Los correos del público

Los correos del público

Vendetta española                     

Flaca memoria tienen los españoles al no recordar que cuando emigraban - todavía en los años 70 - para trabajar de braceros en  Inglaterra, Alemania  y Francia en busca de mejores horizontes, dado que en la madre patria sufrían de carencias y limitaciones; países en los que padecían intensa  discriminación  por su condición económica  y racismo.  En la actualidad siguen siendo objeto de burlas por parte de los ingleses, quienes afirman que en tierras españolas  los únicos bien parecidos son los turistas,  por que afirman que  los peninsulares distan mucho merecer el calificativo de adonis o beldades.  Por parte los franceses también les atizan, ya que para ofenderlos  aseveran que “África empieza en España”, dejando con esto entrever que los españoles también son nativos del mal llamado continente negro.

Ahora resulta que no buscan a quién se las hizo sino a quién se las pague, porque en la actualidad  se burlan y ofenden con actos discriminatorios aberrantes e  irracionales a grupos de minorías en su país, como el acontecido en días pasados en un estadio contra un jugador de futbol brasileño de raza negra a quien le arrojaron un plátano en la cancha gritándole que era un mico. Tampoco podemos olvidar los insultos que le endilgaban nuestro paisano Hugo Sánchez, futbolista de excepción, a quien tildaban  de indio.

Recordemos gústenos o no que todos descendemos de los monos aunque estemos pintados de diferente color.

Francisco Benavides Beyer

 

¿Relaciones peligrosas chino-michoacanas?

Todo lo relacionado con el tráfico ilegal de sustancias prohibidas entre China y Michoacán presenta gran similitud histórica relacionada al tráfico y consumo de drogas durante los siglos XVIII y XIX en China.

No hay nada nuevo bajo el sol. Los chinos simplemente le están cobrando viejas deudas a occidente. Los chinos son los principales proveedores de precursores para la elaboración de drogas sintéticas o de diseño.

China en esos siglos tenía una balanza comercial positiva con occidente. Ante este escenario, se buscó un producto que nivelara esta situación desfavorable para compensar las enormes cantidades de recursos a pagar al gobierno chino. La solución se encontró en el opio. Se aprovecharon dos factores. Primero, la creciente corrupción de los funcionarios chinos. Segundo, las ganancias del Emperador, en el caso michoacano, de los funcionarios, eran en detrimento de las finanzas públicas.

El primer factor dio origen al surgimiento de una fraternidad conocida como Consoo, con la finalidad de auto-protegerse. Cada comerciante o productor, debía aportar el 10 por ciento de sus ganancias para pagar extorsiones a los oficiales chinos. Con el tiempo, esta fraternidad se convirtió en una mafia. Comenzó a darse el tráfico de armas, la extorsión generalizada, el incumplimiento en el pago de los impuestos oficiales ya que debían pagar impuestos ilegales a la mafia, corrupción generalizada, pérdida de gobernabilidad, hasta el colapso económico.

China se convirtió en el principal consumidor de drogas del mundo. El gobierno chino, viendo la gravedad y magnitud del problema, estableció patrullajes especiales para detener el tráfico del opio, con lo que generó más corrupción y violencia. Los mismos oficiales chinos eran atacados para robarles los cargamentos de droga.

No tardaron los pronunciamientos, como hoy en día, focalizados a la legalización del comercio y consumo de las drogas. Su argumento principal graba principalmente en señalar que las prohibiciones no habían tenido un gran efecto en el comercio y consumo de la droga, mientras que sí había generado corrupción y mafias.

Las medidas enérgicas del gobierno chino no se hicieron esperar. Los arrestos comenzaron a efectuarse. Las fuerzas de seguridad chinas estaban prácticamente desarmadas, mal organizadas, infiltradas y muy mal entrenadas. Se optó, como en Michoacán, por reclutar gente de las localidades para enfrentar el problema, esta medida no fue positiva, ya que se reclutó a bandidos, contrabandistas y asaltantes rurales. Como en Michoacán, se reclutó al enemigo para combatir al enemigo.

Como el gobierno chino no tenía un plan a seguir y se veía el desorden imperante, se vieron en la penosa necesidad de realizar dolorosas concesiones. Había nacido la xenofobia china contra los occidentales, ese gran odio que ven hoy en día. Los chinos solo están cobrando venganza con las mismas herramientas que fueron atacados. Con las drogas. Simplemente están empezando a cobrarse viejas deudas con sus respectivos intereses.

¿Alguien me puede decir dónde estudiaron historia nuestros funcionarios? Sea por Dios, con estos bueyes nos tocó arar.

Federico González Alfaro

 

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Carta: Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.