Los correos del público

Los correos del público

Descaro judicial

Toda persona tiene el derecho a recibir obsequios y más aún en estos días, tratándose de la reciente temporada navideña. Uno puede recibir regalos de la familia, de amigos o compañeros de trabajo, es una forma de demostrar afecto y hasta agradecimiento.

Cada fin de año se ha convertido en una costumbre que jueces, secretarios y notificadores de los juzgados del Poder Judicial reciben regalos de manos de los litigantes y peritos auxiliares principalmente. Los regalos van desde una caja de galletas, un libro, botellas de vino hasta trajes de marca y quizás hasta dinero en efectivo.

La conducta del personal que imparte justicia debe ser imparcial, no favorecer a ninguna de las partes involucradas en un juicio, pero el recibir todo tipo de regalos frente a los ojos de todos pone en duda esa imparcialidad.

Los favorecidos con estos regalos son, a final de cuentas, seres humanos y quizás puedan recibirlos únicamente sin beneficiar ciertos intereses de quien se los da, pero también estos actos pudieran tener doble mensaje, como el comprometerse a favorecer de alguna manera los intereses de quien regala.

Esta práctica dadivosa que se ha vuelto una costumbre en los juzgados, debería de ser sancionada por el Consejo del Poder Judicial para no caer en malas interpretaciones.

Isaac Padilla Barragán

***

Más sobre los diputampones

Sonia Serrano, periodista de este prestigiado diario informativo, con su clara investigación sobre las marrullerías que sin pérdida de tiempo, casi desde el inicio de sus funciones, diputados de diversas corrientes políticas que conforman el establo -por la ordeña-, perdón, la LX Legislatura del Congreso del Estado de Jalisco, han llevado a cabo, ha despertado un gran malestar y repudio en la ciudadanía jalisciense.

¿Acaso conocerán estos diputados los motivos por los que fueron elegidos por nosotros, electores, que confiamos en ellos cuando nos pidieron nuestro voto?, ¿tendrán conocimiento de lo que significa la palabra confianza?, ¿habrán leído alguna vez en su vida los principios en que están basados  los Sentimientos de la Nación, de nuestro prócer Don José María Morelos y Pavón? que, por cierto, uno de ellos, el 12, señala: “como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales, que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto”.

Señores diputados, tienen dos años como tales para que, con honestidad y profesionalismo, cambien en nosotros los ciudadanos la percepción que tenemos de ustedes. Esto es lo que quisiera un ciudadano que todavía cree en las leyes y en las instituciones  y le profesa un gran cariño al país en que nació, México.

Carlos David Meza Flores