Los correos del público

Los correos del público

Si escupes al cielo…

Un anuncio muestra a todo color una calavera sobre una canasta de enormes y apetitosas frutas.  En el trasfondo se aprecia una avioneta que fumiga los vastos sembradíos junto a aguas cenagosas.  El mensaje: las frutas y verduras del Tercer Mundo representan un peligro de muerte al consumidor en países desarrollados.

Las mesas, refrigeradores y alacenas de los países más afluentes están saturados de comestibles del Tercer Mundo.  Los accionistas de compañías transnacionales productoras de fertilizantes e insecticidas no consideraron jamás la posibilidad de que sus propios hijos y nietos serían contaminados por los agentes tóxicos prohibidos hace décadas en el Primer Mundo, y que después exportaron irresponsablemente a países en desarrollo con un amplio margen de utilidad.  Hoy regresan productos del campo tercermundista contaminados a los estantes de los supermercados del Primer Mundo.

La desenfrenada carrera sin escrúpulos de compañías transnacionales, y la ansiedad de producir más y a menor costo de los agricultores, lleva a los pueblos de la Tierra a descuidar la salud de las poblaciones y de los campos. Los graves efectos de la producción irresponsable son cada día más escalofriantes.

Los griegos llamaban ‘cosmos’ al orden que rige a la naturaleza, motivo por el cual el desarrollo de sus ciudades trataba de imitar la belleza y el orden de las leyes naturales. Todo desarrollo urbano debía respetar el carácter moral del crecimiento: tomar en cuenta la esencia de cada ser, y la mutua conexión y dependencia en un sistema ordenado: el ‘cosmos’.  La ley moral prohibía utilizar irresponsablemente las diversas categorías de seres vivos o inanimados, animales, plantas, minerales. Tenían la fuerte convicción de que los recursos naturales eran limitados. La conciencia del ‘cosmos’ les prohibía moralmente usarlos con dominio absoluto, como si fueran inagotables; de hacerlo peligraba su futura disponibilidad, no sólo para ellos, sino para las futuras generaciones.

Si preguntamos a alguien del Primer Mundo qué sentido tienen sus ambiciones, su vida ajetreada, nos dirá a menudo que se afana por dar a sus hijos una vida mejor: un acto de trascendencia. ¿Qué consecuencias tiene para las futuras generaciones, pueblos y culturas el dar una “mejor vida” a los hijos de hoy?

El uso de los recursos y el modo de utilizarlos no debe olvidar el respeto a las exigencias morales del desarrollo de las que hablaban los griegos. El dominio sobre las cosas y los seres de la Tierra confiada al hombre por el Creador no es un poder absoluto y, a mayor conciencia, no se habla ya de libertad para “usar y abusar”.  Un dicho popular dice que cuando escupimos al cielo, en la propia frente nos cae la baba.

Ante el irracional maltrato a la naturaleza y el agotamiento de las materias primas no renovables en las sociedades de consumo que hemos creado, surge la imperiosa necesidad de una verdadera evolución de la conciencia humana: la vinculación de la supervivencia con el respeto al universo deja de ser una experiencia sólo para los místicos, y se convierte en parte de la ciencia, la cual se une así más de cerca a la vida.

La historia humana es inseparable de la historia de su medio ambiente, y registra fielmente tierra y aguas contaminadas, aire envenenado, viviendas insalubres, transporte contaminante y relaciones sociales violentas que se dan tanto en los países pobres por el desconocimiento del cuidado al medio ambiente, como en los países afluentes al producir substancias tóxicas y exportarlas con enormes ganancias sabiendo sus consecuencias.   

Urge que la humanidad se vuelva consciente de su relación con el cosmos.  Esta relación no pretende tener un conocimiento exacto del universo, sino conocer el papel que cada uno de los integrantes de la Tierra desempeña en ella: el sentido de cada vida humana, cada pájaro, cada flor.  El respeto a la tierra, al aire y al agua no tolera la contaminación del espacio donde vivimos. Ninguna empresa nacional o internacional tiene el derecho de agredir o destruir lo que el inmenso proceso de evolución tardó billones de años en construir. No nos es permitido exterminar lo que no hemos creado.

Blanca Esthela Treviño de Jáuregui

 

Vales

Las tarjetas de vales de despensa que contrataron funcionarios universitarios y/o representantes sindicales, son un fraude. No obstante, quien(es) hayan sido los contratantes seguramente recibieron una jugosa comisión. En primer lugar, la tarjeta que nos fue entregada apenas en enero pasado, nos fue retirada y repuesta en marzo, porque no pocos plásticos habían sido clonados, fue la lacónica explicación que recibimos; además que a muchos profesores y trabajadores no les abonaron la cantidad correcta en el primer mes, o sea, enero. En segundo lugar, no es aceptada en empresas con las que supuestamente tiene convenio, entre éstas señalo a Ópticas Calpini y Suburbia. Entes que están enlistados en  la página electrónica de la empresa Edenred, S.A. de C.V., incluso, es sencillamente imposible registrarse en dicha página para consultar el saldo, lo que sí es posible si se envía un SMS, pero éste tiene costo, lo que me lleva a sospechar que es un vil chantaje, por lo que sospecho también, recibe comisión de las empresas telefónicas beneficiadas.

Quien tenga vela en el entierro, que corrija las deficiencias señaladas o cambie de proveedor. 

Gustavo Monterrubio Alfaro

 

El colmo del localismo

Como todo buen norteño, orgulloso de su patria chica, un paisano lagunero -en este caso patológicamente fanático- proclamaba en una conversación que en Torreón hasta los delincuentes tienen atributos inauditos de bondad, humanismo e inteligencia. Llegó al grado de afirmar que los laguneros víctimas de la delincuencia, ante tal magnanimidad, siempre quedan agradecidos y conmovidos, en especial, con los asaltantes por su alto nivel de caballerosidad. El colmo de los colmos.

Francisco Benavides Beyer

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Tel: 3668-3100 ext.33121

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

Aquí las fotos: Envíe sus imágenes a internet.gdl@milenio.com