Los correos del público

Los correos del público

Médico poco profesional

El sábado 17 de mayo a las 15:00 horas aproximadamente me percaté de que habían estacionado un vehículo marca Honda color negro, el cual estaba pegadísimo, a escaso un centímetro de mi vehículo que es un Chevy Monza Blanco, pero como a 40 centímetros separado de la banqueta. Aclarando que mi vehículo lo estacioné enfrente de mi casa, que es un conjunto de departamentos y sobre la acera donde no hay letrero de permiso de estacionamiento exclusivo, cochera, línea amarilla ni nada, es simplemente un espacio LIBRE en la vía pública.

Al acercarme vi que varias personas hacían preparativos para irse, pero se bajaron e ingresaron a un local que está en la esquina, el cual es una casa habilitada como consultorios médicos denominada Médica Bosques Del Boulevard, quedando junto al citado vehículo una persona alta de tez clara. Suponiendo que era el conductor del vehículo, me acerqué y le pedí por favor que moviera su vehículo, me miró con desdén y dio un paso para introducirse a su vehículo, pero repentinamente se volvió y me dijo en tono grosero: “a ver si no lo dejas mucho tiempo aquí ¿eh?”, a lo que le comenté: “no hay línea amarilla ni restricción ni nada”. Al parecer le molestó mi respuesta y me dijo: “no le hace, ese espacio se ocupa aquí” y señaló a los consultorios; yo le dije, “pero es la vía pública, es libre” y me dijo: “no, no no, estaciónate allá por tu casa y señaló despectivamente la calle Río Champotón hacia el poniente. Le dije:” yo vivo aquí y señalé los edificios”; me dijo: “de todos modos muévelo, muévelo ya, pero ya no te estaciones, aquí no es para los clientes” y se subió a su carro; yo le dije “es la calle y es libre”, entonces desde arriba de su carro me gritó: “sí animal” y se movió apenas 80 centímetros, se bajó y camino a mi carro amenazante diciendo: “en el pedir está el dar animal”, entonces yo le contesté: “sí, sí, está bien, adiós”, pero él siguió gritándome e insultándome, además me amenazó diciendo: “vuélvelo a dejar para que veas, nomás déjalo otra vez y verás” y me retiré.

Posteriormente me enteré que él es médico o responsable de los consultorios; yo me pregunto ¿debo ser paciente o cliente de esa persona para poder estacionar mi carro enfrente de mi casa? Si es cierto y esa persona es médico, sería deseable que fuera atento educado y sobre todo PROFESIONAL; con esta actitud demuestra que es una persona prepotente e ignorante, puesto que la calle no es de su propiedad , bueno, ni siquiera sé si la casa habilitada de consultorios sea de él, más aun no sé si tenga permiso para ese giro en una zona habitacional;  además una conocida me comentó que ni siquiera dan recibos de honorarios alegando que le cobrarían IVA, cuando los honorarios son exentos de dicho impuesto.

Le recomiendo que vaya al H. Ayuntamiento de Guadalajara y tramite su permiso de exclusividad y si se lo otorgan, entonces ahora sí únicamente se podrán estacionar sus clientes o personas que él desee.

Lic. Pablo Humberto Herrera Zárate

****

Invertir para ganar

Muchos padres de familia trabajan horas extras, se desvelan,  limitan su consumo todo para lograr  un  ahorro que permita asegurarles una educación de buen nivel para sus hijos. La intención es que adquieran conocimientos especializados y salgan lo mejor preparados posible a la vida laboral,  lo que les permitirá obtener buenos ingresos, ser reconocidos en su campo y en general tener una buena calidad de vida.

Si tomamos el ejemplo anterior y hacemos una especie de metáfora a nivel país, diríamos que la preocupación más importante de los gobernantes de un país debería ser  darles un buen nivel de educación y especialización a sus ciudadanos, entre más tecnología, entre más industrias especializadas tiene un país, más rico es y mejor nivel de vida tiene.

Para reafirmar lo anterior vemos que la gente que menos gana son los que solo tienen para vender su fuerza de trabajo, los obreros, los campesinos, los países más pobres son los que únicamente tienen para vender esa fuerza de trabajo y sus  materias primas, los países ricos son los que aprovechan esa mano de obra y esa materia prima, obteniendo un valor agregado, producto de  la tecnología y la alta especialización de sus habitantes.

Hasta ahora México es el clásico padre de familia que no le invierte a la educación de sus hijos, se conforma con mal abaratar sus abundantes materias primas y su fuerza de trabajo  para medio mantenerse; Mientras no se invierta mínimo el 1 por ciento del PIB en desarrollo tecnológico, mientras no tengamos las suficientes empresas y profesionales especializados para darle valor agregado a nuestras materias primas, seguiremos siendo un país pobre y explotado que solo le alcanza para sobrevivir.

Renato Díaz Jiménez

****

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax

3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.