Los correos del público

Los correos del público

Sobre el lago de Chapala

Leí con gran interés el artículo y sobre la desaparición de especies de peces nativos de Chapala como el charal y pescado blanco. Felicidades por exponer el tema pero aclararía que estos solo son síntomas del problema fundamental que venimos ignorando hace años.

Desde hace 50 años se sabía que esto iba a pasar y peor es que sabíamos los remedios necesarios pero no se querían tomar. El gobierno más que nadie lo sabía. La prueba es donde estamos, con un lago moribundo y el gobierno formando comités y hablando de cuotas de agua.

Parece que nunca va cambiar esto.  Desde hace más de 35 años cuando regresé a Guadalajara de estudiar Ciencias Marinas y Acuacultura en la Universidad de California en Davis se veía venir con facilidad que en Chapala este tipo de cosas obviamente sucederían.

Entonces por invitación nuestra vino, entre otros, un maestro, el Dr. Charles Goldman del Departamento de Ciencias Ambientales y experto en Limnología también de la misma Universidad de California en Davis para ver el lago de Chapala y dar su opinión sobre cómo salvar el lago. Esta invitación nació del conocimiento y experiencia que el Dr. Goldman tenía en California como uno de los artífices principales del plan de rescate y conservación del lago Tahoe, que estaba pasando por una crisis creciente de contaminación, confusión administrativa y conflictos de interés similar a muchos de los problemas de Chapala. Lo técnico y político tenían que resolverse y se resolvieron en California pero no aquí.

En términos de organización, el lago de Tahoe fue rescatado poco a poco y las tendencias revertidas por toda una serie de acciones a través de los años que fueron coordinadas y metódicas y que aún continúan entre científicos, gobierno federal, así como ambos estados de Nevada y California, trabajando de la mano con la sociedad civil y universidades.

En Guadalajara en esa época de los tempranos años 80 tuvimos varias reuniones con personas de gobierno y particulares sobre el tema. El ingeniero Jorge Matute, enamorado de Chapala y amigo de mi padre, nos abrió muchas puertas para explorar el tema con autoridades y personalidades de la época. Se trató de buscar la forma de implementar, toda proporción guardada, el modelo y la organización que estaba funcionando en California con el lago Tahoe con el apoyo y patrocinio de la Universidad de California, el Gobierno de Estados Unidos y otras instituciones extranjeras e inclusive las Naciones Unidas interesadas en apoyar si lográbamos el aval oficial del gobierno de Jalisco. Después de varios meses se abandonó el tema pues se vio que era imposible vencer la inercia y desinterés local, principalmente del gobierno, que como rector se esperaba y era imprescindible hiciera cabeza en cualquier esfuerzo pues el gobierno manifestaba su interés sin decir cuándo ni cómo y más bien defendía el status quo esencialmente negando que había un problema tomándolo como tema interesante a “considerar”.

Esto nos hizo reflexionar sobre otro plan fracasado que desde aún años más atrás se planteó el plan Lerma Santiago en la época del profesor Juan Gil Preciado, quien propuso un manejo visionario, congruente e integral de la cuenca con una ruta de trabajo definida para el cuidado y manejo de la cuenca desde su inicio pasando por Salamanca, Guanajuato y llegando a Jalisco. Este plan se abandonó por los gobiernos posteriores estatales y federales que se tienen que reinventar cada cambio de gobierno por razones obvias. Si él no pudo, pensamos, habíamos sido ingenuos en intentarlo nosotros.

Ahora casi medio siglo después seguimos sin hacer lo que se sabía desde entonces se debe hacer. No somos capaces de cuidar nuestros recursos naturales comunes más valiosos por falta de capacidad como sociedad y gobierno. Aunque hay muy buena gente que es muy capaz laborando en las dependencias oficiales son insuficientes ante la maquinaria de los intereses creados y la falta de voluntad política de altísimo nivel para hacer lo que se necesita para que se pueda controlar a las empresas privadas y para-estatales y a las ciudades y estados que contaminan toda la cuenca y el lago en sí.

Estas cosas son imposibles no solo en Chapala pero en todo el país como lo hemos demostrado, no solo en lo hídrico sino en lo forestal y marino también. Recursos hay pero no hay voluntad y el dinero se gastan en otras cosas que ya sabemos los ciudadanos entre los cuales está mantener una clase política cara y mala.  ¿Qué no es prioritario tener agua limpia en nuestros ríos y lagos? La respuesta que nos indica la historia y la realidad es que para nuestro gobierno no. Están más preocupados por cómo seguir siendo reelectos. De cualquier forma gracias por un muy informativo artículo.

Daniel Barreto D.

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Tel: 3668-3121 ext.33121

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

Aquí las fotos: Envíe sus imágenes a internet.gdl@milenio.com