Los correos del público

Los correos del público

Crecimiento y seguridad

El crecimiento de un país depende en gran medida de la seguridad, desgraciadamente la delincuencia rebasó el estado de derecho. Las causas son múltiples, sin embargo la corrupción y la impunidad están a la cabeza. Pasamos al sistema democrático sin estar preparados en valores como la responsabilidad, la autonomía y el compromiso. Echemos un vistazo a otros países que enfrentaron el mismo problema. En los sesentas Singapur era uno de los países más violentos del mundo, con el índice más alto de criminalidad, el mayor tráfico de drogas, impunidad y malos manejos del gobierno. Las mujeres eran abusadas sexualmente y después asesinadas, el homicidio era uno de los mayores problemas, reinaba el caos. En el 2004 el nuevo presidente (Lee Hsien Loong) implementó cambios represivos y radicales. Había 500 mil presos en las cárceles, seis meses después quedaban 50, adoptó la pena de muerte  y el trabajo forzado para los narcotraficantes, criminales confesos y violadores. Decretó que toda figura pública corrupta: políticos, policías y militares, fueran condenados a muerte, no se alarmen, después de un acucioso proceso judicial. A la fecha el contrabando y la posesión de drogas, aún para los turistas son causa de cadena perpetua o pena de muerte. Con la depuración de la policía, el sistema judicial y político hoy gozan de estabilidad. Singapur cuenta con los mejores centros educativos de Asia, los estudiantes en general aprenden tres idiomas, la universidad se encuentra entre las 30 mejores del mundo. Por supuesto,  Derechos Humanos y  Amnistía Internacional le reprochan los métodos de justicia como la pena de muerte, sin embargo estas medidas frenaron la delincuencia y el tráfico de drogas, hoy en día es uno de los países más educados y prósperos, la renta per capita es de las más altas de Asia y otros países. No se asusten, el modelo no se puede aplicar en México, pero qué tal si, por lo menos, implementan tolerancia cero. Los funcionarios y los delincuentes que cometan un delito que devuelvan lo robado  y que paguen la falta con trabajo comunitario, como barrenderos, jardineros, pintores, albañiles, además que publiquen su fotografía  en los diarios, así como exhiben a los que deben impuestos, con estas acciones seguramente bajaría la delincuencia.

Rosa Chávez Cárdenas

 

Francisco I y Pablo VI

I Regret My Abortion, son las pancartas que se leen en la Marcha por la Vida en Washington que el Papa Francisco apoya abiertamente; por el contrario,  Barack Obama renovó su compromiso a favor del derecho a la interrupción de embarazos no deseados al cumplirse 41 años del fallo judicial por el que es legal esta práctica en Estados Unidos (MILENIO JALISCO, 23/01/14). La paradoja se encuentra en que después de haber ejercido plena libertad sobre sus cuerpos, las manifestantes se lamentan del aborto sin considerar que seguramente habrá quien no esté de acuerdo en la recaída de penalizarlo. La seguridad existencial que proporciona el ejercicio de derechos humanos no está diseñada para proteger a las personas en sus decisiones contradictorias ya que, seguridad sin libertad –como en Cuba-, y libertad sin seguridad existencial –como en México, con la notable excepción del D.F.- son dos valores opuestos que no son mutuamente excluyentes aunque su conjugación no sea fácil. El Papa Francisco continúa en la tradición de Pablo VI que en 1968 promulgó la encíclica Humanae vitae donde se consideró moralmente legítima la sexualidad vinculada solo a la reproducción (Hans Küng. ¿Tiene salvación la iglesia?. Ed. Trotta, 2011). La secularización de mundo, que se inició con la Ilustración, ha penetrado en todas las culturas gracias a la aculturación pragmática que ha facilitado que libertad y seguridad existencial sustituyan a la salvación como única explicación en un mundo plural pues, cultura es un sistema ordenado de símbolos -como la libertad de mandar en el propio cuerpo- que guían la acción social  de los actores individuales, y de los patrones de instituciones -como las del Estado de Bienestar- del sistema social. 

Emilio Pérez Ramos

Glorieta de La Pila 

Nuevamente me dirijo a usted, Ing. Ramiro Hernández, como presidente municipal de Guadalajara, para exponerle el desastre en que se ha convertido el espacio público del jardín y fuente de la Pila Moderna, que se ubica en la calle Enrique Díaz de León en el cruzamiento con la calle España. En aquella le hacía patente el abandono en que se encontraba la mencionada fuente así como su espacio con jardín, con lo que se logró que momentáneamente se  arreglara y se pusiera a funcionar la fuente por un mes, pero como no hay alguien del Ayuntamiento de Guadalajara que se haga cargo de la misma, la bomba del agua trabajaba las 24 horas sin parar y nos duró poco el gusto de verla prendida. Posteriormente, en el transcurso de los meses se hicieron 6 reportes, desde el 21 Mayo 2013, 22 Julio, 21 Octubre, 6 Noviembre, 19 Diciembre, y hasta el de este mes el 7 de Enero de 2014, con los números 116328, 125457, y así parecía que se arreglaba el problema durante unos días, pero de nuevo todo se abandonaba. Estos reportes se hicieron al teléfono 070, el cual nos dimos cuenta que ya no funciona como antes, pues en lugar de canalizar estas peticiones e inquietudes a quien corresponda, solo dan explicaciones exculpatorias, como la de que la fuente está en mantenimiento y posteriormente va a tener agua y a funcionar; pero todo sigue igual, sin realizarse ninguna acción efectiva. Actualmente, se sigue destruyendo el escaso mobiliario urbano de este espacio público, ya que por no  tener  iluminación la glorieta hubo tres choques que destruyeron  aún más los machuelos de la misma. Luego, las palmeras han sido devastadas por desconocidos para obtener material para diversas artesanías, y sus antiguos jardines lucen enzacatados (verdes, sí porque ha llovido) pero llenos de hormigueros, y las flores que antes tenía esta  glorieta  han  desaparecido totalmente, al igual que su jardinero, y no hablemos de la basura que ahora se acumula indiscriminadamente por todos los rincones. Nunca, Sr. Presidente, nunca, en más de 20 años se había hecho patente la omisión absoluta de la autoridad municipal en una de las responsabilidades importantes que no se quiere asumir: el de velar y mantener los cada vez menos espacios públicos con que cuenta nuestra ciudad. Esto sin mencionar al grafiti que cada vez es peor en esta zona y el desastroso estado de las calles de esta Colonia Moderna con sus enormes baches y la escasa vigilancia de la policía que ocasiona que cada vez haya más robos a casa habitación y peatones. Por lo anteriormente expuesto es que le solicito atentamente instruya a quien corresponda para que se resuelvan estos problemas tan indignantes que le planteo.

Rosa María Adriana Aranguren

 

• • •

 

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.