Los correos del público

Los correos del público

“Mamá” Rosa

Yo soy de Zamora Michoacán y he sabido de la casa de Mamá Rosa desde que tengo memoria. Tengo 60 años de edad, por tanto esa casa debe tener mínimo unos 55 años de existencia.

Ya no vivo en Zamora desde que cumplí 15 años, pero siempre he leído y escuchado sobre esa casa en muchos medios tanto impresos como electrónicos y sólo hasta hoy escucho hablar tan mal de lo que ahí se hace. Siempre había escuchado cosas buenas. Hasta alguna vez leí un artículo sobre ella y su labor en la revista Selecciones del Reader’s Digest. Y conozco a parientes cercanos de Rosa Verduzco y son personas y familias honorables. Algunos de ellos fueron mis compañeros de escuela y otros mis compañeros de trabajo.

Pero lo que se hizo bien en el pasado no es garantía de que se haya estado trabajando bien ahora. Además para atender a tanto niño seguramente Rosa tenía ayudantes, y no sabemos de la honorabilidad de estos ni si Rosa sabía delegar y supervisar adecuadamente.

Pero independientemente de si Mamá Rosa y su institución ahora son culpables o no de lo que se les acusa, siento aquí una enorme perversidad por parte de los gobiernos que ahora toman este caso y me dan repugnancia. Una más que se suma a otras tantas acciones de nuestros gobiernos como el caso de la guardería ABC en Hermosillo.

Me repatea en el estómago que ahora el gobierno finja hacerse el sorprendido. Como siempre. La casa de Rosa al ser albergue, asilo, al ser escuela, tuvo que tener licencias de la Secretaría de Educación Pública, de la Secretaría de Desarrollo Social (DIF), de la Secretaría de Salud, del Registro Civil, de Protección Civil, para poder operar. No puedo creer que no tuviera licencia pues es una casa de más de 55 años y superarchirrecontraconocida en Zamora, y hasta de fama nacional e internacional (buena o mala). Entonces seguramente sí  debía tener las licencias. Pero para renovar licencias, cuando estas se solicitan,  las dependencias deben siempre ir a auditar y ver si se merece la renovación o si procede una suspensión de las licencias o hasta alguna sanción. Y también hacer auditorías sin previo aviso, y más aquí que hay tanto niño.

Y si tantos donativos recibía, ¿nadie fue a supervisar que se hiciera buen uso de ese dinero?

Se dice que el mejor trabajador, o el mejor profesionista, no es el que resuelve mejor los problemas, sino el que los previene y evita que sucedan.

Aquí el gobierno no previno nada, por tanto es cómplice.  Y o Rosa cayó de la gracia de alguien que la protegía y que la quiere perjudicar ahora por alguna venganza, o alguien se quiere quedar con su institución para hacer negocio. Pero el gobierno no se puede lavar las manos de su culpa en esto.

El nuevo gobernador de Michoacán dijo en el noticiero de Pepe Cárdenas que no estaba enterado de la existencia de esta casa. No lo creo. Y menos si él era rector de la Universidad de Michoacán. De alguna forma tuvo que haber sabido de la existencia de esta casa – escuela. ¿Pues qué no conoce su estado?

En Zamora este albergue no está en un cerro, ni está en un suburbio escondido. Está en una zona muy comercial, frente a una gran avenida y junto a restaurantes y tiendas. Además es escuela con primaria, secundaria y prepa, según escuché en los noticieros de televisión. ¿Cómo pudieron tener 20 toneladas de basura y nadie darse cuenta antes? ¿Dónde pudieron guardar tanta basura sin que al menos emitiera malos olores?

Y si como dicen en los medios hay denuncias contra Rosa y su casa o albergue desde hace 10 años, ¿por qué no fueron atendidas desde entonces?

Todo esto, sea cierto o no, es una perversidad más del gobierno. Da asco. Al gobierno y a los políticos sólo les importan las elecciones y el dinero. Y en eso se les va su tiempo y no en de veras gobernar.

Rosa también ha hecho muchas obras buenas a lo largo de tantos años. Esperemos que los que fueron beneficiados por ella, también hablen en su defensa, porque en los medios sólo se están escuchando a los que hablan mal. Yo no conozco ninguna institución en el mundo de la cual se hable de todo 100 % bien.

Lo malo es que los que hablan mal de alguien y los malintencionados siempre hacen más ruido y más escándalo que los que hablan bien o que lo hagan con buenas intenciones.

Pero “después del niño ahogado, el pozo tapado”, ahora sí a revisar albergues, guarderías, etc. ¿No se dijo lo mismo cuando la guardería ABC? ¿Cuántas veces se ha dicho lo mismo?

Pero esto seguramente va a seguir sucediendo una y otra vez. Sólo esperemos que Mamá Rosa tenga un juicio imparcial y apegado a la ley. ¿Se podrá? Lo dudo.

Enrique Acevedo A.

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.