Los correos del público

Los correos del público

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax

3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

• • •

Adiós a Temaca

 ¡No a la presa!, ¡Temaca vive! y ¡Aristóteles cumple tu promesa! Quizás algunas de las frases más resonadas los últimos días desde que se anunciara definitivamente que la obra inundará a las poblaciones Temacapulín, Acasico y Palmarejo. Un proyecto que lleva cerca de 24 años, desde los estudios previos al río Verde hasta la presentación de la obra, detenciones de la misma y la iniciación de su construcción. Dentro de su historia hay convenios donde claramente se aclaraba que el aprovechamiento del agua no podía afectar los derechos de terceros; hay también funcionarios de distintos partidos políticos que han mantenido una actitud indiferente y hasta cínica. 

En esta historia está también el papel de nuestro sistema jurídico, el cual debe aplicarse a conveniencia, donde se da por letra muerta la recomendación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos y cuando se desacata una decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La historia que ha rondado a la presa solo ha sido histrionismo puro, la historia de un pueblo que lucha por salvar su historia; quizás desde un principio se sabía que no se debía hacer pero a pesar de eso se iba a hacer. ¿Qué acaso proyectos previos no se habían cancelado para salvar otros municipios? ¿Qué diferencia tiene un Temacapulín con San Nicolás y San Gaspar? Sí, son comunidades y casos diferentes pero el valor cultural es el mismo y los derechos de sus habitantes deben serlo también.

 En días recientes Alberto Cárdenas Jiménez opinó acerca de la presa, justificándola con el simple y llano argumento de que se debía sacrificar el bien particular para el bien general. Pero ese supuesto “bien general” ni siquiera puede llegar a tener las características de uno. ¿Acaso el bien general es el abasto excesivo de agua a nuestra zona metropolitana para que sigamos desperdiciando el agua? ¿O el bien general es llevar agua a una zona industrial de Guanajuato para satisfacer intereses extranjeros? Regresamos a los tiempos en que nos servimos de una comunidad, a aprovecharnos de un territorio para intereses pecuniarios y regresamos a los tiempos en los que la historia no valía nada porque el único fin es el del progreso.

Y tristemente se puede esperar que aunque sus habitantes vayan y recurran a organismos internacionales y estos fallen a favor, no cumplirán las decisiones. Y aunque haya movilizaciones de sus habitantes que en proporción serán muy escasos en comparación con los que “seremos beneficiados”, no se les hará caso, se les ignorará, y por ahí surgirán comentarios discriminatorios a sus habitantes por alterar un día de tráfico en nuestra “tranquila” zona metropolitana.  Espero equivocarme de todo esto y que las cosas sean diferentes, pero por lo pronto quizás vaya a estos poblados antes de que se conviertan en la Atlantis mexicana.

Joseph Irwing Olid Aranda

• • •

Crónica de un fraude

Con la falsa promesa (que recientemente se descubrió) el pasado 7 de diciembre del 2013, previa invitación (a través de Facebook) a una plática referente al ISSSTE y como sede las instalaciones del casino del médico en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, en donde no solo había trabajadores del Sector Salud de Guadalajara, es decir también valiosos compañeros (as) del Estado de Colima. Una vez terminados los temas varios de la reunión (a la que por cierto su servidor llegó diez minutos antes de finalizar) toma la palabra una compañera del Hospital General de Occidente ofertando préstamos para remodelación y/o ampliación de vivienda con cantidades desde 500,000 hasta 700,000 pesos. Ya con la aceptación del ISSSTE, y también se mencionó que en un inicio eran 20 préstamos para el Estado de Colima. Después previa documentación requerida a los interesados se les citó en Pólvora #455 en Zapopan, Jalisco, el día 17 de diciembre 2013 por la tarde, en donde llegó Fernando Olmedo, procedente de la Ciudad de México con unos expedientes amarillos con sellos oficiales del ISSSTE y como ya se había entregado documentación, recabó firmas y el dinero que se le entregaron al mismo, 5,000 pesos por persona y el citado mencionó que entre febrero y marzo del 2014 llegarían dichos préstamos para su cobro, aclaró preguntas de los presentes en ese domicilio. De entrada, claro está, que no debe existir cobro alguno por cualquier trámite y sin embargo cada asistente lo aceptó. El 2 de abril de este año yo estuve presente en la Ciudad de México y me entreviste con el profesor Juan Magos (funcionario público) en un restaurante de conocida cadena restaurantera (muy cercano a las instalaciones de un partido político) le cuestioné sobre el señor Arturo Olmedo y efectivamente consintió que el señor Arturo es quien tramitaría los prestamos ante el ISSSTE, junto con el señor Fernando Olmedo (que por cierto se ponía Jiménez) y le insistí que le marcara vía telefónica y el profesor Magos, señalaba que no estaba presente en el D.F. el señor Arturo Olmedo y le sugerí, marque al señor Fernando Olmedo, quien fue quien recogió el dinero en Guadalajara y Colima, a un aproximado de 200 trabajadores del Sector Salud, y como se mencionó también en la ciudad de Monterrey. Ante el nerviosismo del citado profesor insistí en mi pregunta sobre esos préstamos y consintió que familiares del señor Fernando Olmedo sí habían recibido préstamos. El 3 de abril me comuniqué con una compañera de Colima y me comentó que iba rumbo al D.F. también para buscar una aclaración de dicha situación. Es por esto que por esta vía pública se haga del conocimiento y se pida acción aclaratoria al ISSSTE y/o quien resulte responsable sobre dicha situación ilícita.

Gerardo Curiel Díaz

• • •

Gran acierto

En diversas ocasiones he encontrado mensajes rabiosos en el correo de los lectores a propósito de la columna de Sara Pozos Bravo. Al respecto me alegra que MILENIO JALISCO realice este ejercicio de diversidad de voces. Dar un espacio semanal a un miembro de la Iglesia de la Luz del Mundo es un esfuerzo por retratar en las páginas del diario la realidad de nuestra ciudad, donde alrededor de 300 mil habitantes profesan esta religión. También es un gran acierto que se reciban y se publiquen las cartas de sus detractores, quienes por lo general son abiertos defensores del catolicismo hegemónico. De esa manera el periódico deviene un foro que instala temas de actualidad y fomenta la reflexión de los lectores. Ojalá sea siempre así, en estos y en otros asuntos de interés público.

Bernardo Masini Aguilera