Los correos del público

Los correos del público

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax

3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

• • •

Sistema de salud

El sistema de salud biomédico que nos gobierna sigue el estilo americano, fármacos y más fármacos, más que un sistema de salud tenemos un negocio de la enfermedad. Los pacientes acuden al Seguro Social por cualquier síntoma, muchos de los cuales son emocionales, necesitan ser escuchados. Lástima, el poco tiempo destinado para su atención se invierte en llenar formularios, al paciente ni lo voltean a ver, cuanto se ahorrarían en medicamentos si le dedicaran más tiempo a escucharlos. Las recomendaciones en los medios que hace el Seguro Social para combatir los parásitos son antiterapéuticas. Sin un examen diagnóstico y la valoración del médico, sugieren desparasitarse cada seis meses con el medicamento albendazol, para lo cual lo ofrecen de manera gratuita, incluso aconsejan que hasta los niños de dos años se desparasiten. El medicamento como cualquier otro tiene efectos secundarios, además es para helmintos, lombrices; a las amibas les hace los mandados. ¿Qué les pasa con estas recomendaciones, donde quedan los profesionales en el área. Es recomendable un examen coproparasitoscópico, para sugerir el tratamiento. Los efectos secundarios pueden ser graves, además el abuso de fármacos ha vuelto resistente a los parásitos y bacterias. Otra preocupación es la vacuna contra la influenza. Cómo es posible que la apliquen cuando están enfermos de gripe, hasta por sentido común sabemos que  cualquier  vacuna se aplica cuando estamos sanos, el sistema inmunológico cuando recibe cualquier vacuna pone en acción el sistema de defensas y como le hace si está debilitado. Posterior a que les aplican la vacuna de la influenza caen en cama con temperatura dolores en el cuerpo hasta por dos semanas, paradójicamente experimentan los síntomas de la influenza. Quedan debilitados, les bajan las plaquetas y los glóbulos blancos, que obsesión de aplicarla, donde quedan los conocimientos profesionales. El materialismo de los laboratorios transnacionales ha tratado de desaparecer el sistema de curación de la sabiduría prehispánica del que deberíamos estar orgullosos, además del sentido común que transmitían las abuelas. El sistema de salud que nos gobierna necesita darle un sentido más humanista, enfocarse en la prevención, la calidad alimentaria, los hábitos sanitarios con un trabajo psicosocial a partir de las necesidades de la población.

Rosa Chávez Cárdenas

• • •

El kiosko de Plaza de Armas

Con la conmemoración de un año más de la fundación de nuestra hermosa ciudad, creí conveniente hacer notar el abandono en que se encuentra el kiosko de la Plaza de Armas. Por ejemplo, de los más de 400 focos con que se ilumina desde hace más de cinco meses funcionan menos de la mitad, y además la cantera y pisos de este hermoso sitio se encuentran sucios y en muy mal estado. De verdad es vergonzoso que siendo un sitio tan visitado por innumerables turistas extranjeros y nacionales se mantenga en ese estado de abandono.  

Me permito insertar  los siguientes datos que previa investigación logré recabar, espero sean de su interés. La bella y pintoresca Plaza de Armas fue el centro de reunión de la sociedad tapatía. Dicha plaza cuenta con un hermosísimo kiosko francés “Art Nouveau” el cual data de 1909, sostenido por 8 cariátides que representan instrumentos musicales distintos, mientras que su techo elaborado en finas maderas, forma una especial caja de resonancias.

El kiosko de música nace de una legislación: los conciertos al aire libre debían celebrarse, para su control, en un lugar accesible a las fuerzas policíacas.

Los catálogos del fabricante proponían toda una variedad de kioskos: kiosko sencillo, ordinario, ornamentado y rico. A esta última categoría pertenece el de Guadalajara.

Durante 88 años este lugar fue un gran tiradero de basura y en Febrero de 1611 se comenzaron a realizar corridas de toros. Desde 1630 han pasado las más diversas actividades sobre ese suelo, algunas como: en 1630 tuvo un aljibe que abastecía de agua a los tapatíos; en 1643 sobre el aljibe, se construyó la primer fuente de la ciudad y se arboló a su alrededor; fue lugar para las ejecuciones de los condenados a muerte y las penas corporales de distintos delitos; también se efectuaron los Actos de Fe de la Santa Inquisición.

En las esquinas de esta plaza, están cuatro esculturas al estilo greco-latino de hermosas jóvenes, que representan a las cuatro estaciones.

En los inicios del siglo XIX, los franceses de Guadalajara participaban en el auge porfiriano con la industria textil, el comercio y la banca. Probablemente, en el seno de la comunidad, se juntó el dinero para mandar traer el kiosko de Francia. Fue un adecuado obsequio a la ciudad, pues se instaló, en plena Plaza de Armas o Plaza Mayor, frente a la catedral. Entre las columnas y los barandales aparece repetidamente el nombre de la firma que lo fabricó: Le Val D’Osne.

Jean Pierre Victor André, un ingeniero parisino administrador de forjas y propietario del taller  denominado “Le Val D’Osne” fue quien lo fabricó.

La fundición de Jean Pierre Victor André llegó a tener más de 220 trabajadores, y se convirtió en figura nacional al ser galardonado con una medalla de oro en la exposición nacional de 1844, donde fue condecorado por el rey Luis Felipe de Francia en persona.

 F. Javier Hernández Romo

• • •

Trenes

La obra más importante del sexenio, no solo del DF, sino del país: así anunciaba Marcelo Ebrard a la moderna línea 12 del Metro, que duró solo unos cuantos meses antes de que las vías y los trenes se torcieran como si fueran hechos con “Chicle de Talpa”. Ahora,  a pagar las los errores. A ver ¿quién? Pues aún nadie dice “yo fui”; que si fueron las vías, que los trenes y eso que fue con la más alta tecnología de nuestros días. Hace más de 100 años, el odiado héroe de la patria y modernizador de México, Don Porfirio Díaz, construyó vías de frontera a frontera y de mar a mar.... Y aún funcionan esas vías, puentes y estaciones y aguantaron el cambio de las poderosas máquinas de vapor a las más poderosas máquinas diesel. En fin, por eso en la historia a “modo” de la Secretaría de Educación Pública, que les da a los niños, luego andan comparando a Porfirio Díaz con el presidente Enrique Peña Nieto y que quiere reactivar el servicio de trenes de pasajeros como antes. ¡Qué cosas!

Jaime Mauricio Ochoa del Toro