Los correos del público

Los correos del público

Carta a columnista
Siendo lector asiduo de los columnistas de MILENIO,  inicié la  lectura del artículo  “Guadalajara Amable” escrito por Jesús Gómez Fregoso (Milenio 21 de Febrero de 2014). Como residente de Tepatitlán comparto con el articulista y muchos otros tapatíos, los dolores que provoca el crecimiento de nuestros pueblos en su destino a convertirse en grandes ciudades. Al igual que el maestro Gómez Fregoso, muchos habitantes de Tepa tenemos nostalgias sobre cosas que se han modificado o perdido al correr de los años.

Hasta ahí, no hay conflicto, obviamente hay cosas que no podemos controlar y que tenemos que aceptar para una sana convivencia. Pero, ¡oh sorpresa!, al hacer mención sobre los clásicos “Guadalajara-Márgaras”, el escritor, por razones que desconozco, se lanza primero, a mostrar molestia por el nombre de un estadio llamado Omnilife y luego a enjaretar el adjetivo de “funesto” al dueño del estadio, llegando al extremo de culparlo mediante una maquinación maquiavélica a dedicarse a “borrar” el “inolvidable ambiente” de los encuentros Chivas - Atlas. Es, por decir lo menos, extraño que una persona educada y pensante haga eco de comentarios de aficionados que con un mínimo de análisis resultan ser producto, más de la pasión irracional, que de un racionamiento sereno. El señor Jorge Vergara al que don Jesús  no menciona por nombre, no necesita de mi defensa, la empresa con sus millones de asociados seguirá creciendo y las chivas seguirán intentando dar alegrías a sus seguidores.

Sin embargo el Sr. Gómez Fregoso antes de expresar públicamente un calificativo tan comprometedor,  debería de hacer un esfuerzo por enterarse que en lo profundo del dueño del estadio Omnilife, está el deseo ardiente de mostrar que nuestro país puede ser grande y lo quiere demostrar, entre otras cosas, al jugársela con un equipo de puros mexicanos; cosa que aplaudo a pesar de que soy seguidor del Atlas.       

Jorge Fausto Figueroa Aceves

 

“Chapo”, preguntas y contradicciones

Hay muchas cosas que no cuadran en la captura del Chapo. Por ejemplo, cómo es posible que  solo lo estuvieran cuidando dos personas cuando siempre hablaban que tenía decenas y hasta cientos de hombres a su servicio.

Otra cosa que parece increíble es que cuando agarraban a cualquier jefecillo de plaza empezaban a destrozar media ciudad, quemar camiones y agarran al jefe máximo y no pasa nada.

En las fotos donde unieron al Chapo antiguo con el Chapo actual con un programa de edición de fotos, no coinciden ni los labios , ni el mentón, la estatura tampoco  coincide,  tampoco se sabe dónde está todo el dinero , ni por qué tenía a su esposa e hijas con él arriesgando a su familia sabiendo que lo estaban cazando; eso le haría imposible huir; nadie en su sano juicio haría eso.

Además en el cuarto donde lo agarraron tenía mucha ropa, más bien parecía estar viviendo ahí desde hace mucho y no alguien que anda a salto de mata y que huyó unos días antes  por los drenaje.

La verdad no cuadran muchas cosas de todo este circo,  también da un poco de risa que los mismos políticos y analistas que decían durante el gobierno de Calderón que agarrar a un capo solo desataba más violencia, ahora dicen que con la captura del Chapo tenemos un México más seguro.  

Guillermo Jiménez López

 

¿Cómo se llamó la obra? 

Primer Acto: viene Obama a México; Segundo Acto: se usan drones y tecnología de espionaje de la Drug Enforcement Administration (DEA) para ubicar y capturar al Chapo; Tercer Acto: las agencias estadunidenses anuncian primero la captura del Chapo y luego el gobierno mexicano presenta oficialmente la captura, agradeciendo y reconociendo  la cooperación tecnológica de Estados Unidos para atrapar al jefe del Cártel de Sinaloa.

¿Cómo se llamó la Obra? Podríamos ponerle “el regalo prometido”, o “la entrega inmediata”.

Hoy queda claro que Obama aprovechó la reunión de Toluca para afinar detalles y darle un regalo al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto de entrega inmediata por su buen comportamiento con las reformas y así pudiesen presumir la captura del mayor capo mexicano. Al final los gringos pusieron la inteligencia y el trabajo y el gobierno mexicano recibió los aplausos.

Fabián Torres Hernández

 

• • •

 

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.