Los correos del público

Los correos del público

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax

3668-3105

Tel: 3668-3100 ext.33121

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

Aquí las fotos

Envíe sus imágenes a internet.gdl@milenio.com

****

Crédito en minutos

Al estar de compras en un almacén de ropa, una amable dama me ofreció una tarjeta de crédito de esa empresa, que reportaría algunos beneficios; a pesar de mi negativa, insistió y casi por cortesía proporcioné mis datos aceptando su oferta, que solo tardaría unos minutos en tramitarla ya que mostré otras varias tarjetas, una de ellas con más de cuarenta años de membresía.

Minutos después me di cuenta que la famosa tarjeta realmente es un producto de Banamex , que de saberlo hubiera rechazado tajantemente, ya que dicha institución me produce náusea al recordar un fraude cometido en contra de mi cuenta, que después de años y múltiples aclaraciones terminé pagando para quitarme de enfrente a cobradores sin escrúpulos. Aún recuerdo las palabras de un alto funcionario del banco diciendo categórico ante firmas ni lejanamente parecidas a la mía: Para Banamex lo que vale es el “plástico”, no la firma.

Afortunadamente mi crédito y reputación, no requieren de la bendición de Citycorp que en este país se anuncia como nacional y mexicano, puedo estar tranquilo sin ellos.

Sergio Zepeda C.

***

Aunque la jaula sea de oro

Recién regreso de una semana en Estados Unidos y no sé qué pasó, que veo la ciudad diferente, me pregunto, ¿desde cuándo decidimos vivir enjaulados? Me salta a la vista inmediatamente el que acá en México todas las casas estén prácticamente blindadas, con rejas en ventanas y  puertas, canceles por toda la fachada, solamente en las casas dentro de cotos podemos ver lo bonito que se ven las casas sin necesidad de tanto barrote, pero de todas formas en estos cotos viven entre murallas y con todo un equipo de seguridad que suple a los barrotes y la seguridad que no puede darnos nuestro propio gobierno.

¿Desde cuándo nos ganó la batalla el miedo y la delincuencia? ¿Desde cuándo dimos por hecho que nuestro gobierno no puede brindarnos la más básica de las labores de gobierno que es la seguridad pública? La verdad no lo sé, pero hasta ahora que pude ver la diferencia con Estados Unidos me sentí preso en mi propia casa, con barrotes y protecciones por todos lados, como si estuviera en una prisión, mientras los delincuentes hacen de las suyas por todos lados.

Creo que es hora de exigir a nuestros gobernantes que cumplan con su deber, revertir toda esta situación, los delincuentes son los que deberían temer y estar encerrados entre barrotes, nosotros deberíamos sentirnos seguros, nuestros niños tranquilos jugando en el parque, confiando en nuestros vecinos, con nuestras casas abiertas, sin necesidad de barrotes, muros, cotos y vigilancia privada, aunque la jaula sea de oro, no deja de ser prisión.

Jonathan González Espinoza

***

Compartir no es delito

Compartir no es delito, si yo compro un libro y lo presto, lo regalo o lo quemo es mi bronca, en Internet quieren volvernos delincuentes por compartir lo que ya compramos, mi argumento es cierto a medias, ya que en el medio virtual cuando compartes sigues teniendo contigo el original, no desaparece como en la realidad.

Este ejemplo lo hice a propósito para demostrar que las leyes que aplican para el mundo real, no pueden aplicar para el mundo virtual, los señores que reclaman derechos sobre sus obras virtuales están meando fuera del hoyo, los que pretenden censurar Internet no tienen la mínima idea de cómo funciona la red, ningún sitio de los grandes de Internet podría funcionar si quisieran aplicar las leyes del mundo real en internet, ni Facebook, ni Twitter, Wikipedia, YouTube, Google o cualquier otro.

Los creativos deben cambiar el chip, cambiar su paradigma, adaptarse al mundo virtual, en Internet el dinero llega por la publicidad y la popularidad, el éxito es un paquete, de donde debe salir el dinero para repartir entre todos, entre más gente ve tu música, lee tu libro, tu película aunque sea gratuito, más dinero habrá para repartir en la vida real, incluso más que antes, lo que debe cambiar no son leyes para censurar Internet, sino la forma de repartir la riqueza creada, entre el creativo, el empresario y el artista.

YouTube es el mejor ejemplo del nuevo modelo, nadie paga por ver un video, pero los “youtubers”  famosos están cobrando por publicidad y popularidad, un peso por visita, por ejemplo German Garmendia recibe 10 millones de visitas en promedio por video semanal, Werevertumorro recibe 3 millones, entre muchos otros, además de las presentaciones personales donde incluso se gana más, como hacen los vendedores de libros haciendo presentaciones de firmas o talleres, qué decir de los cantantes, cobrando millones cada día en una ciudad diferente con llenos tremendos, pues entonces que repartan un poco con los creativos y no querer censurar Internet que es la gallina que les produce los huevos de oro.

Martín Arellano Martínez

***

Auditor y fallo

Con el fallo de la corte favorable al auditor Alonso Godoy quedó más claro que nunca que la justicia en México no solo es ciega, también está sorda, muda, coja y se vende al mejor postor.

Las pruebas en contra del auditor son públicas e irrebatibles, se han ido acumulando día tras día tal como ha documentado MILENIO JALISCO en los últimos años, sin embargo, los jueces no vieron nada, no oyeron
nada, solo los billetes y los intereses políticos detrás de esta decisión.

Ya no podemos confiar en nuestros gobernantes, ni en nuestro legisladores que antes eran un contrapeso, hoy son igual o más corruptos, ahora tampoco en los jueces y mucho menos en el auditor, ¿qué nos queda?, tal vez no estaría mal formar un grupo de autodefensa pero de los derechos ciudadanos, porque lo que son los políticos ya no nos representan, en las próximas elecciones deberíamos de correrlos a todos, por ineptos y corruptos.

Benito López Arteaga

***

Masaje relajante en el centro de Guadalajara

Si no fueron suficientes estos días de vacaciones para liberarse del estrés y las preocupaciones, en la Plaza Tapatía, en el Centro de Guadalajara, un grupo de masajistas, a cambio de una cooperación, pueden hacer que se sienta renovado en cuestión de minutos con sus técnicas.

Foto: Carlos Zepeda