Los correos del público

Los correos del público

Porfiriato

Soy alumno de tercero de secundaria y estamos viendo el tema del Porfiriato y me estoy dando cuenta de que estamos pasando casi por lo mismo. Malos gobernantes, revueltas y marchas, crisis económica y desempleo a gran escala entre más situaciones.  Muchas personas se dan cuenta de esto hoy en día pero pocos saben que esto ya había sucedido antes.

Sólo falta que se vuelva a devaluar el peso, que como vamos tal vez sea posible, o que la gente de bajos recursos sea esclavizada. A veces pienso porque dejamos que esto pase, y es porque tenemos valor pero no sabemos cómo expresarlo, pero volviendo al tema, con las marchas que hay hoy en día por las estúpidas reformas que van a “mejorar” la economía, la educativa o el simple impuesto a todo. Yo invito a todos los lectores y personas que hagamos más marchas para que vean que estamos aquí, que tenemos valor para que todo cambie. Un mejor gobierno, baja de impuestos y hasta mejores sueldos. Que la economía suba y el gobierno gane menos. Y sólo nosotros, el pueblo, podemos hacer que esto se vuelva real. No tener miedo al gobierno, sino que ellos teman a nosotros.

Luis Fernando Ortega Nuño, estudiante de tercero de secundaria

 

Topes

No sé qué está pasando en nuestra ciudad, ya que cualquier persona con tal de obligar a los automóviles a que vean sus negocios ponen topes de toda índole, como los que aparecieron extrañamente el domingo frente al sport bar, ubicado por Río Nilo, entre Patria y Elías Villalpando, lo anterior causó sorpresa y choques entre los distraídos que jamás supusieron que en una avenida, y de la noche a la mañana, unos bribones hayan utilizado la alcantarilla para soldar boyas enormes y así obligar a los automovilistas a ver su negocio de bebidas alcohólicas. Hago un llamado a las autoridades correspondientes para que vean si se otorgó permiso alguno para tal fin. En días pasados, mis vecinos de Jardines de la Paz reclamaron al alcalde que Río Nilo proliferan esos bares, y ahora hasta nos provocan contaminación al detener el libre tránsito de los autos, así mismo aprovecho para que la Secretaría de movilidad por fin nos ponga un semáforo en la calle Cipriano Campos e Historiadores, ya que los choques son frecuentes, resultando lesionadas ya varias personas.

Ricardo Velázquez Haro

 

Sorpresas

La vida siempre nos da sorpresas, algunas muy gratas y otras no tanto. Eso no cambiará hasta que nos llegue la muerte. El 24 de enero recibimos una sorpresa, emocionalmente hablando, el efecto como cuando a una persona le cae un rayo cerca, o el anuncio de un juicio final, y esta fue la liberación de Florence Cassez. Esta joven y guapa mujer de nacionalidad francesa llegó a México, pienso yo, sin la más mínima o remota idea de ser secuestradora, plagiaria o algo parecido, pero en su vida se le cruzó el amor y terminó

siendo la “novia” de un verdadero secuestrador, el jefe de la banda de secuestradores Los Zodiaco. Una mujer de ese talante, con aspecto tan distinguido difícilmente pasa inadvertida, algo en ella llamó la atención de las autoridades, fue detenida, investigada y la encontraron culpable de secuestro, la condenaron a pagar en prisión los años que marca la ley. Su caso queda como una cosa juzgada. En el sexenio recién pasado hubo muchas gestiones para que esta persona quedara en libertad, visitas especiales del Presidente de Francia, pero nuestro Presidente saliente dijo que no, que ella tiene que pagar por su delito cometído en nuestro país. Nuestro actual presidente, como Pilatos, se lavó las manos. Los honorables Ministros de nuestra Suprema Corte de Justicia encontraron innumerables fallas en el proceso de investigación de la plagiaria y decidieron ponerla en libertad. Los derechos humanos de las víctimas los arrojaron a la basura como trapos viejos y sucios. Con todo y eso nuestros legisladores pregonan de que nosotros vivimos en un país altamente democrático. Sería bueno preguntarnos si lo que dice Ezequiel Elizalde en la carta de él, de la que se publica algunos fragmentos en el espacio del periodista Ciro Gómez Leyva, en la que dice que sufrió 65 días de secuestro, que somos una porquería de país, de instituciones, de Corte y de Ministros. ¿Qué tanto de verdad tendrá todo éso? ¿Podría yo preguntarle a un Honorable Ministro de la Corte que si en alguna ocasión le secuestraran a un hermano, a su padre o su madre,

serían igual de quisquillosos? Yo creo que no. Mientras tanto Florence Cassez fue recibída en Francia con honores de una Reina. Sorpresas nos da la vida.

Óscar Rodríguez Járquin

 

• • •

 

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.