Los correos del público

Los correos del público

Queja por una antena

Por medio de la presente me permito compartir la siguiente información respecto a la instalación de una antena de telefonía móvil en un terreno particular de las calles Isla Palmira esquina con Isla Antigua de la colonia Jardines del Sur, en la ciudad de Guadalajara, para lo cual refiero lo siguiente: que la negativa por parte de los vecinos ante dicha instalación se debe a que el uso del suelo en dicha colonia no permite la instalación de ningún tipo de antena, este tipo de obras daña las fincas aledañas además de generar posibles daños a la salud en el futuro.

Que en un principio, la empresa responsable de la obra no presentó permiso alguno que autorizara dicha instalación y que hasta el día lunes 13 de enero del 2014 se dio a conocer un permiso otorgado por la Dirección de Obras Públicas del Ayuntamiento de Guadalajara que dirige el arquitecto Carlos Felipe Arias García.

La negativa de instalar dicha antena es por unanimidad de los vecinos, los cuales ya lograron recabar 200 firmas, mismas que fueron presentadas en el programa de atención ciudadana denominado “Lunes Contigo Ciudadano”, al director de obras, el arquitecto Carlos Felipe Arias García y al propio presidente municipal Ramiro Hernández García, el cual, hizo del conocimiento de los vecinos que en el municipio de Guadalajara no había autorización para la instalación de antenas, comprometiéndose a revisar dicha situación y otorgar una respuesta inmediata.  

Por lo anteriormente expuesto, apelamos a su apoyo para que se dé a conocer dicha información, ya que considero que el bienestar entre los que vivimos en este municipio debe estar garantizado por parte de quienes nos representan, y el mismo se garantiza realizando las labores correspondientes y sin violentar los derechos y leyes que nos rigen.

José Alfredo Rodríguez Aguirre

 

¿Pacto o acuerdos?

El año pasado se demostró que, si hay voluntad, podemos tener acuerdos y lograr cosas benéficas para el país, pero la ambición política y la cerrazón vuelven a ganarles a los políticos mexicanos. En el año 2013 vivimos del Pacto por México; con mucho asombro vimos cómo una iniciativa de la izquierda se consolidó en un gran acuerdo nacional para lograr los importantes cambios y las reformas necesarias para la transformación del país. Una idea se transformó en un Pacto, se formalizó, se institucionalizó, se le dio una estructura, se creó un plan de trabajo y se asignaron recursos e infraestructura. Increíblemente, se hizo política como hacía mucho tiempo nadie en este país lo lograba. El resultado es contundente, se demostró que, si hay voluntad, en México podemos tener acuerdos y lograr cosas benéficas para el país. Pero la ambición política y la cerrazón vuelven a ganarles a los políticos mexicanos. ¿Qué será lo que les sucede para no tener coherencia ni contundencia? Les gana el berrinche y como no se logran las cosas como ellos quieren, entonces, como decía aquel viejo anuncio de relojes, agarro mi Timex y me voy. Ya anunciaron las izquierdas que se salen del Pacto, pero que sí habrá acuerdos políticos; ¿de qué estamos hablando? Primero, está en juego durante los próximos meses el cambio de dos dirigencias, tanto del PAN como del PRD y, empezando el año, ya se delinea el camino que van a seguir. Los azules empezaron a lanzarse mierda ante los medios y la ciudadanía y los amarillos inician el año golpeando a Mancera, fincando enfrentamientos entre las corrientes y chocando con el recién recuperado AMLO. Vuelven los políticos a interponer sus intereses partidistas a los intereses ciudadanos y del país.

Además, no obstante, esto inicia un movimiento que pretende revertir la reforma energética, lo que no nos permite darnos cuenta de que, en el fondo, no sólo están en contra de lo que esta dicta sino que están en contra del concepto elemental de las mayorías, que es lo que da fundamento a nuestra democracia. Volvemos a la incongruencia del ranchero, reflejada en un dicho popular, que dice: “que se haga justicia, pero en los bueyes de mi compadre”. Con la reforma energética sí, con la hacendaria, que  contempla a la mayoría, no.

Es increíble que, después de vivir un año con Pacto, ahora los políticos quieran regresar al mundo de los acuerditos políticos de conveniencia y, seguro, celebrados en lo oscurito. Mal o bien, el Pacto estaba bien difundido y, más o menos, eran transparentes sus acciones; además de tener mucha presión pública, sus acuerditos no van a ser así. Desafortunadamente, esa es la pobre visión de los políticos mexicanos. En fin, ya veremos en qué terminan los acuerdos del 2014.

Marco V. Herrera

 

Santo que no es visto no es venerado

Si se fijan, ya empiezan a salir en cartelera el del Edomex, el de Chiapas, el de Puebla y ahora Videgaray. Qué tiene que hacer este señor, aparte de haberla regado con la innovación hacendaria, ahora se está metiendo en lo de Michoacán y elogiando al presidente Enrique Peña Nieto; que pongan en cintura al comercio informal, ese que nunca desaparecerá y que es motivado por líderes sindicales y asociaciones anónimas que son un cáncer y competencia desleal para cualquier comerciante establecido.

Y que las indicaciones que de el SAT, para cumplir con las reglas impuestas para que todo mundo facture sean claras, fáciles, precisas, no enredadas, no con candados o trampas para ver quién cae. Háganlo fácil, un solo impuesto y ya; de todos modos Juan te llamas y el cajón se llena de dinero para sus sueldos y prestaciones, vacaciones, jubilación, etcétera.

El pueblo se está cansando pues hay impuestos para todo, pobres perritos, gatos, mascotas que alegran la vida y esos sí defienden a la ciudadanía y aunque ellos no pagan impuestos, sus dueños sí.

Alejandro Hernández Durán

 

• • •

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.