavaciones, por lo tanto, debemos de reconocer que por un lado, la inversión para dicho centro deportivo ha sido positivo puesto que realmente han mejorado las instalaciones (en el supuesto que terminen pronto la parte inconclusa), sin embargo, al ir observando día a día y escalonadamente la remodelación en esta unidad, uno de mis temores constantes era que sucediera lo mismo que ha pasado con otros parques públicos remozados, que una vez inaugurada la obra, con sus respectivas fotos de los gobernantes bien peinados navegando con bandera de “arriba el deporte y la convivencia familiar”, unas semanas después se notaba que no contemplaron el mantenimiento constante que deben de recibir tanto las áreas verdes como los juegos y aparatos para ejercicio que ponen en cada parque, y que después de un tiempo están que dan pena. Pues bien creo que mi temor con la unidad de Isla Raza se está cumpliendo, puesto que me he dado cuenta que los baños están como si no los hubieran arreglado, en una cancha de basquetbol ni siquiera se puede botar el balón por tanta basura que hay de los árboles. Bien, señores del COMUDE es un llamado para que en sus próximas planeaciones contemplen en el presupuesto para remozamiento, el mantenimiento constante a estos centros deportivos y de convivencia familiar.

Luis Antonio Sánchez Botello

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.