Los correos del público

Los correos del público

Aclaraciones al artículo (México y su ombligo) de Luis González de Alba

La información que ofrece el autor para justificar las adopciones “directas y sin autoridad” por irlandeses es errónea. El caso de los irlandeses es uno y el de los bebés de El Colli, otro. En el primer caso, y tras las denuncias de vecinos alarmados por la cantidad de niños y niñas reunidos en una casa de la que entraban y salían extranjeros con ellos, quedó en evidencia una red de traficantes de infantes en la ribera de Chapala. Se logró asegurar a los niños evitando así que salieran ilegalmente del país con documentos falsos. Un notario y su hijo, ahora prófugos de la justicia, conseguían los pasaportes en contubernio con funcionarios de Relaciones Exteriores y, sobornando a toda una cadena de mando, preparaban toda la documentación. Los irlandeses, entre quienes había hombres de la tercera edad, fueron de inmediato puestos en un avión de regreso a su país por gestión del entonces Procurador de Justicia de Jalisco, Tomás Coronado, él mismo denunciado por ataques de índole sexual contra menores, sin que se les tomara declaración alguna. No se sabe cuántos pequeños se entregaron anteriormente a irlandeses en Jalisco tras pagar fuertes sumas de dinero. Tan sólo en Colima se habían registrado 300 adopciones irregulares a personas de esa nacionalidad. A raíz de este escándalo el gobierno mexicano prohibió las adopciones de infantes mexicanos a Irlanda. Las mujeres panistas también estaban coludidas. No es gratuito que el Consejo Estatal de la Familia fuera la institución con más denuncias y recomendaciones de la CEDHJ por múltiples irregularidades que violaron los derechos humanos de los niños a su resguardo y los de sus familias lo que llevó al cese de su directora, Claudia Corona, a la que se denunció penalmente. Lo anterior se califica como tráfico institucional de menores. En el caso de El Colli, una red de trata de infantes contrató a una mujer de la misma localidad, la que embaucaba a madres solteras, algunas menores de edad, en la miseria e ignorantes, y en quien confiaron, para “prestar” a sus bebés por unos días a cambio de 2 mil pesos con la argucia de usarlos para comerciales de pañales. Los bebés debían tener desde pocos meses de nacidos hasta máximo dos años. Por supuesto que les fueron devueltos a sus madres con evidencias muy graves de abuso sexual. Siempre me ha parecido grotesco y falto de humanidad el desprecio con el que el autor se expresa de la población más vulnerable y he quedado sorprendida por la cantidad de “likes” que generó su artículo.

Mónica Pérez Taylor Navarrete

 

Esa cosa rara que algunos llaman amor

Se cuenta que Valentín era un monje cristiano que fue sacrificado un 14 de febrero por dedicarse a casar en secreto a jóvenes enamorados, el emperador tenía prohibido casarse por creer que los soldados casados no eran tan buenos y eficientes como los solteros ya que se resistían a ir a la guerra. Siendo por ello que el 14 de febrero se popularizó poco a poco como el día de San Valentín o del amor y la amistad. Con el paso del tiempo esta fecha se ha convertido en una celebración meramente comercial, en la que la moda es regalar dulces, chocolates, flores, etc., sin embargo, nos encontramos con que, por más dulces, chocolates o flores que se regalen ese día, en nuestra sociedad, los divorcios siguen aumentando, pues según los datos de INEGI para el 2010 en Jalisco los procesos de divorcio concluidos ascendieron a 4,340, esto es, por cada 100 matrimonios ocurrieron 10.8 divorcios.

Pocas veces dedicamos tiempo de calidad a instruirnos como pareja en temas de amor y sexualidad, por ello este día de San Valentín te invitamos a regalar algo diferente acudiendo al ciclo de conferencias “Esa cosa rara que algunos llamamos amor” que se llevara a cabo el 15 de Febrero de 10 a 15 hrs. en el Hotel Cervantes Prisciliano Sánchez 442 Col. Centro Guadalajara. Cupo limitado. $200 individual y $350 en parejas. Informes e inscripciones 33420261 y 33420262 correo: caro_20590@hotmail.com

Cintya Angélica Cázares Sandoval
Colegio de Profesionales de la Psicología del Estado de Jalisco y MEXFAM
 

 

La solución no es el dinero

Los gobernantes de México, desde tiempos inmemoriales, viven en el limbo, por eso para problemas mundanos, refrendan primitivas e infructuosas soluciones. ¿Qué propone para solucionar la embarazosa realidad Michoacana? La fórmula de siempre: inyectar dinero. Sin embargo, ¿cuánto de los 45,500 millones de pesos llegarán realmente a mitigar, que no resolver, las ancestrales carencias de los descendientes de Tariácuri? ¿Cuánto de ese dinero engrosará las cuentas personales de funcionarios federales, estatales y municipales? ¿Cuánto de ese recurso servirá para financiar campañas políticas locales y federales? Y ¿Cuánto de ese dinero irá a la hacienda de la Familia Templaria? Para que el gobierno se interese por problemas reales, no con el método institucionalizado de hacer declaraciones negando el problema o envolviéndolo en el vaho de la demagogia, es necesario levantarse en armas. Recordemos las zonas de Guerrero donde operó la guerrilla de Lucio Cabañas y Genaro Vázquez Rojas; sólo hasta que las acciones armadas trascendieron a la opinión pública, llegaron recursos del gobierno para paliar la infame miseria que prevalecía; después que los líderes fueron asesinados y la guerrilla desarticulada, los cacicazgos relanzaron su rol y el gobierno volteó hacia otro lado. Esto mismo pasará en Michoacán, si logra contener el avance de las autodefensas o desintegrar el movimiento, al gobierno no le preocupará la tierra de José Alfonso Eufemio Nicolás de Jesús García Robles. Es más, en los manuales de contrainsurgencia elaborados en Estados Unidos, la ayuda económica que se derrama en las localidades conflictivas, persigue desmovilizar a los alzados e impedir que se sumen a sus filas. En resumen, el gobierno quiere resolver el problema atacando las consecuencias, no las causas de la insurrección popular. Por ejemplo, ¿dónde están los funcionarios federales, estatales y municipales que protegen a la Familia Templaria? Tranquilos en sus cargos, “preocupados” por el imperio de la ley, según su muy particular interpretación: a los criminales justicia y gracia, a los ciudadanos, y peor para los que apelan a la legítima defensa, la ley a secas. ¿Dónde están los militares y policías federales, estatales y municipales que han asesinado y desaparecido michoacanos? Patrullando las veredas y calles de Michoacán; protegiendo delincuentes y capturando ciudadanos que se atreven a tomar la justicia en sus manos, obligados por la podredumbre que gangrena al gobierno ¿Dónde están los cabecillas de la Familia Templaria? En sus escondrijos, caminando muy quitados de la pena por sus dominios, sabedores que el gobierno los arrestará como último recurso, no porque sea su obligación. ¿Qué ha pasado con las finanzas de la Familia Templaria? Hasta donde se sabe siguen intactas, no han sido y tal vez no serán vulneradas ni con la insinuación de una pesquisa. ¿Dónde están los funcionarios corruptos? En sus cargos, esperando el siguiente proceso electoral para reciclarse con el partido que sea y seguir sirviendo a sus verdaderos amos: el crimen organizado, con fuero y sin él.

Gustavo Monterrubio Alfaro

 

• • •

 

 

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.