Los correos del público

Los correos del público

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax

3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

• • •

Evaluar el gasto

En el seminario sobre retos para el establecimiento del Sistema de Salud Universal la doctora Mercedes Juan, secretaria de Salud, anunció modificación del artículo cuarto constitucional para la creación de una procuraduría de salud que velará en favor de los pacientes  para mejorar la eficiencia de los servicios de atención a la salud en el afán de evaluar “realmente las intervenciones explícitas, en el caso del Seguro, y que los insumos tengan tiempos acotados”. En el caso del Seguro Popular, “hacer eficiente el derecho a la protección de salud para garantizar el acceso efectivo y de calidad a toda persona, independientemente de su condición social o laboral”.  

Luis Calderón, presidente de la AMIF, puso el “dedo en la llaga” al recordarnos que el gasto total en salud representa 6.2 por ciento del PIB, en comparación con el promedio de 9.1 por ciento de los países miembros de la OCDE, lo cual se traduce en que nuestro país está 35 por ciento por debajo del promedio. Se requiere más dinero a la salud pero también más “salud” para el dinero, para que el nivel del gasto sea apropiado y sin desperdicios. La pregunta es si el efecto neto de programas de seguridad social parcialmente subsidiados, y los programas de protección social subsidiados como la pensión universal a los ciudadanos de 65 años sin Seguro Social, son redistributivos. Las contribuciones basadas en los salarios, menciona Santiago Levy, pagan 84.5 por ciento de los costos de la “seguridad social” y cero por ciento de los costos de la “protección social”; los costos indeterminados pagan 15.5 por ciento de los costos de la “seguridad social”  y ciento por ciento de los costos de la “protección social”. Redistribuimos gracias a los ingresos por petróleo, no fiscales, con el efecto perverso de estimular la economía informal.

Es deseable que la nueva Procuraduría de Salud evalúe tanto el gasto a la salud como la “salud” del gasto para redistribuir los recursos con equidad; pero si se trata de una estructura más de premios y castigos, me temo que continuaremos redistribuyendo sin ton ni son.

Emilio Pérez Ramos

• • •

¿Dónde está?

¿Dónde está el avión de Malaysia Airlines? Nadie sabe. Yo tampoco. Sin embargo, aventuraré algunas hipótesis. Dos causas posibles se descartan por obvias: una implosión accionada por un suicida y el impacto de un misil tierra-aire, ¿acto terrorista? En ambos casos los restos se habrían dispersado en un radio de varios kilómetros y su localización habría sido posible.

Casi toda la tripulación y pasajeros llevaba celular, pero extrañamente ninguno tuvo la oportunidad de marcar o enviar un mensaje alertando sobre una situación irregular. Esto no tiene más explicación que la inhabilitación masiva e instantánea de los aparatos, con un dispositivo que encapsule la señal, o que la precipitación de la nave fuera a una velocidad que hiciera imposible manipular un aparato de esos; aún en este caso, la tripulación disponía de instrumentos para informar de la situación a torre de control.

Dicen los expertos que el avión mantiene un temporizador funcionando aunque se desactive todo el sistema electrónico, en este caso, pudo ocurrir que un experto que conociera a la perfección la arquitectura del avión, sabría dónde y cómo desactivar dicha señal.

Si fue desviado de ruta como han especulado los responsables de la búsqueda, entonces por qué el radar no siguió la trayectoria, pero de ser así, se le encontraría en alguna pista clandestina o legal, porque esos aviones no descienden en cualquier terreno, además, mantener el control de más de 230 personas es imposible. Una posibilidad no hecha pública, es que el avión por alguna razón desconocida haya penetrado una zona con actividad electromagnética singular, como la del llamado Triángulo de las Bermudas y la Zona del Silencio.

O tal vez, por alguna actividad rara de la naturaleza la nave fue encapsulada en una burbuja de una fuerza superior a la que hace funcionar sus instrumentos y los bloqueó, y debido a ese fenómeno se precipitó al mar o a tierra, y se encuentra en una localidad terrestre o marina tal, que la posición en la que reposa, impide la emisión y recepción de señales radioeléctricas. Es posible que algo que no sea común en la atmósfera haya sido provocado por la combinación de diversos fenómenos –viento, partículas, nubes, vórtices, etc.- que afectaron el funcionamiento de la nave y la haya atraído.

Y por último, no hay que descartar ninguna hipótesis por fantasiosa que parezca. Desde tiempos inmemoriales, se afirma que un haz de luz que provenía de una fuente que regularmente se refiere a lo que genéricamente llamamos OVNI, atrajo hacia sí, y transportó objetos, personas, etc. El rapto de Elías, viene a mi mente. El carro de fuego no era otra cosa que un artefacto que despedía llamas por las toberas, debido a la combustión del material que lo propulsaba, lo que no es misterio en estos días.

Gustavo Monterrubio Alfaro