Los correos del público

Los correos del público

¿Legislatura productiva?

Para continuar con la supuesta “agenda de desprestigio” de parte de este periódico al Congreso de Jalisco, mismo que estoy seguro, se auto desprestigia solo sin la necesidad de alguien externo, y considerando que la miopía de Héctor Pizano no le deja ver otras “campañas de desprestigio” como aparecen con frecuencia en Proceso, La Jornada y Mural, me permito corregirle la plana a ver si hace contacto con la realidad.

De su impresionante lista de trabajo legislativo vale puntualizar que presume mini reformitas que no van al fondo de los problemas porque están alejadas del sentir y de las problemáticas de los jaliscienses (¿ya se dio cuenta de ello?).

Usted se esmeró en enlistar una serie de reformas mentirosas y mal hechitas que fueron negociadas en lo oscurito, a espaldas de la sociedad y con intenciones subyacentes, y que por tanto no mejoran sustancialmente la realidad de los ciudadanos. Como ejemplo basta mencionar: la Ley de Movilidad que no estableció ninguna medida que contribuyera a la mejora del  transporte público, ni al esquema de concesiones de dicho servicio y mucho menos a una movilidad urbana sustentable; la Ley de Transparencia que contiene graves retrocesos con respecto a la Ley abrogada; la Ley de Libre Convivencia que fue muy cuestionada por sus deficiencias jurídicas y por no tener concordancia con el Código Civil; y la Reforma a la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo que sirvió únicamente para concentrar dependencias y crear súper secretarías con sus respectivos titulares que al concentrar mayor poder están más tentados al ejercicio abyecto de sus cargos.

Enlista también la aprobación de los Presupuestos de Egresos 2013 y 2014, el Sistema Infoleg (así con g, no con j) y más transparencia en el portal web del Congreso, actos que por ley debe realizar el Poder Legislativo y no representan trabajo extraordinario al que hace año con año cualquier legislatura. Señala además la elección de Consejeros del IEPCJ, del Presidente del ITEI y la ratificación de un Magistrado, que tampoco son actos que impliquen la creación o modificación de las leyes. Luego presume la aprobación de las “reformas transformadoras” federales en materia Energética, Educativa, Laboral, de Telecomunicaciones, y Transparencia, como si fuera trabajo propio, cuando el Congreso del Estado solamente tiene la facultad, como parte del Constituyente Permanente, de emitir el voto a favor o en contra del dictamen remitido, o sea, para que lo entienda: todo este arduo trabajo legislativo que usted presume fue solo cuestión de levantar el dedo.

Y para poner la cereza del pastel, vale reiterar que el Presupuesto que se auto aprobaron en 2013 por un total de $949´243,687.00 (novecientos cuarenta y nueve millones, doscientos cuarenta y tres mil seiscientos ochenta y siete pesos) no les alcanzó para pagar la obesa nómina de sus cuates y aviadores y tuvieron que pedir adelantos al Ejecutivo, situación que los ha llevado a poner al Congreso en el papel de una simple ventanilla de trámite para intercambio de favores. (Y si no, pregúntele a Emily, a Aristóteles o a Godoy, entre otros.)

Diputado Pizano, qué bueno que de usted la cara por el Congreso, pero para no repetir lo ya escrito, lo remito nuevamente al excelente artículo de Sonia Serrano, citado por usted y titulado “La impunidad pudo más” (página 7 del día 2 de enero) y lo invito a que lave el orgullo propio y la vergüenza de su Legislatura y aclare punto por punto lo ahí señalado, en el entendido de que cualquier otra respuesta a este correo serán meras patadas de ahogado.

Héctor Francisco Gómez

****

¿Y la mejora, apá?

Choferes hablando por celular, utilizando lenguaje soez, escuchando banda a volumen alto, acelerando y frenando quince veces o más en menos de una cuadra, unidades en mal estado, camiones que no dan la parada o no pasan y un larguísimo etcétera… ¿Y la mejora para cuándo?

El cuento siempre es el mismo, que necesitan aumento para poder mejorar, y lo único que se cumple es el aumento, si a los
dueños de las unidades no les ajusta lo que cobran ¿por qué mejor no entregan el permiso y se dedican a otra cosa? ¿por qué el gobierno no asume el control y administración del transporte publico? Se supone que el permisionario está obligado a cumplir con ciertas normas, sin embargo prácticamente ninguno cumple, si al menos fuera malo pero barato o caro y bueno, pero lo peor es que tenemos un servicio caro, malísimo y hasta peligroso, ¿algún día podremos tener un trasporte público decente en esta ciudad?

Ricardo Sandoval Uribe

***

Un riesgoso salto por llegar al otro lado

Todos los días, decenas de inmigrantes ponen en riesgo sus vidas cuando intentan subir al tren que los llevará hasta la frontera en busca del llamado “sueño americano”. Algunos lo logran, pero desafortunadamente otros se quedan en el camino.