Los correos del público

Los correos del público

Sueldos

Los pobrecitos magistrados electorales, por los miserables haberes que perciben mensualmente, son incapaces de formar su guardadito, en una tienda que otorga abonos chiquititos y precios grandotototes, con el fin de afrontar sus dispendios, porque durante dos años, después de dejar el cargo, estarán impedidos de litigar, en ciertos ámbitos.

Es tan evidente como el día y la noche que el PRI pretende recompensarlos por las marranadas y porquerías que avalaron en 2012, eso sí, quien lo dude es un esquizofrénico y megalómano, porque todas las prevaricaciones que respaldaron fueron escrupulosamente apegadas a la ley. En el colmo, para ocultar la asquerosa ordalía de su inmoral conducta, afirmaron que el Peje si había rebasado los gastos de campaña.

Decía el nefasto profesor Hank González: Todo lo que cuesta dinero, es barato. Y si el dinero gastado es de los contribuyentes, es más barato aún. Estamos ante un caso similar; los priistas disponen del dinero de los contribuyentes para pagar favores mezquinos, ya que gracias a éstos, recuperaron el poder.

No les parece execrable que seamos los agraviados con el fraude electoral, los ciudadanos que no votamos por Peña Nieto y aún los que lo hicieron por éste, los que paguemos insultantes pensiones a parásitos y rufianes enfundados en togas y birretes que destilan pus y detritus por todas partes, además de los de por sí insultantes sueldos y prestaciones de que gozan durante su encargo.

¿Por qué los priistas no legislan para que un obrero o empleado que gana lo estrictamente necesario para vivir al día, y que sea privado de su empleo, el estado le garantice un ingreso durante el tiempo que no encuentre trabajo? Alguien dirá que ya se legisla el seguro de desempleo, pero éste además de ser financiado por el trabajador, cuando dispone del dinero de su Afore, le deducen las semanas cotizadas en el IMSS, equivalentes a las aportaciones que había realizado.

En otro asunto, escuchar a los funcionarios federales afirmar sin empacho que la economía marcha bien, me revuelve el estómago, pues a diario observo a más mexicanos de todas las edades hurgar en los recipientes de basura buscando algo vendible, usable, comible. Y son cada vez más los mendicantes que con diversos argumentos piden una moneda. Entonces debo entender que marcha bien para los Slim y Azcárraga y símiles extranjeros, y cuando a éstos les va bien, es porque a los ciudadanos de a pie nos tiene que ir mal, muy mal. ¿Hasta cuándo?

 Gustavo Monterrubio Alfaro

 

Asesinato de Cardenal

La podredumbre y corrupción del gobierno de Salinas de Gortari llegó a invadir todos los niveles de la esfera de gobierno. Al final de su sexenio la cloaca estaba tan llena de que incluso el mismo presidente quedó inmiscuido en los casos de asesinato del Cardenal Posadas Ocampo y  de Luis Donaldo Colosio, el candidato a la presidencia por el PRI.

Este sábado 24 de mayo se cumplen 21 años de la ejecución del Cardenal, todas la investigaciones serias llegaron a la conclusión que al aeropuerto llegaron tres grupos, el de los Arellano Félix contratada en Estados Unidos, la gente del Chapo y otro de judiciales federales, los dos grupos de cárteles de la droga se fueron inmediatamente al ver que habían sido engañados por falsos pitazos de judiciales a los que tenían en nómina. El grupo de judiciales fue el que asesinó a mansalva al Cardenal por órdenes directas del director de la judicial federal Rodolfo León Aragón alias  El Chino, éste a su vez respondía a las órdenes de Raúl Salinas de Gortari, hermano del presidente.

En cuanto al móvil del crimen hay dos versiones: La primera es la de Benjamín Arellano Félix, desde la cárcel donde ya no tenía nada qué perder, donde confesó que el gobierno ejecutó al Cardenal porque estaba ayudando a conseguir armas a la guerrilla sin saber bien a cuál se refería, lo que coincide con la aparición siete meses después de la guerrilla zapatista, muy ligada a Samuel Ruiz, obispo de San Cristóbal de las Casas. El inicio de la guerrilla zapatista y la participación del obispo Samuel Ruiz cerrarían perfectamente esta versión del crimen, conde no sería nada rara la participación velada de agencias norteamericanas.

La otra versión es la de de información entregada por una de las mujeres del narco y recibida por el Cardenal Posadas en un portafolio donde estaban las pruebas e información importante acerca de grupos del narco ligados al gobierno y agencias extranjeras. Esta versión no termina por cerrar, pero bien puede estar ligada a la primera. Lo cierto es que la descomposición social, el entreguismo y la corrupción extrema del gobierno de Salinas de Gortari fue la causa principal de estas tragedias, lo malo es que el gobierno actual se asemeja cada vez más al gobierno de Salinas de Gortari.

Edgar Ernesto López Carrillo

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.