Los correos del público

Los correos del público

MOVILIDAD

A propósito de la declarada intención de la presente administración de escuchar voces ciudadanas en relación a su desempeño en estos primeros meses de gobierno, va una modesta sugerencia a Mauricio Gudiño, secretario de Movilidad, a modo de crónica:

1. Hace aproximadamente tres años la entonces Secretaría de Vialidad y Transporte echó a andar el programa “Vía + Segura Periférico”, consistente en la emisión de multas mediante un sistema fotográfico a los automovilistas que circularan a exceso de velocidad en esa arteria. El objetivo central del programa era salvar vidas, reduciendo los accidentes; el mecanismo para lograrlo, la disuasión: el automovilista sabe que si excede el límite de velocidad se arriesga a recibir una foto-infracción en su domicilio. La lógica era impecable y el programa funcionó—de ahí que no sólo haya sobrevivido el cambio de administración, sino que se haya extendido a otras vialidades.

2. En vista del éxito que “Vía + Segura Periférico” mostraba ya a unos meses de ser puesto en operación, en junio de 2011 envié una propuesta al entonces secretario de Vialidad y Transporte, Diego Monraz, sugiriendo la extensión de la lógica del programa a fin de paliar un problema que aqueja a los peatones de esta ciudad: banquetas bloqueadas por automóviles indebidamente estacionados en ellas. Mi propuesta consistía en que cualquier ciudadano pudiera documentar ese tipo de irregularidad tomando una fotografía, la cual subiría luego a una plataforma de la secretaría en la red, a fin de que peritos de la misma emitieran un fallo sobre la procedencia o no de la infracción; en cualquier caso, los funcionarios deberían argumentar el sentido del fallo en no más de 72 horas en la plataforma en línea y, de proceder la multa, ésta se le haría llegar al domicilio del infractor.  Sugerí que el nuevo programa podría denominarse “Banquetas + Caminables”, y noté que se podía adoptar alguna variante de la idea, pero que lo importante era disuadir a los automovilistas de estacionarse en las aceras—y de esa manera mejorar en algo la muy pobre cultura vial de nuestra zona metropolitana.

3. El Lic. Monraz nunca me contestó, pero después de varios correos electrónicos pude obtener una entrevista con el director de Cultura Vial, Carlos Rendón. Si bien a él le gustó la idea, después de varios meses, correos y reuniones, no tuvo la capacidad o la voluntad de encaminarla. Así, por otros medios pude obtener una entrevista con el entonces encargado de despacho de la secretaría, Armando López Vences, la cual se llevó a cabo el 1 de junio de 2012. Al igual que al Lic. Rendón, al Lic. López Vences le gustó la idea, pero él la analizó de manera más concienzuda y dio instrucciones para hacerla avanzar. De esta manera, la Lic. Arlenne Alatorre, del Departamento Jurídico de la propia secretaría consultó a otras instancias de la propia secretaría para determinar las posibilidades de echar a andar el programa propuesto.

4. Así, el 31 de enero de 2013 recibí un correo electrónico de la Lic. Alatorre informándome:

 “Con relación a su propuesta denominada “banquetas más caminables”, y por instrucción de superior jerárquico, me permito informarle que la Secretaría de Vialidad y Transporte, ya ha implementado procedimiento distinto al de su proyecto, sin embargo, con el mismo espíritu de brindar mayor seguridad  vial a los usuarios de las vías públicas y zonas peatonales, aumentado la vigilancia vial, con relación a las infracciones que se comenten por vehículos mal estacionados en cualquiera de sus supuestos. Lo cual se atiende actualmente a través de sistema que tiene capacidad de localización continua de presencia de matrículas sobre campos de visión para los vehículos.

“Señalando de su operación desde el pasado mes de noviembre 2012, registrando a la fecha más de 9,500 infracciones…”

5. Si bien el programa adoptado era mucho más modesto que el propuesto originalmente, pues estaba restringido al primer cuadro de la ciudad y no contemplaba que el ciudadano coadyuvara en la aplicación de la ley—perdiéndose  por tanto buena parte de la efectividad potencial del mismo—ciertamente constituía un avance sobre lo que existía.

6. Dando seguimiento al asunto, por medio del ITEI obtuve información sobre el total de foto multas a vehículos mal estacionados en un año de operaciones: 32,672. Cabe notar que las mismas han sido emitidas por los únicos dos equipos con los que cuenta la secretaría. Esto quiere decir que se ha generado un promedio mensual de 2,723 folios—14 por ciento menos del promedio que se deduce de los casos reportados por la Lic. Alatorre en enero de 2013. De lo anterior se puede inferir que el poder disuasorio del programa de foto multas a los automóviles mal estacionados en el centro funciona: el número de infractores por este motivo en el primer cuadro ha disminuido.

7.Cabe preguntarse entonces, ¿por qué no extender su uso a toda la zona metropolitana? ¿Se trata de malograr o limitar programas que sí funcionan, simplemente porque atentan contra el Todopoderoso Automóvil? Todos los días los peatones—particularmente los invidentes, personas que transitan en silla de ruedas y los que caminan con una carriola—sufren de la lamentable costumbre de muchos conductores de estacionar su vehículo sobre la banqueta. Lo menos que puede hacer la Secretaría de Movilidad, en un primer momento, es dotar de más equipos fotográficos a sus unidades, haciendo su presencia evidente a lo largo y ancho de la zona metropolitana—así como de otras ciudades del estado. Sería deseable asimismo que en un segundo momento se “empoderara” a los ciudadanos para colaborar con las autoridades en la aplicación de la ley, mediante el envío de fotos de infractores a una plataforma en línea como la antes descrita. Sólo así mejorará, así sea parcialmente, la calidad de vida de los transeúntes jaliscienses—parte sustantiva de la misión de la Secretaría de Movilidad.

Arturo Santa Cruz

 

DETRÁS DE UN CORRUPTO

La afirmación popular que
establece que detrás de un gran hombre hay una gran mujer es una verdad universal, pero no hay que olvidar que detrás de un gran corrupto también hay una gran corrupta, tanto de acción como de omisión, quienes se constituyen como beneficiarias y cómplices, -al igual que sus familias- de los recursos malhabidos que en ocasiones importan cantidades estratosféricas dependiendo del nivel de “importancia” de los delincuentes de cuello blanco que literalmente en su  mayoría operan con licencia e impunidad en este país.

En estos innumerables casos de corrupción que sistemáticamente y por décadas han flagelado y desangrado a nuestro México, llevándolo -por empobrecerlo -al drama y a la situación límite actual, ellas, las corruptas, están concientes del origen oscuro de los recursos malhabidos de sus parejas y  eligen  hacerse de la vista gorda por la conveniencia de recibir monumentales beneficios económicos.

Francisco Benavides Beyer

 

• • •

 

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.