Los correos del público

Los correos del público

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax

3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

Aquí las fotos

Envía tus imágenes a internet.gdl@milenio.com

• • •

Petróleo

Qué fácil es manipular a las masas, cualquiera les mete ideas y ellos se creen todo, desgraciadamente son mayoría, por ejemplo lo que sucede en Venezuela con las protestas estudiantiles a los cuales se les presenta como ovejitas manifestándose tranquilamente, víctimas del  gobierno represivo de Maduro, al que presentan como una especie de dictador megalómano y medio tonto que cree que hablan los pajaritos. Siempre desconfío cuando los medios nos quieren presentar todo en blanco o negro, y me puse a investigar la realidad en Venezuela, me encontré con algo muy diferente que ya me esperaba, para empezar hay que decir que el presidente venezolano fue elegido democráticamente con 54% de los votos, mucho más que el pobre 38% de Peña Nieto, por tanto tiene toda la autoridad para defender su gobierno.

Segundo, me encontré con muchas fotos y videos de estudiantes que protestan con pistola en mano, bombas molotov, destruyendo todo lo que encuentran a su paso, edificios, autos, mientras los policías se defienden con solo un tolete y su escudo, audios donde se planea todo esto por gente ligada a Estados Unidos y sus aliados, imágenes manipuladas de medios internacionales que fueron tomadas en protestas de otros países y en otro tiempo, haciéndolas parecer actuales y ubicadas en Venezuela. La verdad es que todo esto que sucede en Venezuela parece totalmente planeado, montado y pagado desde Estados Unidos, el motivo es muy claro, parafraseando a Clinton diríamos: “Es el petróleo, estúpido”, podrá o no gustarnos el estilo de Maduro pero hay que defender a muerte su derecho a gobernar por el bien de la democracia, lo más curioso es que hace unos meses cuando reprimían a los anti Wall Street en Estados Unidos, eran unos delincuentes a los que había que reprimir, ahora los estudiantes que hacen lo mismo con más violencia en Venezuela son héroes a los que hay que defender.

Roberto Domínguez Hernández

• • •

Corrupción

¿Los hijastros de Vicente Fox pagarán por las corruptelas en las que participaron, bajo la sombra protectora de su padrastro? ¡No! ¿Por qué? Porque el sistema político mexicano está organizado para saquear y robar, mediante una extendida red de corrupción, componendas y complicidades.

Los reportes de la prensa sobre fraudes multimillonarios, opacidad del gasto público, cuantiosos desvíos y compras insólitas, forman parte del decorado citadino de la república ficción, con más de 110 millones de desafortunados.

Por ejemplo, ¿Qué sucederá con la insolente corrupción y crímenes durante los dos sexenios panistas a nivel nacional y los tres en Jalisco? Lo mismo: ¡Nada! En México hay una regla no escrita, que funciona mejor que las disposiciones constitucionales, se castiga la rebeldía y la estupidez, no la corrupción. No obstante, la corrupción y la impunidad institucionalizadas, herencia de la conquista, constituyen un oneroso lastre que impide el crecimiento y desarrollo de la sociedad.

Pondré dos ejemplos para ilustrar lo anterior. A Elba Esther Gordillo no la encarcelaron por corrupta, que indudablemente lo es. A la profesora la tienen tras las rejas su soberbia y la estúpida creencia que era ella la que controlaba el SNTE. Se creía intocable, e ingenuamente creyó que los profesores danzarían al ritmo que ella tocara, lo que no consideró, es que la batuta la blandía una mano que no era la suya. A otra profesora, Elisa Ayón, la dejaron fuera de la nómina las mismas razones que a su colega Gordillo: su soberbia, al presentarse pateando puertas y violando chapas, y el creer que el feudo que administraba en la comuna tapatía, era de su propiedad.

Desde luego que hay funcionarios en funciones y en la banca, peores que estas dos mujeres, pero no se han insubordinado ni han amagado con denunciar a sus colegas, por lo que para ellos justicia y gracia, para ellas, la ley a secas.

Este es el estado de derecho que pregonan los merolicos del sistema, y el que protege a todos los corruptos. Pero esta situación es culpa de quién, pues de nosotros, que no nos hemos fajado en exigir castigo contra todos los que medren de la hacienda pública y hagan negocios privados con la riqueza nacional. No considero descabellada la idea de convocar a los ciudadanos a crear grupos de autodefensa que castiguen a los funcionarios corruptos, porque esperar que los tres poderes combatan la corrupción, equivaldría a hacerse Harakiri. O sería tanto como esperar que Ismael Zambada García, El Mayo, persiga, juzgue y sentencie a Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho.

Gustavo Monterrubio Alfaro